El fusil del Cholo

0
780

Cerrad los ojos, entrad en una nebulosa de irrealidad y disparad la imaginación. Oblak en el arco; tres centrales: Giménez, Godín y Lucas; dos “subebaja” en los carriles, Arias y Filipe; Rodri como maquinista, escoltado por Ñíguez y Resurrección; Y donde se cuecen los sueños, Griezmann y Diego Costa. Venga, ya podéis despertar a la realidad porque ciertamente creo que jamás veremos este once del Atlético de Madrid.

Vamos con la madre de todas las preguntas: ¿tiene Simeone la plantilla más completa de su etapa como entrenador del Atleti? ¿Cuenta el Cholo con el fusil más cargado desde que se sentó por primera vez en el banquillo colchonero, allá por el mes de diciembre de 2011? ¿Debe pelear los títulos de igual a igual a los trasatlánticos del fútbol español?

Al once aleatorio mencionado en el primer párrafo hay que sumar a un excelente portero suplente, Antonio Adán. A Savic como armamento para la zona de centrales. Al nuevo capitán Juanfran para el sector derecho. A Thomas, ese obediente pulmón que dignifica todos los mandamientos del cholismo. A Lemar, Gelson Martins y Vitolo, dos nuevos y un seminuevo. Al travieso actor de baldosa, Angelito Correa. Y a Kalinic, un ariete de garantías que se disfrazara de cartucho cuando los partidos se traben. Un plantillón enmarcado en un proyecto solvente que capitanea el comandante adorado por todos los hinchas atléticos.

El Atlético de Madrid tiene pasta. La ha invertido en el mareante salario del delantero campeón del mundo. Se la ha gastado en la recuperación del guerrero de Lagarto. Ha pagado mucho dinero por Lemar, otro futbolista que parece tener tatuada en el torso el sello del cholismo. La entidad madrileña crece en lo deportivo y en lo económico. Probablemente también lo esté haciendo en lo social, aunque en el primer año DC (después del Calderón), el Metropolitano jamás atronó como el santuario en el que finaliza el Paseo de los Melancólicos.

Los rojiblancos se presentan en Tallin con las mismas opciones de campeonar que su encarnizado rival capitalino. Busca su tercera Supercopa continental, todas ellas partiendo desde el escalón de la Europa League. Competirá hasta el final en la Champions, no porque la final sea en casa, sino porque siempre lo ha hecho, salvo el terrible gatillazo del pasado curso. Debería volver a colocar en el folio de las prioridades la Copa del Rey. Pero en la Liga no lo veo al mismo nivel que el Barcelona y el Real Madrid. Para el Atleti ganar el gran título doméstico es muy complejo, como se demostró en 2014, cuando tuvo que acudir a la guarida del favorito para arrebatarle la gloria. Los empates penalizan mucho y en 38 jornadas es dificilísimo no desfallecer.

El fúsil del Cholo está cargado. Su despensa se encuentra repleta de armamento pesado.  Toneladas de pólvora para librar cruentas batallas durante los próximos nueve meses. El proyecto Simeone 8.0 viene fuerte. ¿Cuál será el alcance de su fusil?

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.