Al margen de los múltiples análisis que se le hagan, fútbol es muy simple, quizás demasiado. Al final, quien marca goles gana partidos y está arriba, y el que no, le toca sufrir. Sin más.

Esto le ocurre a Rayo B y Leganés B. Ambos juegan bien al fútbol, tienen jóvenes prometedores y un largo etcétera. Pero los de Vallecas aprovechan sus oportunidades de cara a puerta (y por eso van terceros con 22 puntos), y a los de Leganés les cuesta un mundo, como han podido comprobar sus aficionados en sus últimos dos encuentros de casa, primero ante el Pinto y ahora ante el Rayo. Una ‘simple’ diferencia traducida en 12 posiciones y 13 puntos.

El Lega empezó con las ganas que se le suponen a un equipo con nuevo entrenador. Pero también con unas dudas lógicas, y es que el equipo todavía está acostumbrado a la manera de jugar de Roberto, con el que llevaban desde Preferente. Lo aprovechó el Rayo B, que sí sabía a lo que jugaba: dominio del esférico y juego rápido y vertical. Comandados por un Arango omnipresente, ahogaron al Lega y le encerraron en su área durante más de media hora. Sin embargo, el dominio no se tradujo en ocasiones claras, quizás el aspecto más achacable del equipo rayista hoy.

El mejor ejemplo, que fue el Leganés quien tuvo la mejor oportunidad de la primera parte. Aprovechó Sergio la única vez que su equipo pudo llegar al área con soltura, con una internada peligrosa y un disparo que se marchó por el lateral de la red.

Sirvió esa ocasión para despertar al filial pepinero, que terminó mejor la primera mitad y fue superior en la segunda. De nuevo en las botas de Sergio fue de donde llegaron el fútbol y las ocasiones para los locales. Primero con una gran rosca que sólo la mano de Lucho evitó que entrara en la portería; segundos más tarde, con una buena volea con la izquierda que rozó el palo.

Mejoraba el Leganés B a cada paso que daba. Sierra se hizo con el control de la medular y hacía mucho daño con sus potentes arrancadas. Una de ellas la finalizó con un pase entre líneas a Raúl, quien, solo ante Lucho, decidió picar el balón. Superó al portero, pero no ajustó la dirección y se fue lejos de la meta.

Lamentó el filial pepinero la ocasión desperdiciada, porque, en la siguiente jugada, un pase raso estratosférico de Felipe rompió varias líneas y dejó en situación de mano a mano contra el portero a Villacañas. Le engañó sin dificultad y puso el 0-1 en el electrónico.

El Leganés reaccionó bien al mazazo con la enésima internada de Sergio. No acertó a rematar Raúl, expulsado minutos después por simular en el área según el colegiado, y ahí se perdieron las opciones de lograr el empate. Es más, las tuvo el Rayo para sentenciar al final del encuentro, pero Dar sacó un pie milagroso no una, sino dos veces, en jugadas calcadas.

Veremos si Chema Rico da con la tecla para devolver al equipo a la senda de la victoria. Tiene mimbres para ello.

LEGANÉS B
Dar; Gallardo, Diouf (A), Edu (A), Óscar (Arroyo 77’); Reguera; Junior, Sierra (Molina 85’), Mozo (David 67’), Sergio; Raúl (AA 90’).
RAYO VALLECANO B
Lucho; Espinosa, Kike, Villalón, Felipe; Amores, Mena (A); Raúl, Arango (Dani García 71’), Villacañas (Cristian 77’); Bolaño (Sergio Benito 63’).
GOLES 0-1 Villacañas (66′).
ÁRBITRO Puerta Sánchez (2).
INCIDENCIAS Jesús Polo, unos 350 espectadores.
Los Importantes 2017/2018
LEGANÉS B
RAYO VALLECANO B
3. 3.
2. Sergio 2. Arango
1. Sierra 1. Felipe
E: Chema Rico 1 E: Luis Cembranos 2

 

LEAVE A REPLY

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.