De Oses Bumedien, en un partido de fútbol playa y el pasado domingo en El Soto.

Ya lo decía aquella canción de Los Refrescos, ‘Aquí no hay playa’. Madrid no la tiene, pero el fútbol madrileño ha traído un pedacito al grupo VII de Tercera. Y lo ha hecho de mano de un árbitro, De Oses Bumedien, que compagina el fútbol con el fútbol playa, en el que es internacional. El último campeonato de Europa, en Cerdeña, ha sido su última gran experiencia sobre la arena. Ahora ejerce en los campos de hierba de Madrid, donde esta pasada semana ha dirigido su segundo encuentro, el Móstoles URJC-Canillas.

“Vine a Madrid por temas familiares, han trasladado aquí a mi familia. Hablé con el Comité, me dijeron cómo tramitar el traslado, lo hice en agosto y todo fue muy rápido”, explica. A sus 26 años, el colegiado ya tiene una amplia experiencia en ambos deportes. “Llevo arbitrando 12 años y en fútbol playa ocho o nueve, porque Melilla es una de las potencias. Es un juego muy vistoso, más posicional y muy bonito, un gran espectáculo”, reconoce a Elgoldemadriz. Sus inicios en el arbitraje fueron para ayudar a su familia: “Mi madre tenía la necesidad de ayuda en casa y ella  lo aceptó y me dio la autorización. Poco a poco te vas enganchando hasta que el arbitraje ya es parte de ti, es tu día a día”. Ahora puede compaginar ambas temporadas, ya que el fútbol playa se desarrolla entre mayo y octubre.

Aunque sólo lleva dos partidos en el fútbol madrileño, De Oses ya ha podido notar la diferencia entre el fútbol andaluz y el de aquí: “Hay diferencias en cuanto al viaje, es más cómodo y vuelves el mismo día. A nivel de fútbol, de trato en Madrid son más educados, analizan más… A nivel de juego, depende del equipo. Ya he visto a los 20. Allí son más agresivos, van más al contacto, aquí son más sutiles, previenen más el choque”.

De Oses Bumedien, en un partido de fútbol playa.

Este verano, cuando cumplió la edad mínima necesaria, logró uno de sus sueños, ser internacional en fútbol playa y pudo disfrutar del Europeo. Ahora sigue aspirando a más, aunque sin levantar los pies del suelo. “Me gustaría optar a la máxima categoría del fútbol playa algún día, pero paso a paso, no me gusta mirar más allá de la cuenta. Ahora estoy en Second, la tercera categoría, y por encima están la First y la Élite, que permite arbitrar un Mundial. Pero ahora mismo mi sueño más cercano es subir a Segunda B. Evidentemente, siempre piensas más allá, pero quiero ir paso a paso”.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.