CULTURAL DE DURANGO 2-0 ALCALÁ | Ganó la experiencia y saber estar

La Cultural de Durango llevó el partido a su terreno, logrando que el Alcalá no desarrollara su fútbol. Benítez, que acabó expulsado, perdió el conocimiento por unos instantes en un primer tiempo, en el que Varela iba a ser expulsado (el colegiado llegó a sacar del bolsillo la segunda cartulina amarilla), perdonándole Parra Gorriz la expulsión.

2
721

No pudo ser, y el sueño del retorno a Segunda B de la RSD Alcalá acabó en Durango. En el estadio de Tabira, la Cultural de Durango volvió a demostrar que domina más registros que los complutenses, y supo llevarse el partido a su terreno, y con ello la eliminatoria.

La tarde no empezó bien para los aficionados rojillos. Tras la polémica de la semana anterior entre clubes con el precio de las entradas, la entidad vasca obligó a todo aficionado alcalaíno a abonar quince euros, obviando su propia medida de precios reducidos por categorías y rango de edad. La entidad blanquiazul alegaba que en El Val el precio único fue de quince euros. Además por temas de seguridad, les obligaron a ver el partido en la grada descubierta, y aunque durante el partido la lluvia no fue muy protagonista, si que cayó una buena nube antes del mismo, con los aficionados alcalaínos ya en el interior del estadio.

La polémica en taquillas fue para muchos un presagio de lo que estaba por llegar. En un ambiente hostil, y con muchas medidas de seguridad que impidieron altercados, los complutenses no se encontraron cómodos prácticamente en ningún momento. Con la única novedad de Del Valle por el enfermo Molino en el once, el Alcalá no pudo dar su versión habitual; frente a una Cultural que volvió a formar con el 4-4-2 en rombo de la ida; pero con las novedades de sus dos laterales y la entrada del habilidoso Beñat Alberdi en la media punta.

Aunque la apuesta de Igor Núñez era ofensiva, la lectura del partido y la intención eran claras: con el balón en los pies, el Alcalá demostró ser superior a la Cultural, por lo que los vascos se llevaron el partido a otro terreno. Ritmo había muy poco, jugar se jugaba poco, y el tiempo pasaba muy lentamente. Con mucha disputa sobre el césped, y los ánimos caldeados, apenas se veía fútbol (se vio mucho juego directo en el primer tiempo), y eso beneficiaba a los locales, que en todo momento parecían tener la situación bajo control. Tan bien lo hicieron los locales, que lograron anular a los visitantes, haciendo que su bagaje ofensivo en todo el primer tiempo fuera un disparo desde fuera del área de Nanclares, que atajó sin problemas Errasti. Enfrente tampoco es que Juancho tuviera que esmerarse, pero si vio como nada más salir al campo Ekaitz remató en plancha desde un centro desde la derecha de Beñat Alberdi que se marchó por poco. Y el propio Ekaitz probó al meta alcalaíno desde fuera del área, atrapando también Juancho sin complicaciones.

Dentro de este primer tiempo de guerra de guerrillas, hubo dos circunstancias a reseñar, que marcaron el devenir del resto del partido. El primero fue un choque cabeza con cabeza entre los dos centrales complutenses; en el que los dos salieron mal parados. Benítez por unos instantes perdió el conocimiento, y tras un par de minutos de incertidumbre, pudo acabar el partido. Por su parte, Rafa se llevó una brecha en la parte posterior de la cabeza, que acabó siendo cerrada con seis grapas y un aparatoso vendaje, que solo le aguantó unos minutos. Pero sin dudas, la mayor polémica del partido llegó en los últimos instantes del primer tiempo. Nanclares avanzaba con el balón, y cayó ante Varela. Parra Gorriz decretó falta (no pareció ser tal), y sacó de su bolsillo la tarjeta para amonestar al central. Sin embargo, al percatarse del dorsal del futbolista, sabiendo que ya estaba amonestado, decidió guardar la tarjeta en su bolsillo antes de elevarla al cielo y quedar aún más retratado. Tan mal quedó en la conciencia del colegiado la acción, que no amonestó a ningún integrante rojillo tras las airadas protestas; ni tan si quiera al encararse los dos banquillos por la acción, en un claro ejemplo de que sabía que se había equivocado. Y además en todo.

Pero si mal empezó el partido para los rojillos, peor empezó el segundo tiempo. Tras el descanso, Jagoba entró por Txapu, aunque el devenir del partido varió por el tempranero gol de la Cultural. En la primera acción del segundo tiempo, Iosu Egaña remató desde la semiluna del área; obligando a Juancho a despejar a córner. Y desde la esquina, llegó el primer tanto local. Beñat Alberdi lo botó a la izquierda del cancerbero, muy cerrado y con mucha rosca al segundo palo. El balón llevaba destino de colarse directamente en el segundo palo, pero sobre la línea, y sin oposición, Ekaitz lo empujó con la cabeza para hacer el 1-0.

El gol daba aún más ventaja en la eliminatoria a los blanquiazules, pero tampoco cambiaba mucho el plan alcalaíno. Los de Jorge Martín de San Pablo tenían que seguir haciendo un solo gol, que en este caso ya no les daba directamente el pase, sino que era para forzar la prórroga. Lo que si cambió fue el desarrollo del juego de los locales, que sabiéndose en ventaja, se olvidaron de la guerra de guerrillas, y trataron de jugar su fútbol habitual, lo que propició que el Alcalá también pudiese jugar. Y ahí los nuestros demostraron ser mejores, y aunque sin llegar a arrollar al contrario, si se mostraron superiores. El balón paso a ser propiedad de los complutenses, que comenzaron a tocar y jugar en campo contrario, aunque sin embotellar a una Cultural, que aunque retrasó metros y defendió a gran nivel, no se llegó a encerrar. Además, los de Durango sabiendo que tarde o temprano el Alcalá acabaría volcándose con todo, lo fiaron todo al contragolpe para cerrar el partido.

Sin lugar a dudas, se vieron los mejores minutos rojillos sobre el campo, y también del partido. Aunque no andaban con la claridad de ideas y fluidez de otras veces, los cervantinos comenzaron a tener ocasiones, y pudieron empatar el partido. Nanclares vio como sobre la línea le sacaron un gol, tras un buen centro de Navarro (el mejor jugador visitante en la tarde del sábado). Rafa a la salida de un córner vio como el balón se le iba alto; mientras que Navarro vio como Errasti le quitaba el empate por dos veces. Primero tras un fuerte disparo desde la frontal del área, que iba camino de la escuadra, en la que el bajito meta voló para despejar a córner. Más tarde, el fuerte remate fue por bajo ajustado al palo, mandando al saque de esquina de nuevo el meta. Enfrente, al contragolpe Pradera, Ekain y Ekaitz obligaron a Juancho a lucirse; ya con su equipo volcado a la desesperada buscando el empate.

En los últimos minutos, y buscando un asedio, Jorge Martín de San Pablo reestructuró a su equipo. Shafa entró por Benítez, variando el dibujo a un 3-4-3. De primeras, atrás cerraban Rafa por velocidad, Gonzalo y Del Valle. Las bandas también cambiaron, pasando Merchán a la derecha y Castiella a la izquierda, quedando de referencia arriba Nanclares, quedando para crear juego y espacios Navarro y Shafa. Y ya en los últimos minutos, Rafa pasó al ataque, cerrando Gonzalo y Del Valle tan solo atrás volcándose con todo los rojillos. Pero lejos de colgar los típicos balones a la olla, los alcalaínos trataban siempre de elaborar por abajo, ante una Cultural que parecía cómoda y que defendía a buen nivel.

Con todo el equipo rojillo buscando el tanto que forzara la prórroga, durante el segundo minuto de los cuatro de añadido, llegó la sentencia local. En un contragolpe tres para dos, Pradera abrió hacia la izquierda para Ekain, que tirando de calidad, rematando a media altura y ajustando el balón al segundo palo, hizo el segundo. El gol hizo añicos los sueños rojillos, que tras el mismo y un enfrentamiento entre banquillos que acabó con Benítez expulsado, se vio como los jugadores alcalaínos rompían a llorar antes de que finalizaran los dos minutos restantes. Tan desoladora era la imagen de los futbolistas del Alcalá; que se pudo ver a Pradera consolar las lágrimas incontrolables de Nanclares, mientras esperaba para sacar de centro. Y es que afortunadamente, una vez Parra Gorriz decretó el pitido final, la deportividad reinó sobre el césped, olvidándose de todas las peleas y guerrillas sobre el mismo, tratando de consolar los integrantes locales las imparables lágrimas de los jóvenes jugadores rojillos, destrozados al no poder devolver a la división de Bronce a su equipo.

CULTURAL DE DURANGO
Errasti; Ibón (Asier Etxebarría 69’), Varela (A), Aranda, Txapu (Jagoba 46’); Iosu Egaña, Iparra, Beñat Alberdi (Julen 76’), Ekaitz; Ekain y Pradera.
ALCALÁ Juancho; Del Valle, Rafa (A), Benítez (A) (Shafa 82’), Dani Navarro; Moha, Gonzalo Rodríguez, Pablo Rojo (De la Cuerda 69’) (A), Merchán (A); Nanclares y Castiella.
GOLES 1-0 Ekaitz (47’); 2-0 Ekain (92’).
ÁRBITRO Parra Gorriz, colegio navarro. Expulsó a Benítez una vez había sido sustituido.
INCIDENCIAS Tabira, unos 1.300 espectadores. Unos 300 aficionados rojillos.

2 comentarios

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre