Esta es una historia personal que pretendo sirva para hacer constar una realidad ridícula. El pasado sábado tuve el privilegio de cubrir el Alcorcón – Lugo en Santo Domingo. Mi compañero Carlos Rodríguez narró el partido desde la cabina que con tanta amabilidad nos proporciona el club alfarero. Yo estaba con el micrófono inalámbrico en la grada en una posición habilitada para medios. Hace no mucho era natural ubicarse a pie de césped para ver detalles que no se aprecian desde arriba y, sobre todo, para recabar opiniones de los actores al descanso y al final. Eso ha cambiado y La Liga no lo permite, ya sea un Barcelona – Real Madrid o un Mirandés – Elche. A pesar de que cada emisora paga una cantidad de dinero por cada partido que quiera transmitir, está prohibido situarse abajo.
Cuando finalizó el choque, centenares de hinchas invadieron el rectángulo de juego para agasajar a sus ídolos. Viendo el percal yo también salí con el único deseo de compartir con nuestros oyentes la felicidad de los futbolistas. Es una felicidad especial, una felicidad que suena muy bien por la radio, una felicidad que simboliza el deporte de toda la vida. Mientras entrevistaba a David Navarro, rodeados de camisetas amarillas y con la ensordecedora banda sonora de la euforia, se acerco un hombre con americana de La Liga para pedirme que abandonara el campo. La situación era paradójica, incluso surrealista. El césped lleno de gente y el único afán de este empleado de La Liga era evitar que un simple periodista hiciera tres preguntas a un jugador de fútbol feliz. Me fui. Me hice el tonto dos o tres veces, pero al final me cazaron y regresé a la grada. Ya nos buscaríamos la vida de otra forma para intentar lograr el objetivo final.
Tras el partido charlé con este empleado, que se llama Luis. Me pareció un tipo cabal, educado y comprensivo. No sería honesto ahondar en detalles, pero quiero recalcar que Luis me causó una magnífica impresión. Al final Luis y yo no somos más que empleados de nuestras empresas que tratamos de hacer nuestro trabajo lo mejor posible. Yo le entendí a él y él me entendió a mí. Pero el problema es mucho más profundo. Asistir a situaciones de este tipo, que les ocurren a muchos otros compañeros, es sencillamente terrible.
Porque el Alcorcón – Lugo era un partido casi clandestino. Por televisión sólo se pudo ver por plataformas que no tienen tantos abonados como la principal. Las audiencias son muy reducidas. Ni siquiera había flash interview en la zona de banda, que son esas entrevistas breves que un periodista hace a un jugador justo después de cada partido. Entiendo y respeto las normas de La Liga, aunque sea de cámara oculta que un jugador alfarero baje en calzoncillos desde el palco hasta la zona mixta porque la orden es que las entrevistas sólo se hacen allí. Que sí, que en la zona mixta está el panel de publicidad, pero que eso por la radio no se ve, demonios. Aunque al presidente de La Liga no le guste, nosotros también estamos para denunciar las cosas que pensamos que no se hacen bien. El Alcorcón necesita difusión. Difusión es compartir con oyentes de radio un momento de alegría. Es fútbol profesional, pero muy modesto. Así lo entienden los empleados del departamento de comunicación de la entidad amarilla, que se desviven por facilitar la labor de los informadores.
Estimados jefazos de La Liga. No olvidéis nunca que sin La Liga los partidos se seguirían jugando. Pero sin aficionados en las gradas ya no tendrían ningún sentido. Un inalámbrico en el césped, el día que se celebra una permanencia, es una bendición para los clubes y para la competición. El dinero es importante. Pero los sentimientos también.

2 comentarios

  1. Muy buenas! Decisiones ajenas a éste que escribe. Yo también creo que Onda Madrid debería dar esos partidos. En cualquier caso son dos cuestiones diferentes. ¡Gracias!

  2. Carlos,entiendo lo que dices,pero,si el Alcorcon necesita difusión,por qué en onda Madrid,lleváis un par de años sin narrar casi ningún partido de segunda división? Antes,retransmitiais al Alcorcon,y al resto de equipos madrileños de plata,pero últimamente,eso ya no es así,porque?
    Gracias.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre