​Lucas Vázquez es un jugador abrumadoramente infravalorado. Nunca estará en las listas de los galardonesindividuales. Jamás acaparará el vértice más mediático del periodismo. Y tampoco se agotará el stock de camisetas con su nombre que descansa en las perchas de las tiendas oficiales. Del gallego, que cumple ya su cuarta temporada en el Real Madrid, se ha dicho muchas veces que no tenía nivel para jugar en un equipo grande. Se han despreciado con asiduidad las múltiples cualidades que Lucas aporta a una plantilla acostumbrada a pelear por todos los títulos.

​Hoy por hoy es titular en el Madrid. Titular indiscutible. Innegociable para el entrenador en los partidos de verdad, aunque una de las grandes virtudes de este muchacho es que para él todo es de verdad: cada encuentro, cada acción, cada entrenamiento, cada ataque, cada defensa. Cada minuto de fútbol. El de Curtis luce con orgullo una de las etiquetas más deseadas en el deporte de élite: la de “siempre en mi equipo”.

​Lucas ha salido en el once inicial en diez de los últimos doce envites de su equipo. Desde el principio ha sido fundamental para Santiago Solari, hasta el punto de colocarlo en la rotación por delante de actores potentes como Bale, Isco o Asensio. “Tiene dos cualidades que me gustan mucho de los españoles: es solidario y valiente”, dijo su jefe de él minutos después de finalizar el combate en el Camp Nou. Allí Lucas marcó el gol de su equipo y volvió a segar el césped de su banda de tanto correr, trabajar y defender. Lucas es muy importante en el Madrid. Y no solo desde que llegó Solari. Sus números se abrazan con cotidianidad al 85% de partidos jugados durante cada curso.

​Es una navaja suiza. Cuchillo, destornillador, tijera, lima y abrebotellas en sus apenas 175 centímetros de estatura. De esos tipos que un día planchan un huevo y al día siguiente fríen un traje. Hace de todo y todo lo hace bien. Se deja la vida en los entrenamientos y nunca se queja. Asume una suplencia sin rechistar, pero ambiciona ganarse el puesto en cada duelo. Respetuoso pero inconformista. Buen pelotero y mejor compañero. Imprescindible hoy por hoy en uno de los equipos más importantes del planeta.

LEAVE A REPLY

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.