Una vez más, este fin de semana el Navalcarnero volvió a recibir elogios por su comportamiento y actitud deportiva. Algo que a mi sinceramente no me sorprendió, pero de lo que se hicieron eco hasta los medios nacionales, algo muy muy merecido.  Es verdad que tampoco era la primera vez que salía algo así a nivel nacional. Recuerdo incluso un reportaje en el ABC sobre el Navalcarnero, su buen royo en las redes sociales, y sobre todo su ingenio. Y ahí todo el mérito es para Lino Vielsa (su Comunity Manager que dicen ahora), que es todo un fenómeno.

Pero lo de este domingo fue una lección de humildad, deportividad, clase y sobre todo señorío. Imagino a todo el mundo al tanto de las nevadas que colapsaron vergonzosamente medio país, y que entre a otros muchos, dejó tirados en la carretera durante más de diez horas a los jugadores del Cerceda, rival del Naval el pasado domingo. Lejos de tratar de aprovecharse de la ventaja física de la que se podían beneficiar (recuerdo casos en el pasado de equipos que al enterarse que el rival por temas económicos tenía que viajar en el día y adelantaron el horario del partido), en todo momento estuvieron preocupados y pendientes del Cerceda y su expedición. Como revelaron desde el propio equipo gallego, en todo momento el Navalcarnero estuvo pendiente de su rival, esperando y buscando su bien. Hasta altas horas, Juan Alarcón, el ahora presidente, estuvo en contacto con una expedición que entre otras cosas no pudo ni cenar ni desayunar. Incluso Julián Calero se puso en contacto con Tito Ramallo a ver como iba todo. Dadas las circunstancias, el partido les importaba más bien poco, y además de verdad. Una vez el autobús pudo volver a ponerse en marcha, el Navalcarnero se puso en manos del equipo gallego. Y de verdad. El partido se iba a jugar cuando quisieran ellos (con el reglamento en la mano, el partido se podría haber disputado en el horario estipulado); porque los que tenían que hacer el trayecto Coruña-Madrid eran ellos. Se jugó este lunes, porque así lo quisieron desde el Cerceda, entre otras para ahorrarse un desplazamiento de más de 700 kilómetros; y no solo por lo económico, obviamente. Pero de haber querido jugar en Semana Santa, por poner una fecha, se habría jugado en Semana Santa. Y pocos, muy pocos clubes se pondrían en manos de adversario en esta situación. Y es algo que quiero que se sepa, porque es mucho más que digno de elogio.

Afortunadamente, el gesto de este fin de semana, por mucho que yo lo quiera ensalzar, es uno más del Navalcarnero. Ya en su momento dije, que a todo el que pasamos por allí, nos atrapa el sentimiento navalcarnereño. Y es que allí son todo facilidades, para cualquiera, desde cualquier ámbito. Ni una mala cara, ni una pega, y siempre con una sonrisa. Las cosas podrán salirles mejor o peor (aunque van cinco años de éxito tras éxito y mejora continua), pero jamás veras una mala cara para todo el que se acerque por allí. Podría contar mil y un detalles. Desde Juan el presidente; a Carlos el delegado; pasando por los operarios de la concejalía de deportes que también te ayudan en todo lo que haga falta, Masiki, Lino… Cualquiera, y me dejo a muchos. A ellos hay que unirles ahora al gran Antonio Fuentes, repudiado en su casa, y al que nada más enterarse de su situación, le tendieron la mano y le acogieron como uno más. Y como si llevara allí toda la vida, porque es alguien que encaja perfectamente en la filosofía Naval.

A todo esto que os acabo de contar, se le llama señorío y clase, que como dice el dicho “se tiene o no se tiene”. Y en el Navalcarnero tienen para exportar. Y a muchos clubes, y sobre todo a sus dirigentes, no les vendría mal darse una vueltecita por allí, y tomar muchos apuntes. Y a todo ello, hay que unirle una magnífica marcha deportiva, que dure hasta donde y cuando dure; pero que de momento les tiene luchando por el play off a Segunda A. Sin presión, pero a buen seguro que “el barquito chiquitito” como lo calificó en su día Toni (uno de los que me dejaba), lo va a pelear hasta el final. Un premio sin lugar a dudas, al buen hacer, y a su señorío. Y ojala y lo consigan, será algo más que merecido. Y de conseguirlo, seguirán siendo como siempre, sin perder la humildad. Que tomen nota otros.

3 comentarios

  1. el club no sé pero sus aficionados dejan mucho que desear en algunos foros, faltando al respeto a otro club de la Comunidad gratuitamente.

  2. Señorío?por respeto no diré nombres,pero que paguen a la plantilla de hace unos años en 3 lo que se les debe..un expr

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre