Un gol en propia meta y uno de penalti incrementan la racha triunfal de un Atleti B que suma otra victoria rentabilizando al máximo sus ocasiones. Entre medias mucho trabajo y una notable capacidad para competir pese a la edad. Son cuatro jornadas sin perder sobre la base de una fe inquebrantable, con más o menos fútbol, pero con un evidente trabajo. La Ponferradina tuvo la suerte de espaldas porque empezó perdiendo sin haber entrado en el partido. Luego fue mejor la mayor parte del mismo, sin mucha chispa la verdad. Pocas ocasiones, partido propio de la categoría y victoria para el que menos errores cometió.

No sabemos cual era el plan de unos y otros al arrancar. Nada más empezar el gol en propia meta de Álvaro ponía sobre el tapete un plan nuevo. Ni nos habíamos sentado cuando un saque de esquina de Moya lo “remató” el berciano contra su portería y amanecía un partido nuevo. O eso suponemos. A partir de ahí la Ponferradina no tuvo más remedio (o sí) de hacerse con el balón y dar un paso al frente. Sin perder el oremus los leoneses comenzaron a avanzar, pasito a pasito fueron llevando al filial cada vez más cerca de San Román a la espera de que las ocasiones cayeran como fruta madura. Cayeron, vaya si cayeron… En ambos lados porque el espacio es la fruta preferida de los colchoneros.

Guiados por un buen Moya los atléticos armaron buenas contras durante la primera media hora, con llegadas que obligaron a Dinu y su defensa a poner respuesta. No cesó la Deportiva en su empeño por llegar al área rival y llegó. En poco más de quince minutos almacenó ocasiones suficientes para rondar el empate. Les faltó puntería a Andy, Iago y Yuri y un pelín de precisión para acabar algunas jugadas.

La precisión llegó en el cincuenta y siete con una colada Andy por banda izquierda, que puso un centro perfecto al segundo palo para que Iago lo pasaportara a la red. Era justo. La Ponfe estaba siendo mejor, el Atleti se había echado demasiado atrás y no conseguía robar para montar contras. Aún así la primera clara la tuvieron los de Oscar con una llegada de Sergi que no encontró rematador. Fue un islote en medio del Océano porque los visitantes tenían balón, control y ocasiones. Habían avisado en varias llegadas por su banda izquierda hasta encontrar premio.

El empate espabiló al filial que dio un paso al frente. No quedaba otra porque estaba incrustado en su área. Las llegadas se equilibraron aunque quien más clara la tuvo fue Pallarés con un cabezazo que atrapó bien San Román. En una de esas galopadas, Manny se encontró con una ingenuidad de la defensa leonesa que le derribó claramente, sin necesidad, dentro del área. El lanzamiento de once metros lo transformó Moya inapelable. Es lo que tiene este juego y más un filial. En nada había hecho un gol.

Con el tiempo rumiando en los talones la Deportiva se echó adelante para mitigar daños. Ya no hubo tanta claridad. Sin Yuri generando espacios la cuestión fue más voluntariosa que efectiva. Y los espacios atrás mayores. San Román se mostró seguro en los balones que volaban por su espacio lo que aseguraba algo la defensiva local. Quedaba además correr como lo hace este grupo. En una de esas Moya no llegó a empujar una dejada de Ródenas que hubiera sentenciado el partido. A la desesperada intentaron los bercianos hacerse con algún botín, su empeño se topó con las lógicas prisas y la sobriedad defensiva atlética que le permitió sumar tres puntos para consolidar su racha; ya son cuatro jornadas sin perder.

ATLÉTICO B
San Román; Solano, Montoro, Rafa, Sergi; Arona (Carlos Isaac 79´), Toni Moya, Keidi, Manny; Salomón (Rodenas 86´) y Perales (A) (Olabe 66´).
PONFERRADINA
Dinu; Jon García (A), Román, Álvaro Moreno; Cidoncha, Saúl, Andy; Jorge García, Néstor (Pallarés 50´), Iago Díaz; y Yuri (Ríos Reina 68´)
GOLES 1-0 Alvaro Moreno (pp) (1´); 1-1 Iago Díaz; 2-1 Toni Moya (penalti) (74´).
ÁRBITRO Barceló Roca, colegio catalán.
INCIDENCIAS Cerro del Espino, unos 600 espectadores.
Los Importantes 2017/2018
ATLÉTICO B
3.
2. Manny
1. Moya
E: Óscar Fernández 2

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre