La dificultad de ser árbitro en el fútbol actual

0
244

Con las polémicas que se observan cada jornada en el fútbol de élite, los árbitros cada vez están más en el centro del debate y en el objeto de críticas. Sin duda se trata de una profesión complicada, que en la mayoría de los casos de hace por vocación, sobre todo en las categorías inferiores.

 Decisiones rápidas y relevantes

La principal dificultad de la labor arbitral radica en que sus decisiones, son una relevancia muy grande en el partido. Sus actuaciones o decisiones pueden decidir un partido y su resultado. Un penalti, una expulsión, un fuera de juego, etc. Cualquier circunstancia en la cual deben aplicar su conocimiento sobre el reglamento, pero, sobre todo, su intuición sobre lo que han visto. Deben tomar las decisiones en milésimas de segundos, con la presión de que un error puede perjudicar gravemente al equipo.

Además, esas decisiones deben tomarlas bajo la presión antes indicada. Los jugadores, el público, los entrenadores, etc. Por ello, el colegiado debe tener en todo momento la mente fría para tomar las decisiones correctas

La personalidad, clave para ser un buen árbitro

Un árbitro con personalidad es lo más importante en el mundo del fútbol. Hablamos de colegiados que sepan imponer su estilo, y controlar los partidos. Dejar jugar, permitir contacto, ser dialogantes o por el contrario ser estrictos y sancionar con cartulinas amarillas toda aquella acción merecedora de tarjeta. Estas características de los árbitros son aprovechadas por los jugadores y entrenadores en sus planteamientos, pero también por los aficionados y los apostadores que se aprovechan de ello para ganar dinero. Hoy en día es posible apostar al número de tarjetas amarillas en un partido, y buen ejemplo de ello es Intelbet, en su sección “pronósticos de fútbol hoy”, donde a menudo publican pronósticos d ese tipo.

Grandes diferencias entre las categorías de élite y las inferiores

Lógicamente el colectivo arbitral también tiene unas diferencias notorias entre las ligas de élite y las ligas menores o inferiores. Principalmente, mayor desprotección. Desgraciadamente cada fin de semana hay agresiones a los árbitros en las categorías inferiores o infantiles del fútbol español, ya sea por parte de los jugadores, o de los propios aficionados o padres.

Otra de las diferencias importantes es sin duda el salario. Mientras que un árbitro de primera división tiene un buen sueldo, un árbitro de categorías inferiores apenas saca 50 o 100€, por lo que se puede afirmar que todos aquellos individuos que se dedican a esta profesión en categorías inferiores lo hacen por hobbie o afición a la profesión o labor de árbitro. Y es algo que se debe valorar positivamente y respetar.

Y por último, una de las diferencias que dificultan la labor de los árbitros, es la ayuda de la que disponen. Mientras que en partidos de élite o profesionales (incluso la Segunda División B) los colegiados tienen ayuda de sus linieres, tercer árbitro, e incluso cuarto árbitro en partidos de Champions league, así como el famoso video arbitraje o la tecnología que determina si un balón ha traspasado la línea de gol o no, en las categorías más bajas del fútbol español un árbitro está completamente sólo, por lo que su labor se multiplica y su mérito, también.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre