El pasado 21 de octubre, bajo un cielo otoñal que se abrazaba más al calor que al frío, el entrenador del Rayo hacía pucheros sobre el mismo césped del estadio de Vallecas. El Rayo acababa de perder contra el Getafe y se quedaba con solo seis puntos en nueve jornadas. Los hinchas que resistían en la grada de Vallekanfield animaban a sus jugadores y le transmitían al palco que el comandante era intocable. “Nos sacó de Segunda, del Rayo hasta la tumba, Míchel contigo siempre”. Míchel se emocionó porque sufre mucho más de lo que todos creemos. En los cinco duelos siguientes el equipo solo sumó dos empates. Pero Míchel, abrazado al salvavidas del trabajo y también de la pasión, mantuvo la cabeza fuera del agua mientras veía hundirse al resto de entrenadores que nadaban en las mismas aguas revueltas y sucias.

El Rayo sigue en descenso. Pero ha ganado los últimos tres choques y ya está metiendo codos en ese vagón antes casi desierto que ahora ya está atestado de gente. Con el subidón de saber que se viene de abajo, al revés que otros compañeros de viaje que comienzan a exteriorizar unos ojos llenos de miedo. Nadie sabe si la franja roja se va a salvar. Tampoco si lo hará con su leyenda en el banquillo. Pero la tecla del F5 del ordenador ya no está rota: siete puntos menos que el séptimo, con diez rivales metido entre medias y a tiro de victoria de la salvación.

Como os he contado alguna vez en este rincón, a veces parece que Míchel tiene muchos haters. O mejor, gente que simplemente no lo ve preparado para dirigir al Rayo en Primera. Pero uno tiene la buena costumbre de alimentar su cotidianidad con personas que sienten al Rayo, y lo que recibo es diferente. Lo mismo cuando acudo al santuario del fútbol de barrio. Os confieso que percibo ese toque romántico, ese respeto casi reverencial a un muchacho que se especializó hace lustros en hacer sonreír a los rayistas. Me gusta lo que veo. Para mí es perfectamente compatible salpicar de sentimientos la vertiente más profesional del fútbol. Es más, el Rayo tiene esa suerte, la de contar con un entrenador que además es aficionado del equipo que prepara. Qué hermoso, ¿no?

Los tres centrales más Advíncula y Álex Moreno despreocupados es importante. También la jerarquía de Velázquez en la retaguardia. Cómo no, el sacrificio de Comesaña para jugar donde no lo había hecho nunca. El portero macedonio con capa de héroe. Y la bestia esa que se hace llamar RDT, una bendición de delantero que aporta mucho más que goles. El comandante ha tocado teclas. Y las cosas van saliendo. La dirección deportiva confía en mejorar una plantilla que tiene aún muchos versos que escribir en el libro de la segunda vuelta. El entrenador aguarda y siempre construye, a pesar de que lleva varias semanas transmitiendo la urgencia de fichar, por lo menos, a un medio defensivo. Mejor ayer que mañana. Pero aún no llega porque antes de entrar, hay que dejar salir. Y de un tiempo a esta parte es muy complejo sacar a la gente del Rayo Vallecano.

Jamás había visto a Míchel tan jodido como en los premios de la Peña Rayista 2004. Era como si le diera vergüenza estar allí, delante de la gente a la que no le podía ofrecer victorias. Llegó, se hizo fotos, dejó recoger el premio a sus futbolistas y se fue. A casa, a sufrir junto a la familia que sufre el doble por él. A ver vídeos propios y contrarios. A demostrar que está capacitado para llevar el barco rayista a la orilla de la fuente de la Asamblea. El Rayo no está salvado. Pero tampoco está muerto. Nunca lo estuvo. Que se salve sería tremendo. Que lo salve Míchel sería la rehostia.

PD. He dudado mucho si escribir esta posdata en este texto, pero al final he pensado que por qué me voy a autoimponer proteger mis sentimientos. Lo hago sin ánimo de molestar a nadie. Me da mucha pena no poder contar los partidos del Rayo por la radio. Lo echo muchísimo de menos. Pero pase lo que pase, seguiré intentando estar cerca de la franja que alimenta mi pasión por el periodismo. Un abrazo para todos.

4 comentarios

  1. Buenas a todos! Qué privilegio que dediquéis unos minutos a leer y comentar el texto. Gracias! Para los que habéis preguntado, el motivo es muy sencillo y 100% respetable: decisión técnica 😉😉
    Un abrazo para tod@s!!

  2. Buenas Carlos, a falta de twitter te escribo de nuevo por aquí (debo ser el único ermitaño en el mundo que sigue sin redes sociales) que además puedo explayarme… Justo antes de leer tu comentario, haciendo la ronda internauta, eché un vistazo a otra opinión de un compañero de Unión Rayo que viene a decir más o menos lo mismo, que es algo que tampoco es nuevo en el fútbol y con lo que estoy de acuerdo, y es que la crítica es resultadista. Dices del “haterismo” hacia Michel y es verdad, de hecho, personalmente me ha sorprendido (para mal) pero es que esto es atribuible también a jugadores, por ejemplo, Trejo (lo del recibimiento a Fran Beltrán lo dejaremos para otra ocasión). Si en su día fue sincero y dejó ver sus ganas por volver al Rayo se le cataloga de valiente, honesto y de sentir los colores. Si a día de hoy hace lo mismo respecto a un equipo de su tierra (que no sé si será verdad la última noticia pero me da igual) entonces se dice que es un traidor… Vivimos en un tiempo en el que no existe más que blanco o negro, el estás conmigo o contra mí, sin tener en cuenta lo que has hecho, lo que haces ni lo que estás dispuesto a hacer. No hay reflexión ni memoria. Tuve la misma sensación que tú tras ver en Youtube las imágenes de Michel en la entrega de premios, se le veía frustadísimo y pasándolo mal, algo que a mí como rayista también me hizo daño, sentirse así no es justo para nadie que quiera de verdad a este equipo.
    Me alegra leerte que percibes algo especial cuando vas a Vallecas y te lo digo de corazón porque yo cada vez lo veo más difuso, hasta el punto de plantearme el renovar el abono, pero claro, al final la cabra siempre tira al monte y cómo vas a dejar de hacer algo que ha sido siempre una de las mayores ilusiones de tu vida.

    Sobre lo de narrar los partidos, decirte que ya no soy mucho de radio, más que nada porque tengo la suerte de ir al estadio, pero si te sirve de consuelo, más de una vez me he puesto tu narración del gol de Tamudo y menudo subidón… no se puede expresar de mejor manera lo que estábamos viviendo 15.000 almas en ese momento. Ánimo y paciencia, todo llega!!

  3. ¿Cuál es el motivo bpoe el que CSB no narra ya al Rayo?

  4. Como siempre interesante y emocionante leerte, sí puedes responde o sí alguien conoce la respuesta que se anime a hacerlo, Carlos, ¿cuál es el motivo de que no narres ahora al Rayo?

LEAVE A REPLY

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.