Foto: www.rayovallecano.es

Al Rayo Vallecano B se le ha puesto muy cuesta arriba la eliminatoria frente al Ejea. El 2-0 de la ida le obliga a una remontada casi a la heroica en la Ciudad Deportiva. Un mal resultado que puede tener una doble lectura para los de Cembranos. Por un lado, el daño pudo ser aún mayor, con ocasiones de los locales que pudieron hacer mayor el castigo. Por el otro, unos minutos finales en los que los vallecanos perdonaron mucho y rozaron un tanto que hubiera cambiado mucho el panorama.

El partido no comenzó bien para los visitantes. El Ejea salió con un punto más de ritmo e impuso su juego, volcándose sobre el área de Lucho, aunque con más presencia que ocasiones claras. Hasta el minuto 18, en una falta lateral de Pipe Sáez que se fue desviada por poco, no mostró los dientes el filial. A partir de ahí se fue quitando el agobio de los blanquiazules, que aun así crearon su ocasión más clara. A los 27 minutos, un cabezazo de Osanz a bocajarro obligó a Lucho a hacer un paradón. Una acción que fue respondida al minuto siguiente con un disparo lejano de Mena que dio en el palo.

Con el partido más igualado, el mazazo para el filial llegó en el minuto 43. De Mesa, habilitado por un desajuste defensivo, recibió un buen pase de Lucho y batió al Lucho rayista con un potente disparo raso. Un tanto que dejó tocado al Rayo B, que al poco de salir al campo tras el descanso encajó el segundo. De Mesa robó en la salida de balón rayista, Ramón recogió el rechace y marcó desde lejos. Apenas se llevaban ocho minutos de la segunda parte y el partido se ponía muy cuesta arriba. Los dos goleadores aragoneses -47 goles acumulan entre ambos- dejaban muy tocado a su rival.

Y entonces fue cuando el agujero se pudo hacer más grande, aunque Lucho lo evitó. Primero sacó un disparo desde la frontal de Lafita y después arrebató el balón a De Mesa en un claro mano a mano que el Pichichi de la Tercera aragonesa no supo aprovechar.

El ‘tiempo muerto’ que decretó el árbitro por el calor jugó a favor del filial. En la recta final, el Ejea acusó el cansancio y mostró debilidades que había tenido ocultas en las tres cuartas partes primeras del partido. Es más, en los seis últimos minutos el Rayo B tuvo hasta cuatro goles claros que no convirtió. Primero fue un paradón de Rafa Santos a un cabezazo de Sergio Moreno, después un cabezazo de Villalón -con el portero batido- que se fue alto, justo después un balón que sacó un defensa bajo palos cuando el gol parecía un hecho y, finalmente, un remate de Villalón en el área pequeña a puerta vacía que el central mandó desviado. Un aluvión de que sorprendentemente salió ileso el Ejea y que le puede servir para superar la eliminatoria. De momento, tendrá que aguantar esa ventaja de dos goles en Vallecas, donde el Rayo B deberá dejar bien claro que no hay nada decidido aún.

EJEA
Rafa Santos; Mainz (Cavero 85′), Osanz, Laguarta (A), Rubén Pérez; Rami, Valero; Lucho (Samuel 75′) (A), Lafita (Barba 77′), Ramón; y De Mesa (A).
RAYO B Lucho; Dani García, Villalón, Dani Ramos, Pipe Sáez; Hornero, Mena; Raúl, Filipe (A) (Villacañas 61′), Sergio Moreno (A); y Bolaños (A) (Arango 61′).
GOLES 1-0 De Mesa (43′). 2-0 Ramón (53′).
ÁRBITRO Morros Monge (colegio catalán).
INCIDENCIAS Municipal, unos 1.500 espectadores.

LEAVE A REPLY

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.