Foto: Ismael Corregidor

Le mantiene el pulso el Atlético B al Fuenlabrada. Tras dos tropiezos en casa, el filial colchonero se llevó los tres puntos de A Coruña que le mantienen muy vivo en la lucha por el campeonato del Grupo I. Todo lo contrario le ocurre a su rival de este domingo, el Deportivo Fabril, que con esta derrota certificó su descenso matemático a Tercera división.

El desarrollo del juego fue prácticamente idéntico de inicio a final. El filial deportivista tenía más el balón, y lo tocaba con buen criterio, pero en horizontal. Los hombres de Luisito tenían poca profundidad, y a la hora de hacer daño, no tenían apenas peligro. Y eso que el cuadro gallego jugó con un sistema con tres centrales y tres puntas, pero sus buenas intenciones se quedaban en eso: buenas intenciones. Enfrente, el Atlético B con el otrora clásico 4-4-2 tampoco le hacía ascos al balón, pero lo jugaba mucho más directo; aunque sin balones largos. Las transiciones del equipo de Óscar Fernández eran rápidas, y con peligro.

Los rojiblancos se adelantaron muy pronto en el marcador. Apenas habían transcurrido once minutos de partido, cuando Cristian Rodríguez botó una falta en el perfil diestro según atacaban los madrileños. El balón fue a la altura del punto de penalti, donde Mollejo lo remató con la testa. De espaldas a portería y rematando hacia atrás, el once colocó el balón junto al palo, donde no podía llegar Álex Cobo.

El gol visitante refrendó la idea futbolística de ambos equipos. El Fabril, ya a remolque en el marcador, llevaría la iniciativa a través del control del balón. El Atlético B bien posicionado, lo buscaría todo al contragolpe. El resultado fue un partido bonito, entretenido con llegadas de ambos equipos. Aunque los gallegos ganaban en número, en cuanto a peligro efectivo la mayor parte del peligro era rojiblanco. Los de Óscar Fernández llegaban menos, pero con mucho más peligro, teniendo antes del descanso varias opciones muy claras para marcar el segundo. Las más claras fueron para Camello y para Cristian Rodríguez, que vieron como Álex Cobo les sacaba dos remates a bocajarro con dos grandes paradas. Enfrente, tan poco peligro llevaban los blanquiazules, que su mejor opción fue un despeje de Tachi que a punto estuvo de introducir el balón en su propia portería.

El segundo tiempo tuvo menos ritmo. Aunque el desarrollo del juego era el mismo que el del primer tiempo, con el Deportivo Fabril controlando el balón. Pero el balón corría con menos velocidad, y sobre todo había más interrupciones. Pese a que el partido seguía siendo de guante blanco, hubo más interrupciones en la segunda mitad, que hicieron bajar la calidad del partido. Y pudo ser peor, puesto que nada más arrancar el segundo tiempo, a punto estuvo por dos veces de sentenciar el partido. Nada más sacar de centro, Óscar Pinchi rozó el gol desde la frontal, marchándosele junto al palo (más de uno vio gol debido al efecto óptico). Poco después, Mollejo de nuevo con la testa estrelló el balón en el larguero tras un gran centro de Solano.

Todo hacía pensar que el Atlético B volvería a marcar pronto y mataría el partido. Pero no fue así, y lo ajustado del resultado le daba emoción a un choque que perdía enteros según avanzaban los minutos. Los rojiblancos cerraron filas, y no le concedieron nada a los gallegos, que no lograron rematar entre los tres palos. Tampoco se asomó mucho más el filial colchonero sobre la meta de Álex Cobo.

Aunque tardaron en hacerlos, ambos entrenadores hicieron cambios para tratar de reactivar el juego. Aunque dos de los tres cambios madrileños fueron por molestias; precisamente tras el último cambio de ambos (fue a la vez), llegó el tanto de la sentencia rojiblanca. Tras reanudarse el juego con la entrada de May y Ricard, Solano sacó de banda para Rubén Fernández. Éste se apoyó en Mikel Carro con el que hizo la pared, devolviéndole rápidamente el esférico. Tras internarse en el área, Rubén Fernández se acomodó el balón, y lo cruzó al palo largo, inapelable para Álex Cobo.

Con el segundo tanto visitante el partido murió definitivamente, sobrando los diez minutos restantes (hubo tres de prolongación); en los que solo se vio una falta botada por Sebastien que se marchó directamente fuera.

DEPORTIVO FABRIL
Álex Cobo; Valín (May 83’), Mujaid, Quique, One, Abeledo; Sebastien, Gandoy (A) (Gaizka 69’); Jony Montiel, Uxío y Bicho (Víctor García 67’).
ATLÉTICO B
San Román; Solano, Tachi, Víctor Ruiz (A), Samu (Manu 77’); Carlos Isaac (Ricard 83’), Mikel Carro, Cristian Rodríguez, Óscar Pinchi; Mollejo y Camello (Rubén Fernández 71’).
GOLES 0-1 Mollejo (11’); 0-2 Rubén Fernández (83’).
ÁRBITRO Fernández Pérez, colegio asturiano.
INCIDENCIAS Mundo do Fútbol, unos 500 espectadores.
Los Importantes 2018/2019
ATLÉTICO B
3.
2. Mollejo
1. Carlos Isaac
E: Óscar Fernández 2

LEAVE A REPLY

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.