El campeón cántabro será el rival por el ascenso del Atlético B: la Gimnástica de Torrelavega. Un histórico de nuestro fútbol, con ciento diez años de historia, que llegó a militar en Segunda División en los años cuarenta, cincuenta y sesenta, que se considera el segundo equipo cántabro, tras el Racing de Santander. Su estatus habitual, está entre la Segunda B y la Tercera, siendo un clásico de la división de Bronce, de la que solo las deudas con sus futbolistas le apartaron de la tercera categoría del fútbol nacional, hace cuatro años.

Ese es otro elemento contra el que tienen que luchar los cántabros. A parte de la pérdida de categoría, la RFEF le sancionó con cinco años sin poder ascender a Segunda B, sanción levantada a medias. En caso de lograr el ascenso deportivamente, la Gimnástica Torrelavega debe abonar los 273.000 € que debía a sus futbolistas por los que fue descendido, y además debe presentar un aval de 400.000 € para poder competir en la división de Bronce. Pero esa es otra guerra que deben afrontar los cántabros, y que esperamos que no empiece en dos semanas.

El remodelado campo de El Malecón
El remodelado campo de El Malecón

En cuanto a lo deportivo, el equipo dirigido por Jose Gómez Chiri ha dominado con mano de hierro en su grupo. Tras dos años sin campeonar, este año se han mostrado muy superiores los de Torrelavega, no concediendo ninguna esperanza a sus competidores, ganando los diez primeros partidos de liga. En noviembre, vivieron su único bajón del año, al ganar solo un partido de seis. En su feudo, tan solo han perdido un partido (en la jornada doce, ante sus vecinos del Tropezón), y tan solo han cedido tres empates más, aunque curiosamente dos de ellos en sus dos últimos partidos en el Nuevo Malecón, sin goles.

En cuanto a lo deportivo, se trata de un bloque compacto, en el que no sobresale ningún futbolista por encima del resto. La portería se la han repartido entre Alberto y Puras, con más titularidades para este último, Zamora de su grupo con apenas doce goles encajados en treinta partidos. En el centro del campo destaca un veterano del Vietnam, como Gerardo Noriega, que tras una vida en Segunda División (Sporting, Poli Ejido, Nástic, Hércules), da sus últimas patadas a un balón con treinta y cinco años, tras fichar con la temporada ya empezada, procedente de Grecia. Junto a él, actúa Siro, el único superviviente de la última vez que Atlético B y Gimnástica Torrelavega se enfrentaron en partido de liga, en la temporada 09/10. Arriba, una dupla atacante formada por Óscar Briz y Jony, que entre ambos han conseguido veinticinco goles (quince para el primero; diez para el segundo).

Sus partidos los disputa en el Nuevo Malecón, reinagurado en 2011. Una reinaguración, que fue la segunda del feudo cántabro, puesto que tras construirse en 1922, quedó devastado tras la Guerra. Ahora se presenta como un coqueto estadio, moderno, con capacidad para 6.007 espectadores, y se espera que este domingo esté a rebosar.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre