Tras diez días (ambos adelantaron su partido la jornada anterior para disfrutar del puente), Alcalá y Canillas volvieron a enfundarse las botas para competir en nuestra siempre reñida Tercera. Y a pesar del tiempo transcurrido entre partido y partido, pocas diferencias se apreciaron en unos y otros, que continúan por la misma senda. El Canillas sigue siendo la sorpresa del grupo, mostrándose como un equipo muy competitivo en todas circunstancias; mientras que el Alcalá volvió a desaparecer tras un gran inicio de partido; siendo junto al Pozuelo la sorpresa negativa de la temporada.

GALERÍA DE IMÁGENES | Las mejores imágenes del partido, haciendo clic aquí.

Para cambiar la dinámica, Jorge Martín de San Pablo introdujo cuatro novedades en el once en forma de nombres; más algún cambio de posición. Aunque el técnico toledano volvió a apostar por su clásico 4-4-2; en punta formó sin ningún delantero nato (Gonzalo y Moha fueron la pareja de atacantes); mientras que Merchán abandonó la banda para pasar a jugar en su posición natural, siendo dos de las novedades (Riki y Jorge Rojas) los que ocupaban las bandas. Enfrente, Jesús Lucas introdujo tan solamente al alcalaíno Izan por Borja con respecto al último once titular; sin novedades tácticas.

El partido lo empezaron mejor los cervantinos. Pensando en la portería rival, y con una presión muy alta cuando no tenían el balón, los rojillos mandaban sobre el maltrecho césped de El Val. Un maltrecho césped que le jugó una mala pasada al blanquiazul Granik, que a los siete minutos se dobló la rodilla el solo en una carrera hacia atrás. El lateral diestro no pudo continuar el partido, al ser una rodilla ya dañada del pasado curso; y que, a falta de confirmación tras exploración médica, tiene muy mala pinta. No acabaron ahí los males visitantes, puesto que un minuto después, tras una internada por banda zurda de Moha, los locales se ponían por delante en el marcador. El alcarreño-marroquí puso un buen centro a Merchán, que este convirtió en un golazo. El ex del Rayo B pinchó el balón con la puntera para no dejarla caer en el control, y sin que el balón pisara el suelo lo empaló, introduciendo el balón en la portería rival por toda la escuadra.

El gol fue un impulso para la maltrecha moral de los alcalaínos. Por delante en el marcador, los complutenses volvieron a ser ese equipo que se gusta con el balón, que somete a los contrarios, recordando al curso pasado. Riki, Merchán y Moha eran un quebradero de cabeza para los defensores visitantes, que también se tenían que pegar con el siempre peleón Gonzalo. De hecho, tras dos jugadas de Riki, llegaron las acciones de más peligro de los cervantinos, que se encargó de desbaratar un ex rojillo como Guille. Primero en un remate de Gonzalo, que en el rechace posterior a punto estuvo Merchán de nuevo de convertir en el segundo. Más tarde, tras un taconazo, el habilitado fue Jorge Rojas, que también se topó con su ex compañero.

Viendo que su equipo no estaba en el partido, Jesús Lucas ordenó a los suyos un cambio de filosofía. El técnico del Canillas tiene gusto por el buen juego y el toque, y así quiso hacerlo en el escenario más grande del grupo. Sin embargo, viendo que el césped no estaba para muchas florituras; y sobre todo se toparon con un rival que les sometía y presionaba; ordenó a los suyos jugar directo. De este modo, los de Hortaleza lograron salir de su campo, y aunque el control del partido seguía correspondiendo a los locales, al menos se veían menos agobiados. Además, la fortuna que tan esquiva les fue en los primeros minutos les sonrió, puesto que, en su primer y único acercamiento del primer tiempo, lograron nivelar la contienda. Tras un centro desde la banda diestra de Álvaro, el balón fue de costado a costado, recibiendo en el pico del área grande el lateral Fulgen, sumado al ataque. Sin pensárselo dos veces, el tres blanquiazul soltó un fuerte zurdazo, cruzado, ajustado al segundo palo, ante el que nada pudo hacer Juancho.

Con el partido de nuevo equilibrado, los locales volvieron acusar en exceso el tanto. Como les viene ocurriendo en las últimas jornadas, tras encajar el primer tanto bajaron enteros, y dejaron de dominar el partido. El Canillas siguió a los suyo, tomando aire viendo que ya no sufría en un campo grande, pensando más en la portería de Guille que en la de Juancho. De hecho, desde el empate hasta el descanso, tan solo se vio una oportunidad de gol. Y fue en una acción de pillo de Mani, al botar una falta directa por donde nadie esperaba, a la que reaccionó rápido y muy bien Guille para repeler el cuero cerca del poste.

Tras el paso por vestuarios, Jorge Rojas dejó su sitio a Del Valle en los titulares del campo, sin suponer esto ninguna novedad táctica. Y aunque los rojillos mejoraron con respecto a los últimos minutos del primer tiempo, estuvieron lejos de ser el equipo que comenzó el partido. Los de Jorge Martín de San Pablo jugaban en campo contrario, y disponían de centros y llegadas al área, pero esta vez sin remate ni finalización. Enfrente, tras un par de reajustes al descanso como luego confesó su entrenador, se defendía como gato panza arriba. Les costaba salir a los de Jesús Lucas, pero no se les veía con los agobios del principio. Es más, la primera gran ocasión del segundo acto correspondió a los de Hortaleza, al estrellar Pedro Martínez un balón en el palo nada más salir, cumplida la hora de partido.

Según iba avanzando el crono, el partido fue decayendo en calidad. Al Alcalá comenzó a pesarle la ansiedad, sobre todo al ver como tras dos remates de Gonzalo en los que rozó el gol, el partido no se decantaba a su favor. Primero tras un remate forzado del seis, que se topó con el pecho de Guille. El rechace rebotó en el propio Gonzalo, despejándolo sobre la línea Morales cuando ya se cantaba el 2-1. Poco después, el mismo Gonzalo la tuvo de cabeza, topándose de nuevo con Guille. Por su parte, el Canillas viendo que no iba a poder ganar, comenzó a pensar en eso de “cuando no puedes ganar, lo importante es no perder” y los de Jesús Lucas comenzaron a arañar todo el tiempo que pudieron. Y es más, Agus apunto estuvo de repetir la del último partido, con un gol sobre la bocina que a punto estuvo de dar los tres puntos a su equipo. El ex del Adarve se coló entre Benítez y Juancho en un balón del central hacia el cancerbero, metiendo su cabeza por medio, estando a milímetros de repetir por segunda jornada consecutiva. Pero el marcador no se volvió a mover justamente, llevándose un punto cada equipo, seguramente más valorado en las filas visitantes que en las locales.

GALERÍA DE IMÁGENES | Las mejores imágenes del partido, haciendo clic aquí.
ALCALÁ
Juancho; Huelves, Rafa (A), Benítez, Manu Díez; Jorge Rojas (Del Valle 46’), Mani (Berlanas 92’), Merchán, Riki (Timo 69’); Moha (A) y Gonzalo Rodríguez.
CANILLAS
Guille; Garnik (López 8’) (A), Ruedita (A), Morales, Fulgen; Redondo, Comes; Álvaro, Izan (Pedro Martínez 59’), Dani Martínez; y Álvaro Cejudo (Agus 82’).
GOLES 1-0 Merchán; 1-1 Fulgen (30’).
ÁRBITRO Gay Vázquez (0).
INCIDENCIAS Municipal del Val, unos 280 espectadores.
Los Importantes 2018/2019
ALCALÁ
CANILLAS
3. 3.
2. Merchán 2. Fulgen
1. Riki 1. Guille
E: Jorge Martín de San Pablo 2 E: Jesús Lucas 2

LEAVE A REPLY

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.