Los partidos no se ganan, normalmente, en los primeros minutos, pero se pueden perder. El Aravaca dará fe de ello. Tuvo cinco minutos nefastos de salida, encajó tres goles y luego, luego fue una hoja del árbol caída a merced de los aquilones rojiblancos. Es la faena de jugar con un filial. Me lo explicaba hace tiempo un entrenador (Pablo de nombre, Inter su equipo) más o menos así. Un equipo veterano con tres a cero para el partido. Limita esfuerzos y no “abusa”, un filial no frena porque todos los chicos quieren su gol, su momento, demostrar que tienen sitio y porvenir, de ahí que no bajen el ritmo. Eso, o algo así, le pasó al Aravaca.

El Atleti llevaba un mes espléndido y quiso dejárselo claro al rival nada más arrancar. Técnicamente ni habíamos cumplido el primer minuto cuando una genialidad de Arona dejó sólo a Zaka para batir por abajo a Carlos. El extremo salió de la banda, la defensa no lo percibió y con un taconazo soberbio dejó sólo al centro delantero colchonero que no perdonó. Y sin casi digerir este, el segundo. Cambio de orientación de Juan Moreno para Arona, los extremos llega por los pelos pero puede pasar a Cristian que centra al área y Roberto marca de cabeza. Y tres minutos después, colada de Zaka a la espalda de la defensa, pase atrás y Roberto empuja a la red. Siete minutos y 3-0. Y eso que el Aravaca salía con cinco defensas.

Con el tres a cero el filial se dejó dominar. Se siente cómodo así ya lo hemos contado más veces, porque se agrupa bien y el Cerro ofrece mucho espacio para sus “gacelas”, en esta ocasión “guepardos”. El Aravaca tomó la pelota, su defensa de cinco pasó a tres al adelantar a los dos carrileros. Alejó el balón de su área. Un rato. Porque el Atleti encontró otro hueco para Zaka y este volvió a regalar el gol a Roberto. Ni media hora y cuatro cero. Era aún peor comprobar que a Carlos Marín ni le habían tirado de lejos, mientras que su homónimo tenía que trabajar, no sólo sacando balones de la red, con algunas paradas de verdadero mérito. Si al descanso no llegamos 6-0 fue gracias a Carlos.

Luego hubo segunda parte. Competitivamente intrascendente porque el partido estaba resuelto. El Aravaca llegó al área de Marín, remató dos veces alto (ni siquiera a portería) y en la contra Zaka hizo el quinto tras plantarse sólo ante Carlos y regatearle. Toñín le pilló a la defensa colchonera dormida para hacer el gol de la honra, e incluso después, Díaz pudo hacer el gol del día con un zapatazo desde el lateral del área que se fue por poco. En fin que el encuentro siguió sin más emoción que ver si Zaka empataba a Roberto en la faceta goleadora o si el Aravaca inquietaba algo más, cuestiones baladís porque lo mollar del asunto estaba resuelto. El Atlético B mantiene el liderato con solvencia; el Aravaca sigue con el agua al cuello. Visto lo visto lo va a tener muy duro para recortar siete puntos al Rayo B.

  1. ATLÉTICO B
    Carlos Marín; Rafa (Nacho Heras (A) 66´), Tachi, Montoro (A) Kilian (Keidi 79´); Arona, Olabe (Caio 53´), Cristian Rodríguez, Juan Moreno; Roberto y Zaka.
    ARAVACA
    Carlos; Zamo, Fran, Kike, Charly (A) (Joni 74´), Díaz; Alberto (Fer 53´), Toñin; Viti, Olalla (Jorge 46´) e Hita
    GOLES 1–0 Zaka (1′); 2-0 Roberto (3′); 3-0 Roberto (7′); 4-0 Roberto (28′); 5-0 Zaka (62′); 5-1 Toñín (66′).
    ÁRBITRO González Oliva (2).
    INCIDENCIAS Cerro del Espino, 200 espectadores.
  2. Los Importantes 2016/2017
    ATLÉTICO B
    ARAVACA
    3. Zaka 3. -
    2. Roberto 2. Sergio Díaz
    1. Arona 1. Carlos
    E: Óscar Fernández 3 E: Óscar Martos 1

1 comentario

  1. Antes de nada. Que pinta en esta crónica una conversación de bar con un vende humos?
    Siguiendo por ahi, el Aravaca de ayer no hicimos mal partido. Es lo que pasa cuando sales con una pájara de 10 min.
    Y tercero. Si las crónicas te las pasan por email como sabes que lo que escribes es cierto?

Dejar respuesta