DIEGO CERVERO, jugador del FUENLABRADA: “Vengo para que el equipo vaya hacia arriba, no para triunfar yo”.

0
599

Con apenas dos goles en dos jornadas, Diego Cervero ya se ha ganado a la afición y, lo más importante, ha dado a demostrar que este año, junto con sus compañeros Dioni y Carlos Álvarez, el CF Fuenlabrada tiene pólvora arriba. Su gol de la primera jornada no le sirvió al equipo para conseguir la victoria, ya que llegó en el tiempo añadido, pero el segundo, conseguido ante el Logroñés, dio rienda suelta a las esperanzas y al dominio del cuadro azulón en la segunda parte. Él abrió la brecha y Dioni la completó.

Tras una temporada más que discreta en el club de su vida, un Real Oviedo en el que, en Segunda División, no jugó todos los partidos que quería y merecía, el ariete asturiano terminó por decidirse por la oferta del CF Fuenlabrada, sabiendo que la competencia sería clara desde el primer día. Lo afronta con naturalidad al hablar de sus dos compañeros, “tengo buena relación con los dos. Con Carlos Álvarez tenemos amigos en común, no éramos amigos íntimos pero ya sabes que cuando sales de caso, los asturianos nos acercamos más. Con Dioni coincidí solo seis meses pero vivimos el ascenso del equipo y eso une. Le acogí con mucho cariño, porque era el capitán. Hoy se demostró que somos un equipo porque los equipos dieron frescura”.

Y es que de todos es sabido que Diego Cervero es un emblema y todo un símbolo para el Real Oviedo y toda su masa social. Allí ha vestido la camiseta azul durante ocho temporadas, repartidas en tres etapas. Marbella, Lealtad y Logroñés han sido sus otras paradas fuera del Principado. Ha sido máximo goleador del grupo II de Tercera División en tres ocasiones con el conjunto ovetense y del grupo II de Segunda División en otras dos oportunidades, con la UD Logroñés: 18 goles en la temporada 2010-11 y 22 tantos en la 2011-12. Precisamente en el conjunto riojano coincidió con su actual técnico, Josip Visnjic, en la campaña 2009-2010.

Ya lo demostró en Getxo y lo volvió a hacer en el Fernando Torres. Cervero aporta las cualidades que se busca en un delantero que faltaban en Dioni y Carlos Álvarez, pero es cierto que los tres se complementan muy bien. Él se mostraba, por el calor, tan cansado como contento por la victoria de los suyos, “espero que no nos metan goles mejores que este, estuvimos tocados unos minutos, luego empezamos a hacer mejor, tuvimos el tipo al palo y la ocasión de Iribas, llegamos al vestuario en el descanso, nos miramos y pensamos que si seguíamos así, podrían llegar los goles. Sinceramente, hemos sido justos vencedores”.

A pesar de su pasado en el conjunto riojano confiesa, “ni me acordé de que le estaba marcando al Logroñés, por el calor, porque íbamos perdiendo, porque teníamos muchas ganas, porque esto significaba dar confianza al equipo. Yo aquí vengo para que el equipo vaya hacia arriba, no para triunfar yo”.

Aún así, y como dice el dicho, “de bien nacidos es ser agradecidos”, y bien que lo demuestra el delantero fuenlabreño, “Logroño me recuperó para el fútbol, ellos me dieron la oportunidad durante tres años, siempre estaré agradecidísimo y les deseo todo lo mejor. Ahora vengo a un proyecto nuevo y hay que demostrarlo todos los días entrenando, siendo ejemplar entrenando y darlo todo en el campo. La gente que me conoce sabe que yo lo doy todo”.

Pudo decantarse por otros proyectos pero finalmente llegó a Fuenlabrada, “tengo los pies en el suelo, se de dónde vengo, aquí valoro otras cosas. Quedé gratamente con el club, la profesionalidad que hay y el empeño que hay en hacer algo importante. Hoy me sentí muy apoyado por el público, siempre animando. Al final vengo del barro, de Tercera División, de dónde salí, y eso es lo que valoro”.

Viene de Segunda División pero conoce perfectamente la categoría, “en 2º B en casa hay que hacerse fuerte. Es bonito empezar a sumar. En la tercera hay que intentarlo igual y así sucesivamente. Hoy hemos ganado a un gran rival”.

Y termina deshaciéndose en elogios hacia sus compañeros, “hoy hubo cambios de la alineación con respecto a la del otro día, eso significa que todos somos importantes y todos podemos jugar”.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre