PABLO BUENO, ex entrenador del SANTA ANA: “Siendo el objetivo la permanencia, la destitución no tiene mucho sentido”

Se cumple un mes desde la marcha de Bueno del banquillo amarillo

0
481
San Agustín 0-0 Santa Ana (3ª División Gr. VII - Jornada 21) | FOTOS: Daniel Domínguez.

Se cumple un mes de la destitución de Pablo Bueno Salamanca como entrenador del Santa Ana. El pasado 11 de marzo, un día después de la derrota en casa del líder Las Rozas por 1-0, el club amarillo, liderado por el presidente Rafael González, comunicó al preparador su despido tras casi dos años al frente del banquillo del primer equipo, a lo que hay que sumar otro más, pero en las filas del Juvenil A.

Han sido 66 encuentros oficiales los que ha dirigido Bueno al sénior santanero, con un bagaje de 20 victorias, 18 empates y 28 derrotas. Este curso, fue líder de la Tercera madrileña durante las tres primeras jornadas y estuvo en puestos de play-offs hasta la cuarta fecha. A inicios de 2019, y tras tres triunfos consecutivos, situó al conjunto de Fuencarral con 33 puntos, a cinco de la fase de ascenso, pero a partir de ahí, ni victorias ni goles. Cinco derrotas en los siete encuentros posteriores (con 704 minutos sin marcar, que se prolongaron hasta 822, ya con Víctor Miguel) determinaron la salida de Pablo Bueno del comando técnico amarillo. Asegura llevarse un aprendizaje importante y una gran experiencia en lo que ha sido su debut en un vestuario sénior como entrenador, aunque reconoce haber convivido con diversos problemas, como la falta de jugadores. Estas son sus declaraciones.

¿El Santa Ana ha sido injusto con Pablo Bueno?: “Depende a quién se lo preguntes. Si me preguntas a mí, por cómo han sido la circunstancias, para mí, sí ha sido injusto, porque los medios con los que estábamos entrenando y las circunstancias en las que estaba el equipo no eran las más propicias para conseguir resultados positivos. Aun así, el equipo lo estaba sacando adelante. Es cierto que si preguntas al club, como la dinámica estaba siendo negativa, creyeron que era la decisión que había que tomar. De todos modos, teniendo en cuenta que es un club cuyo objetivo es la permanencia y en ese momento el equipo estaba once puntos por encima del descenso, no tiene mucho sentido”.

¿Qué te llevas del Santa Ana?: “Me llevo una grandísima experiencia. Es la primera vez que he entrenado a un equipo sénior, y encima con la posibilidad de entrenar en Tercera División. Hemos vivido experiencias duras, porque ha sido un año y medio en el que por unas cosas o por otras hemos estado compitiendo en la parte media-baja y en circunstancias que no eran del todo favorecedoras. Sobre todo, me llevo mucho aprendizaje. Además, el cariño de los jugadores, aunque siempre hay algún futbolista a disgusto, porque no se puede tener contento a todos. En general, tanto los del año pasado como este me han demostrado su aprecio y su cariño. Al final, lo que quedan son las personas”.

¿Al Santa Ana le falta una estructura más adecuada a la categoría?: “Yo creo que tienen la estructura que quieren tener ellos. Y con eso el Santa Ana ha estado muchos años en Tercera División. ¿Que como en muchos clubes las cosas se podrían hacer mucho mejor? Pues sí, creo que hay cosas que se pueden mejorar. Ellos supongo que no estarán de acuerdo, porque haciendo las cosas como las hacen, están sacando resultados”.

Buena relación con jugadores clave del vestuario: “Yo siempre me he sentido arropado por ellos. Creo que ellos han sido francos conmigo y yo con ellos. De ellos he aprendido mucho y creo que al igual que he dado la cara por ellos y les he defendido a muerte cuando ha habido que hacerlo, ellos también lo han hecho. Me quedo con momentos como el de Pozuelo en el que Álvaro se pone delante de los leones por mí o el apoyo de Raúl Aguilar cada vez que perdíamos un partido y tenía un mensaje de ánimo. En ese sentido, estoy súper agradecido a ellos”.

Pablo Bueno está en el mercado: “Estoy esperando a que salga algún proyecto que, sobre todo, me ilusione. Este año ha sido bastante duro. Yo estoy abierto a todo. Evidentemente, me gustaría seguir entrenando en sénior, pero si sale algo de juvenil que me ilusione, lo cogeré sin duda. Lo que sí es cierto es que no voy a coger cualquier cosa. Voy a coger algo que de verdad me haga ilusión y donde pueda trabajar como creo que se debe trabajar”.

¿Cómo es Pablo Bueno como entrenador?: “Yo me considero un apasionado de esto. Veo en el entrenador de fútbol una profesión, y una profesión sin pasión no es nada. Yo me desvivo día a día por plantear entrenamientos, ver al rival, intentar mejorar al equipo… y a partir de ahí, intentar sacar resultados. No creo que tenga una virtud en particular. Lo que sí que es cierto es que me implico al máximo con la que considero que es mi profesión, aunque a día de hoy no me pueda dedicar a ella”.

¿Qué jugador del Santa Ana etiquetarías como “siempre en mi equipo”?: “Hay muchos. Sánchez, por ejemplo. Creo que es un jugador ejemplar que ha demostrado una humildad tremenda pese a ser sénior de primer año. Ha sabido currar día a día para ganarse su sitio. También me llevaría a Chozas. Estoy hablando de los jóvenes, pero si tuviera que decir de los veteranos, a Raúl Aguilar sin ninguna duda. Son jugadores que siempre suman. Y, por supuesto, a Álvaro, un jugador que te garantiza veinte goles por temporada”.

¿El Santa Ana podría vivir sin Álvaro?: “Creo que tendría que cambiar la manera de plantear los partidos, seguramente. Solamente hay que mirar los números. Si Álvaro lleva ahora mismo diecisiete goles, y a eso le sumas las asistencias que ha dado, todo ello es difícil de reemplazar. Es cierto que quizá el Santa Ana en los últimos tres o cuatro años ha basado su modelo de juego en función de Álvaro. Un equipo que, en general, ha defendido siempre juntito, se ha manejado bien al contragolpe. Es un poco debido a las características que tiene Álvaro. Si no estuviera él, tendrían que buscar otras soluciones. Pero esto es como todo, los jugadores pasan y los clubes siguen”.

¿Crees que el presidente [Rafael González] debería abrirse a personas que aporten más modernidad al equipo?: “Es que Rafa es el dueño del club, es el que pone el dinero y el que decide. Yo creo que se podría mejorar, porque hay potencial en el club para trabajar un poquito mejor. Mi relación con Rafa ha sido siempre cordial, nunca he tenido ningún problema con él. Cuando he necesitado algo, he ido, se lo he pedido y si se ha podido dar, me lo ha dado. Rafa lleva muchos años en esto y él dirige el club de la manera que él considera que es la mejor”.

Plantilla corta: “La falta de jugadores ha sido determinante para que el equipo haya estado en esta situación. El equipo, cogido con pinzas, ha sido capaz de estar a cinco puntos de los play-offs. Jugando mejor o peor, pero siempre compitiendo al máximo. No es normal que un equipo de Tercera División tenga disponibles dieciséis jugadores, en el mejor de los casos, porque si luego tienes un lesionado, un sancionado… ya no tienes ni ese número. Este año ha habido partidos a los que hemos tenido que ir con doce, y no a un partido ni a dos. Y no es un problema de este año, porque el año pasado, que nos estábamos jugando el descenso, también teníamos que ir con juveniles. Para mí ha sido un problema. Yo empiezo con 23 jugadores. Primero, le dan la baja a Roberto. Después, deciden que hay que hacerle ficha a Marqués, que posteriormente se marcha. Se lesiona Héctor del ligamento cruzado en Pozuelo. Se va Antonio al Alcalá. Samu sufre la dolencia cardiaca. Palín se lesiona de la rodilla contra el Alcorcón “B”. Koke se marcha. Echan a Iván Mateo. Y solamente viene un jugador, que es Miki, que encima no es del puesto que realmente necesitamos. Yo pido jugadores. Si el club me dice que tengo que terminar con los que hay, yo me adapto, porque intento ser lo más profesional posible. Pero no es lo mismo competir con unas circunstancias que competir con otras. Y es en ese sentido donde el club ha podido ser algo injusto conmigo, porque, con muy pocos medios, incluyendo el año pasado, hemos sacado resultados. El año pasado se hace deprisa y corriendo la ficha a Txirla; Sánchez, Chozas y Millán, siendo juveniles, eran jugadores que permanentemente estaban con nosotros. Pese a esas circunstancias, el equipo aguantó el tirón y salvó la categoría. Y este año, que todo pintaba mucho mejor, de repente empieza a haber bajas y el club no tiene la capacidad para firmar jugadores”.

¿Las casi dos permanencias son dos milagros?: “Creo que más el año pasado que este. La pasada temporada el equipo era un poquito más justo que este. Esta temporada se hicieron las cosas muy bien en verano, porque, como conocíamos un poquito más la categoría, todos los jugadores que han venido, lo han hecho para sumar y han mejorado lo que había el año pasado. Hasta Navidades se hicieron las cosas muy bien, luego las circunstancias no nos permitieron hacerlo mejor”.

LEAVE A REPLY

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.