Sigue el pleno de derrotas del Navalcarnero en el nuevo año. Los rojiblancos, que acabaron el 2018 al alza, no han sido capaces aún de puntuar en este 2019 lo que les tiene sumidos en puestos de descenso.

Sorprendió Fran Garrido con una revolución en el once. Más que por la misma (cuatro novedades en el once), por un nuevo cambio de sistema. Por segunda salida consecutiva, apostó por una línea de cinco atrás; esta vez escudada con otra de cuatro por delante. Arriba luchando contra el mundo quedaba Esnaider, puesto que el debutante Gabriel cayó a la banda izquierda.

La apuesta no le salió bien al técnico rojiblanco. A pesar de querer jugar arropado, el Navalcarnero dio la sensación de ser un equipo frágil y vulnerable. Con poco, el Pontevedra era capaz de llegar la portería contraria, sobre todo al contragolpe. Los jugadores granates penetraban como cuchillo en mantequilla. Solo la falta de puntería y algunas actuaciones de Héctor impedían a los locales obtener un marcador más amplio.

Decir que la superioridad granate se notó desde el primer minuto, no resulta exagerado. Y es que mientras transcurría el primer minuto, Javi Pazos remató solo en el segundo palo, un buen centro desde la izquierda con la cabeza. Era toda una declaración de intenciones de los de Luismi Areda, que tardaron solo nueve minutos en ponerse por delante en el marcador. Y curiosamente fue a balón parado y con un jugador menos sobre el campo, al estar siendo atendido un futbolista local mientras Álex González botaba la falta. El siete local colgó el balón al corazón del área desde el perfil diestro, anticipándose Campillo a la zaga madrileña, adelantando a los suyos con un remate de cabeza.

El gol en contra no hizo reaccionar al Navalcarnero. Los de Fran Garrido permanecían prácticamente con la totalidad de sus futbolistas en su propio campo con el 5-4-1, sin apenas presionar. Enfrente, el Pontevedra se dedicaba a tocar cómodamente, también en campo propio, sin necesidad de forzar. El partido transcurría sin mucha gloria, y cuando los navalcarnereños trataban de salir, los gallegos les ganaban la partida encontrando huecos a la carrera. De este modo, Héctor salvó tres acciones de gol. Por parte visitante, tan solo un remate de Gabriel, a centro de Esnaider, que se marchó a las nubes desde el interior del área chica; una de esas acciones que parece más fácil meterla que fallarla. Y en una muestra del mal partido que estaban cuajando los nuestros, Fran Garrido (que tuvo que ver el partido desde la grada) retiró antes del descanso a Álex González en lugar de un tocado Joaquín; mutando su equipo a un 4-2-3-1.

Tras el paso por vestuarios, el técnico visitante hizo otra sustitución. Fran Santano dejó su sitio a Del Pozo, reforzando así un centro del campo prácticamente inexistente en el primer tiempo. Joaquín cayó a la banda derecha, emparejándose con Gabriel por la izquierda y Esnaider por el centro; pasando a jugar un 4-3-3.

De inicio le salió bien la nueva modificación al preparador rojiblanco. El Navalcarnero salió con otro aire al segundo tiempo, y aunque no lograba crear peligro; al menos si ganó metros sobre el campo; y solidez atrás. El Pontevedra ya no llegaba como en el primer tiempo, y aunque los de Luismi Areda seguían mandando sobre el césped, no daban ya tanta sensación de peligro y superioridad.

Pero cuando un equipo anda en la zona baja, todo se le vuelve en contra. La recuperación de sensaciones duró hasta que se tuvo que retirar Esnaider. El delantero tuvo que abandonar el partido en camilla, tras chocar con las vallas publicitarias. Además, para colmo de males, el argentino vio como uno de los camilleros tropezaba mientras le trasladaban, cayendo de nuevo al suelo la camilla. El golpe lo acusaron los visitantes, que poco después vieron como los locales hacían el segundo tanto. Cumplida la hora de partido, un córner botado a la izquierda de Héctor, lo remató al fondo de la portería con la testa Berrocal, entre cuatro jugadores amarillos.

Con el 2-0 los locales bajaron la intensidad. Viéndose con un marcador cómodo, los de Luismi Areda comenzaron a ahorrar esfuerzos (el jueves hubo un Navalcarnero-Pontevedra en Copa), lo que permitió que los visitantes se crecieran. En el tramo final del choque, se vieron los mejores momentos de los madrileños, que tuvieron dos opciones de gol muy claras. La primera fue para Stevens con un disparo muy lejano, que iba camino de la escuadra, pero que repelió Edu Sousa. La segunda, ya en tiempo de prolongación, fue para Rodrigo, deteniendo también el capitán pontevedrés. Entre medias, los navalcarnereños merodearon el área, buscando meterse en el partido sin éxito; acabando el partido con la cuarta derrota consecutiva de los rojiblancos, que ven ya la permanencia a cuatro puntos.

 

PONTEVEDRA Edu Sousa; Nacho López, Víctor Vázquez (A), Campillo, David Castro; Romay, Kevin Presa (Borja Domínguez 66’) (A), Berrocal (A), Álex González (Pedro Vázquez 73’); Javi Pazos y Arruabarrena (Pibe 59’).
NAVALCARNERO
Héctor Pizana; Stevens, Manu Jaimez, Álex González (Joaquín 37’) (A), Carlos, Sergi Segura; Fran Santano (A) (Del Pozo 46’) (A), Joya, Mena, Gabriel; y Esnaider (Rodrigo 63’).
GOLES 1-0 Campillo (9’); 2-0 Berrocal (63’).
ÁRBITRO Brull Acerete, colegio catalán.
INCIDENCIAS Nuevo Pasarón, unos 500 espectadores
Los Importantes 2018/2019
NAVALCARNERO
3.
2.
1. Héctor
E: Fran Garrido 1

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.