Luis Milla y Marcos Llorente. Piedra angular de un ambicioso e ilusionante Fuenlabrada el primero y futura brújula del Real Madrid el segundo. Tan lejos… y a la vez tan cerca, como la amistad que une a dos jugadores que, aunque sea por un día, tendrán que jugar a ser enemigos.

Enemigos en un duelo histórico y especial para un conjunto, el del sur de Madrid, jamás protagonista en una batalla de esta categoría. Y si especial es para el Fuenla, no lo es menos para Milla y Llorente, unidos desde que uno militara en el cadete del Real Madrid y el otro lo hiciera en el infantil.

Ocho años desde que el destino les deparara una suerte muy dispar. Si de blanco, con la excepción de su brillante paso por Vitoria, sigue haciendo carrera Marcos Llorente, bien distinta ha sido la senda de un Milla con historia en Rayo Majadahonda, Atlético de Madrid, Rayo Vallecano, Alcorcón o Guijuelo.

Un caprichoso destino que, a fuerza de tentarlo, volverá a juntarlos sobre el verde. Y es que si horas de gimnasio y sesiones de entrenamiento han compartido en sus ratos libres, no es hasta este jueves cuando escriban el primer capítulo de sus enfrentamientos directos. El primer derbi de quienes por un rato apenas conocerán de amigos para convertirse en estandartes de los sueños. El de Llorente por seguir escribiendo hoja a hoja su historia blanca y el de Milla por abanderar a ‘su’ Fuenla en este sueño Real.

LEAVE A REPLY

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.