Españistán: Puerta grande o enfermería

0
950

Sinceramente, no es porque haya sido idea mía, pero creo que no hay mejor frase para definir lo que ha pasado en el entorno de la selección en los últimos días. Españistán, es como llamaban a nuestro país en una comedia de dibujos, describiendo la crisis, como actuaba nuestra sociedad y sus políticos. Porque seguía siendo la España de la pandereta. Y la segunda parte, la de puerta grande o enfermería, que creo que no hace falta explicar, aunque no se sea taurino como es mi caso.

El martes a todos nos pillaba por sorpresa el anuncio del fichaje de Lopetegui por el Real Madrid. Tanto, que me pasó la noticia un compañero que trabaja para el club blanco, y la oficina no dábamos crédito. Parecía de coña. Y como en twitter la gente todavía no había reaccionado, pensábamos que así era, pero no. No voy a cuestionar la valía o no de Julen (que por cierto no es que lo hiciese precisamente muy bien en el Castilla, si es que alguien recuerda que lo entrenó). Voy a centrarme en la situación que ha producido, y en lo que puede venir.

En este país (que no se dice este país, que se dice España que diría aquel), nos encanta enseguida buscar culpables. Y cuando hay tantas opiniones, tan diferentes, y tantos señalados, será que todos tenemos algo de razón. Para mí la culpa no es de Lopetegui. ¿Cómo va a ser la culpa de alguien al que le llega la oportunidad de su vida? Tampoco del Real Madrid. Que sí, que hay miles de entrenadores, y con más currículum y valía que Julen. Pero voy a poner un ejemplo muy claro ¿Cuál fue el primer entrenador que tocó Florentino? Joachim Low. Y Low se autodescartó, y a buen seguro rechazó una oferta. ¿Qué lo mismo podía/debería haber hecho Julen? Puede ser, pero el que lo ha desencadenado todo ha sido Rubiales. O más bien su orgullo; sus ganas de decir a todo el mundo “aquí mando yo, y se hace lo que yo digo”. Por cierto, algo muy villarísitico…

Lo peor de todo ha sido su argumento para cargarse al seleccionador, a dos días del debut del Mundial. Un argumento muy muy pobre. Porque no deja de ser un ataque de cuernos. Una pataleta de niño pequeño. Porque que su gran argumento haya sido “no me puedo enterar cinco minutos antes…”. Porque no ha hablado de pérdida de confianza deportiva (en lo personal entiendo que sí), que es de lo que se trata, y lo que debería haber primado a las puertas de un Mundial. Si esto llega a ser el verano pasado, sin nada en juego… Otro gallo hubiese cantado. Es más, podría haber llegado a comprar un argumento del tipo “tras fichar por el Madrid, por mucho que diga, no va a estar al 100% con la selección”. Que ahí tenemos el ejemplo de Luis Aragonés (el maestro de todos como dice un amigo mío que dirige a uno de nuestros Tercerolas), que con discreción y conocimiento, nos llevó a ganar una Euro cuarenta años después, y tras haber fichado por otro club. Porque esa es otra, se ha demostrado una vez más, que si los implicados no quieren que salgan las cosas a la luz, no salen. Porque no hubo ni un solo rumor; ni un solo comentario. Nada. Por mucho que luego explicaran los grandes periodistas de este país, como fue la situación, el fichaje, etc… Les (nos) pilló a todos en bragas.

¿Y ahora qué? Pues a afrontar un Mundial que nos había vuelto a ilusionar a todos, con una patata muy caliente. Porque no voy a entrar a valorar algo que no conozco, como es el vestuario de la Selección, donde seguro que la noticia ha sido como una bomba. No se si habrá autogestión o no. Solo tengo claro que esto acaba en ostión o campeonato. O como la la ridícula Francia de Domenech; o como la Italia de Lippi. Dos equipos con muchos problemas en el vestuario, y que acabaron como acabaron. Los franceses, eliminados a la primera tras una gestión bastante patética de un seleccionador que basaba sus convocatorias en los signos del zoodiaco. Los italianos, en pleno calcciopolli, con varios futbolistas implicados en amaños de partidos, que dieron con la Juventus en la Serie B. Y con otros grandes como Milán, Lazio, Fiorentina sancionados también. Dentro de todo lo que tuvieron que vivir, supieron abstraerse de todo, y ser campeones. Pues lo mismo nos va a pasar a nosotros. Si solo sale lo futbolístico, volvemos con dos estrellas. Como el ambiente se enrarezca (que ya lo estará), y sobre todo como perdamos con Portugal, acaba en fracaso. Y ojo que ni en los antiguamente malditos cuartos.

Por último, una mención aparte para Fernando Hierro. Le ha tocado tragarse la patata caliente. Evidentemente, no es la persona más preparada, ni con más experiencia, ni nada. Pero dada la situación, a dos días para debutar, me parece lo correcto. Hayan sido cuales hayan sido sus tareas/funciones estos dos años, ha estado cerca del grupo. Ha visto como ha trabajado. Solo tiene que darle continuidad a esa idea. Y por ahí tiene un perfil Del Bosque. Un perfil Ancelotti. Y si a eso le unimos que se ha llevado de nuevo a Calero, que además también trabajó con Lopetegui, me parece perfecto. Creo que nunca un segundo entrenador vaya a tener más importancia como la que va a tener Julián en este Mundial. Si lo ganamos, mucha parte de culpa será suya; aunque el se quitará mérito. Y con él, le pondremos el broche de platino a esta temporada de ensueño en el fútbol del Madriz. ¡A por ello!

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.