El mundo del fútbol está lleno de tópicos, dichos y frases hechas. Dos de ellas se alinearon en El Soto (del que el Alcalá no mereció salir derrotado): la maldición de los ex y llegar y besar el Santo. Todos ellos, centrados en la figura de Manolo Padilla, que en la mañana del domingo debutaba con su nuevo equipo (fichó esta semana); un Manolo Padilla que el pasado militó en las filas rojillas durante la segunda vuelta.

GALERÍA DE IMÁGENES | Las mejores imágenes del partido, haciendo clic aquí.

Centrándonos en lo puramente deportivo, el partido no resultó vistoso. Era imposible. El terreno de juego estaba blando, muy irregular, con tramos con barro en lugar de césped; levantándose constantemente. Mejor que en inviernos anteriores, pero impracticable para el fútbol, raso y de toque. Y aunque los dos equipos trataron de jugar lo mejor posible, el partido acabó siendo un derroche físico, con una intensidad muy alta por parte de los dos equipos. Curiosamente, los dos equipos estuvieron mejor y parecían más cómodos cuando les tocó atacar en la mitad del campo que estaba peor (la del fondo que no tiene grada). Como si estuvieran tan concienciados de los que les tocaba hacer sobre ese césped; o que tal vez que los errores se notan menos atacando que defendiendo.

En líneas generales, se vio a los visitantes mejor. Y eso que se presentaron al partido con hasta ocho bajas, que les impedía completar la convocatoria, en la que entraron los dos fichajes de la última semana. El equipo de Jorge Martín de San Pablo se desenvolvía mejor, y tenía más intención. Con un juego más directo de lo habitual, condicionado no solo por el terreno de juego sino por jugar con dos puntas natos como Timo y Seubert. Dominio, mejores intenciones, pero a la hora de finalizar, los complutenses volvieron a errar. Los atacantes complutenses este año no están teniendo la claridad del anterior; unido también el buen hacer de la zaga local, que solo concedió dos ocasiones en toda la primera mitad. La primera fue un disparo de Navarro desde la frontal que se marchó rozando el palo; y la segunda un remate de cabeza de Seubert en boca de gol, que detuvo bien Aitor. Enfrente, Sempere vivió plácidamente todo el primer tiempo, ya que aunque los azulones tuvieron algún acercamiento, no pusieron a prueba al portero alicantino.

Tan mala fue la primera mitad de los locales, que Salva Ballesta introdujo un doble cambio tras el descanso. Pantoja y Chupe dejaron su sitio a Fran Montálvez y Jime. Dos cambios hombre por hombre, que de inicio no hicieron ningún efecto, porque el Alcalá vivió sus mejores minutos del partido en los diez primeros minutos tras el paso por vestuarios. Durante este periodo de tiempo, Jorge Rojas (por dos veces), Timo y Pablo Rojo tuvieron opciones claras de marcar; pero todas se marcharon desviadas, aunque fuera por poco, ya que Aitor no tuvo que intervenir.

Cumplida la hora de partido, el Móstoles despertó. Sin ser un torrente de fútbol (era imposible), pero sí con otras cualidades, los mostoleños comenzaron a dominar la situación. Ganaron metros sobre el campo, tuvieron algo más el balón, pero no eran capaces de crear peligro real, ni sobre todo de finalizar. Las ocasiones de gol brillaron por su ausencia, y todo parecía condenado al 0-0. Todo hasta que a falta de once para el final, cuando en un contragolpe liderado por Jime, y tras dos resbalones en el área de defensores visitantes, Manolo Padilla recibió el balón libre de marca. El ex del Alcalá, en su debut, se presentó con la mejor tarjeta de visita posible, actuando de cazagoles batiendo a bocajarro a Sempere; que nada pudo hacer por evitar el tanto. Un tanto, por el que por cierto el delantero pidió disculpas a la que hasta hace unos meses había sido su afición.

Tras encajar el gol, Jorge Martín de San Pablo ejecutó un triple cambio; más que por intención de cambiar algo, por proteger el estado físico de sus futbolistas titulares. Benítez, Pablo Rojo y Jorge Rojas dejaron su sitio a Edu Prieto, Berlanas y Jose Gil (éstos dos últimos debutaron como rojillos tras fichar esta semana); sin modificar el esquema táctico. Pero poco o nada pudieron hacer los hombres de refresco, ya que apenas pudieron participar, sin pasar nada reseñable en líneas generales desde su salida y hasta el final. Bueno sí, que para colmo de males complutenses, Navarro acabó lesionado, teniendo que acabar el partido de palomero, buscando el llamado gol del cojo; sumándose a la larga lista de bajas el lateral para las próximas semanas.

GALERÍA DE IMÁGENES | Las mejores imágenes del partido, haciendo clic aquí.
MÓSTOLES
Aitor; Juancar, Luis Fratelli, Gonzalo, Moha; Pantoja (A), Álex Alonso (A); Chupe (Jime 46’), Morato (A), José Vega; y Manolo Padilla (Theo 81’).
ALCALÁ
Sempere; Del Valle, Manu Díez, Benítez (Edu Prieto 83’), Navarro; Jorge Rojas (A) (Jose Gil 83’), Mani, Pablo Rojas (Diego Peñalvo 83’), Merchán; Timo (A) y Seubert.
GOLES 1-0 Manolo Padilla (79′).
ÁRBITRO Alonso Campos (1).
INCIDENCIAS El Soto, unos 250 espectadores.
Los Importantes 2018/2019
MÓSTOLES
LAS ROZAS
3. 3.
2. 2. Pablo Rojo
1. Manolo 1. Navarro
E: Salva Ballesta 1 E: Jorge Martín de San Pablo 2

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.