P

or número de ocasiones de gol no mereció la derrota el líder. Pero perdió porque el Getafe tuvo una fe inquebrantable. Y un portero. No es que Ismael hiciera veinte paradas, hizo unas pocas. Todas determinantes ante ocasiones claras. Sobre todo al inicio de la segunda mitad cuando su equipo estuvo a punto de caer noqueado. El meta azulón sostuvo a los suyos y sus compañeros aprovecharon un infortunio para sumar una victoria que da algo de emoción a esta liga que amenazaba dictadura roceña.

El arranque de ambos fue tan prometedor como corto. Todo porque antes del cuarto de hora en un choque sin más entre Goal y Miguel Angel tuvimos que echarnos las manos a la cabeza. El roceño se fue con un brazo muy dañado y segundos después el central se tumbaba “acongojando” al personal. No fue nada, gracias a Dios. Los compañeros de unos y otros tardaron en rehacerse. Es comprensible. Así que la primera mitad consumió más de media hora larga sin que los porteros tuvieran siquiera un amago de susto.

Los últimos diez sí que dieron para algún “ay” en algunas aproximaciones con mucho peligro por banda izquierda de Las Rozas. Quizá ahí se echara en falta un rematador porque casi todo acabó en piernas y cabeza de los centrales del Getafe, bien pertrechados. El filial azulón quiso amagar con alguna contra pero sin capacidad para alborotar en el último pase. Sea como fuere la primera mitad se consumó con más susto que chicha. Quedaba otra.

El intermedio sirvió para que Lolo Escobar imprimiera un cambio a los suyos que los convirtió en dominadores. Por momentos el asedio a la portería del Getafe B fue de película de la Edad Media y castillos. Sufrió mucho, mucho el filial para sostener el cero en su marcador porque los amarillos apretaron de lo lindo por tierra y aire. Primero con un cabezazo de Iñaki al palo, luego con varios remates de lejos y de cerca que tuvieron el mismo final; la manopla de Ismael. Alguna de sus paradas son definitivas, de esas que hunden al rival porque le hacen creer que no hay hueco para colar una pelota.

Y lanzaron a los suyos que respondieron con un balón al palo de Angel que luego recorrió la línea para acabar en las manos de Yelco. El partido fue otro. Había mucho ritmo ofensivo. Las Rozas mandaba pero el Geta armaba contras de mucho peligro. Tenía que ocurrir algo para que el gol no llegara porque el encuentro se había roto. El líder pudo especular con el empate mas no quiso, quiso ganar y acabó perdiendo por un accidente. Y un jugadón.

Con Las Rozas volcada arriba, Tavares acertó a desenredar la presión roceña, su pase generó una colada de Acosta por la derecha con un centro peligrosísimo. Que Iñaki tuviera el infortunio de mandarla dentro no resta mérito a la internada del lateral; detrás del central dos getafenses esperaban para fusilar. La balanza se inclinaba para un lado por cuestión de fortuna. De perdidos…, con lo poco que quedaba el equipo de Escobar se fue arriba con todo. Se topó otra vez con Ismael, muy seguro por arriba. Se desprotegió tanto que una galopada brutal, tremenda, salvaje de Angel ¡¡¡ en el minuto noventa y dos!!! Puso el 2-0 más anecdótico que real. Aunque de grato sabor para los de Montoya, claro.

 

GETAFE B
Ismael; Acosta, Alberto, Miguel Angel, Fran Álvarez; Pape, Romero (Tavares 80´); Galo (Segura 86´), Vargas (Javi Martín 83´), Ángel Sánchez; y Kevin
LAS ROZAS
Yelco; Raúl, Iñaki, Guadaño, Lucas; Cruz, Calleja, Rubén Blanco; Albur (Angel 89´), Goal (Cobos 13´) y Turégano (Nogueira 77´).
GOLES 1-0 Acosta (86′); 2-0 Ángel (92′).
ÁRBITRO Gómez Blazquez (2).
INCIDENCIAS Ciudad Deportiva de Getafe, unos 400 espectadores.
Los Importantes 2018/2019
GETAFE B
LAS ROZAS
3. Ismael 3.
2. Ángel 2. Calleja
1. Acosta 1. Guadaño
E: Diego Montoya 2 E: Lolo Escobar 1

1 comentario

  1. Muchas veces no haceis honor a la realidad de los partidos y en las puntuaciones no sois legales con los mejores no siempre son los que meten los goles

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.