Buena mañana de fútbol ofrecida tanto por Colmenar como por Alcalá. Los dos equipos hicieron gala de su buena (y alabada) propuesta futbolística; no solo apostando por querer el balón; sin por jugarlo con mucho y muy buen criterio, alejado del clásico fútbol directo habitual en Tercera.

Desde el inicio se intuía que se iba a ver un buen espectáculo. Los dos equipos peleaban por tener el balón más que el contrario, pensando únicamente en la portería rival; a pesar de que el técnico visitante apostó por Pablo Rojo en lugar de Zapata, buscando más contención en el centro del campo que el partido anterior. Pronto se hizo con el control y el peso del partido el equipo visitante, jugando más y frecuentando el campo rival; aunque las ocasiones las ponía el Colmenar al contragolpe. Y además ocasiones muy claras para los de Pedro Pablo Díaz Fresno, que volvieron a adolecer de pegada. Vivi se plantó dos veces delante de Juancho, sin hacer intervenir al cancerbero, enviando las dos veces el balón fuera por poco; mientras que Anto vio como el balón se le iba rozando el larguero.

Y como viene sucediendo en las últimas jornadas, a la primera que tuvo, el Alcalá se adelantó en el marcador. Nanclares tiró de clase escorado a la izquierda, a la altura de la frontal del área, para picar el balón con la puntera de la bota, habilitando a Moha casi sobre la línea de fondo. El marroquí se internó en el área, y le regaló el gol a Shafa, que en el segundo palo en carrera, no tuvo prácticamente más que empujarla para hacer el 0-1.

Una vez por delante en el marcador, el cuadro complutense volvió a demostrar que con confianza y moral, es uno de los equipos más peligrosos del grupo; sino el que más. Los de Jorge Martín de San Pablo comenzaron a gustarse, tocando en tres cuartos y ofreciendo virguerías, forzando muchas veces los fallos y la precipitación de la zaga local, que por dos veces a punto estuvo de introducirse el balón en su propia portería. A los rojillos (vestidos de azul), les faltó finalizar las jugadas, puesto que Sebas se marchó sin ninguna intervención de mérito; pero si viendo como el cuero se paseó muchas veces por su área buscando un rematador. Enfrente, Juancho tampoco se vio obligado a intervenir de mérito, pero si vio como Anto y Vivi (este con un balón al larguero), pudieron igualar de nuevo el marcador antes del descanso.

Tras el paso por vestuarios, Ceve dejó su lugar en el campo a Huertas, sin que el cambio afectara al sistema de juego franjirojo; ni al juego. Los dos equipos seguían actuando igual, jugando el balón y elaborando con criterio, siendo superiores los visitantes, aunque sin finalizar, y defendiendo mejor, ya que tampoco concedió opciones a los locales.

Y como ocurriera en el primer acto, a la primera que tuvieron los alcalaínos en el segundo tiempo, sentenciaron el choque. Santa ganó la línea de fondo, y puso un centro forzado que parecía que no iba a crear peligro. Sin embargo, el balón tocó en un zaguero local, cayéndole a Jorge Shafa sin oposición en el interior del área, ejecutando a Sebas con un disparo fuerte alto, cerca del palo.

Con el 0-2 el ritmo disminuyó. Aunque los equipos seguían jugando y tocando, los minutos y la distancia en el marcador fueron pesando. El choque no se hizo ni largo ni pesado, ya que los dos equipos entretenían a los allí presentes, pero pisando poco el área rival. Es más, el tanto del Colmenar vino propiciado de un error en la marca, que propició que Castro se plantara solo ante Juancho; batiendo al cancerbero por bajo, con algo de agonía, puesto que el balón impactó en el portero, y entró lentamente y llorando en la portería alcalaína.

Separados por tan solo un gol en el marcador, el choque ganó en emoción. El Colmenar revivió esperanzas, y se volcó en búsqueda de la igualada. Viendo el panorama, Jorge Martín de San Pablo dio entrada a Benítez, buscando que el carácter y la garra del torrejonero pudiera con el empuje local. Y en parte lo logró, puesto que aunque los visitantes controlaron la situación, jugaban en campo rival, y merodeaban el área contraria; no fueron capaces de crear peligro; mientras que los visitantes tuvieron alguna opción, sobre todo a balón parado (las pocas faltas que se vieron en el choque fueron en el tramo final); sin que ninguno de los dos porteros tuvieran que intervenir.

En definitiva, un gran partido de fútbol, de los que hacen afición, en el que los dos equipos demostraron que lo que se comenta de ellos es cierto. Al Colmenar, no le hace justicia ni muchísimo menos la clasificación, pero le está lastrando su falta de gol y su poca consistencia defensiva. El Alcalá, demostró tener mucho gol, y que cuando sus jugadores tienen la flecha hacia arriba, es un equipo muy muy peligroso.

COLMENAR VIEJO
Sebas; Ceve (Huertas 46’), Maíllo, Edu (A), Víctor; Nevado (Castro 74’), Castillo, Jose Manuel; Sergi (A) (Julián 74’) (A), Anto y Vivi.
ALCALÁ Juancho; Del Valle, Isma, Molino, Santa; Moha (David López 65’) Gonzalo Rodríguez, Pablo Rojo (Benítez 83’), Shafa; Nanclares (Zapata 76’) (A) y Castiella.
GOLES 0-1 Shafa (24’); 0-2 Shafa (67’); 1-2 Castro (79’).
ÁRBITRO Romero Serrano (1).
INCIDENCIAS Alberto Ruiz, unos 250 espectadores.
Los Importantes 2017/2018
COLMENAR VIEJO
ALCALÁ
3. Vivi 3. Nanclares
2. Anto 2. Shafa
1. Castro 1. Del Valle
E: Pedro Pablo Díaz Fresno 2 E: Jorge Martín de San Pablo 3

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.