El inmejorable arranque liguero del Navalcarnero ha dejado de ser una anécdota para trasformarse en el resultado más evidente del buen trabajo que está haciendo Julián Calero con una plantilla comprometida, renovada en su justa y necesaria medida, y que cada jornada se va encontrando más a gusto en la categoría. Un golazo de Joaquín, su auténtico baluarte, desde el centro del campo, permite a los rojiblancos, que hoy, por cierto, estrenaban nuevo césped artificial en el Mariano González, prologar su buena racha. Que siga.

No lo tuvieron fácil, sin embargo, los locales ante un rival con oficio, con hechuras, veterano, con calidad y un indudable saber estar que adoleció de acierto rematador, y eso que tampoco lo intentó mucho. La primera mitad fue más igualada y el Navalcarnero dispuso de dos claras ocasiones a la contra para haberse puesto por delante en el marcador. La primera, en el minuto 15, cuando Joaquín, persistente como siempre y como él mismo, robaba el cuero a un defensor vigués en la zona de tres cuartos y se plantaba en el área, cruzando, ante la salida de Alberto, el cuero, que se marchaba lamiendo el poste derecho de la portería gallega.

Los de Rafa Sáez también tuvieron su oportunidad con una internada por la derecha de Mario, quien intentó el centro al área, dónde Alex González desbarataba, con un testarazo, el peligro, despejando el cuero lejos del alcance de cualquier atacante gallego que quisiera intentarlo. Poco antes del descanso, Edgar, muy luchador todo el partido, se llevaba el cuero y se plantaba ante Alberto, aunque no le llegaba a batir. Así terminaría la primera parte.

Tras el descanso, cuando algunos aficionados aún no se habían sentado en sus asientos, y eso que habían pasado seis minutos, Joaquín, el más listo de la clase, vio antes que nadie, cuando conducía el cuero por la parte derecha del centro del campo, que Alberto estaba adelantado y disparaba a portería. En una jugada que parecía interminable, el cuero rebotaría en los tres postes, primero en el travesaño, luego en el poste derecho y, finalmente, en el izquierdo, antes de entrar dentro de la línea de gol. Llegaban la alegría, la admiración y el asombro a la parroquia navalcarnereña.

Pero el gol surtió el efecto contrario al esperado y, poco a poco, el Coruxo fue encerrando en su área a un Navalcarnero que, con la ventaja en el marcador, no pareció sentirse incómodo ante el inconmensurable trabajo defensivo global del equipo. Los de Rafa Sáez lo intentaba constantemente colgando balones al área pero el Navalcarnero no caía en la trampa. Es más, pudo ampliar distancias en el marcador gracias a un centro de Fran desde la derecha que Alonso, en el segundo palo, no llegó a rematar por muy poco.

En los últimos minutos, Isma Gil se convertiría en el auténtico protagonista del choque con dos acertadísimas y decisivas intervenciones que pudieron significar el empate vigués. La segunda, más clara si cabe, con un remate a bocajarro de Mario, que Isma, rápido de reflejos, como siempre, despejó con gran acierto.

Los minutos de descuento fueron de más sufrimiento, si cabe, porque el Coruxo no cejaba en su empeño de arañar un punto que, final y afortunadamente, no se escapó del Mariano González.

  1. NAVALCARNERO Isma Gil; Carlos, Manu, Álex González, José Antonio; Sergi Molina (A), Ónega (Alonso 71′), Cidoncha (A), Barbosa (Fran 62′); Edgar, Joaquín (Llario 85′).
    CORUXO Alberto; Campillo (A), Mario, Adrián Pazó (Pablo García 46′), Pablo Crespo (A) (Quique Cubas 82′); Borja Yebrá (A) (Silva 73′), Higón, Antón de Vicente, Mateo; Fernando, Álex Arias.
    GOLES 1-0 Joaquín (51′)
    ÁRBITRO Varón Aceiton, colegio balear.
    INCIDENCIAS Mariano González, unos 800 espectadores.
  2. Los Importantes 2017/2018
    NAVALCARNERO
    3. Joaquín
    2. Isma Gil
    1. Edgar
    E: Julián Calero 2

1 comentario

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre