El Navalcarnero empezó el año ganando y retorno por el camino de una victoria que se le negaba desde el pasado 19 de noviembre ante la Gimnástica Segoviana. No obstante, los de Calero hubieron de sufrir lo suyo para sumar tres puntos que les vuelven a acercar a los puestos de play off de ascenso, que quedan a tan solo un punto.

Se le negaba la victoria en casa al conjunto rojiblanco en los últimos encuentros y el prometedor arranque del partido hizo entender que esa maldición podría acabar. No se había llegado al minuto dos de partido cuando el Navalcarnero ya iba por delante en el marcador gracias a una jugada de Barbosa, quien dejaba el balón a Ónega, quien aprovechando un semi fallo, colaba el cuero por debajo de las piernas de Magunazelaia. Bien se ponían las cosas y mejor se ponían cuando en el minuto once llegaba el segundo, obra de Joaquín, quien se había internado por el perfil izquierdo del centro de la zona de ataque, había recortado y enviado el cuero lejos del alcance del guardameta del Cerceda. 2-0, minuto once.

Además, apenas tres minutos antes, Fran aprovechaba otro fallo de una descolocada y nerviosa defensa gallega y cedía el cuero a Ónega, quien remataba fuera por poco, con ayuda de Maguzelaia. Eran los mejores de un Navalcarnero que buscaba ampliar, de forma merecida, las distancias en el marcador. En el minuto 26, nuevo intento con un pase, desde la línea de fondo, de Ónega sobre Barbosa, quien mandaba el balón a las nubes cuando todo parecía perfecto para rematar a placer.

La primera ocasión del Cerceda llegaba en el minuto 29, con una falta desde 25 metros que Hugo Rama botaba, obligando a Isma Gil a despejar con acierto. En otra jugada aislada, en el primer acercamiento real del Cerceda, Kike se iba de varios jugadores del Navalcarnero y desde la línea frontal efectuaba un disparo raso que no podía detener el guardameta navalcarnereño. El gol daba vida a los visitantes aunque poco antes del descanso Barbosa estrellaba un balón en la cruceta, en lo que pudo ser el 3-1.

Cambió el chip el conjunto de Tito Ramallo tras el descanso. Los gallegos salieron mejor y tuvieron contra las cuerdas al Navalcarnero durante veinte minutos, hasta que quedaron con uno menos, por la expulsión de Oriol por doble cartulina amarilla en el minuto 66. Antes, habían llegado varios acercamientos con peligro, ganando, además, la partida en el centro del campo a los madrileños, con un remate de Soto, a la salida de un córner lanzado por Dani Ponce, que se marchaba alto.

La expulsión del lateral del Cerceda dio algo de respiro al Navalcarnero aunque los gallegos no acusaron en exceso la expulsión. No se vieron superados por el Navalcarnero pero bajó el nivel de presión y dominio que habían ejercido hasta antes. A partir de ahí fueron los nervios y la precipitación locales lo que motivaron que el equipo de Calero se mostraba excesivamente nervioso. Un buen centro de Stevens desde la derecha, al que no llegó Joaquín, fue la ocasión más clara, amén de una ocasión personal de Fran, que tampoco llegó a cuajar.

Al final el Navalcarnero terminó pidiendo la hora ante un batallador rival pero se quedó con tres puntos que necesitaban, más en lo anímico que en lo deportivo.

NAVALCARNERO
Isma Gil; Stevens, Manu, Alex González, José Antonio; Fran Santano, Molina (A), Cidoncha, Barbosa (Alonso 68′); Joaquín (Edgar 90′), Ónega (Llario 83′).
CERCEDA
Magunazelaia; Oriol (AA 66′), Soto (A), Leo, Tiago; Axel (Carlos 46′), Armando, Kike, Dani Ponce; Hugo Rama (A), Luáriz (A).
GOLES 1-0 Gonzalo Ónega (1′); 2-0 Joaquín (11′); 2-1 Kike Pérez (32′).
ÁRBITRO Velasco Arbaiza, colegio vasco.
INCIDENCIAS Mariano González, unos 500 espectadores.
Los Importantes 2017/2018
NAVALCARNERO
3. Gonzalo Ónega
2. Joaquín
1. Molina
E: Julián Calero 2

 

2 comentarios

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre