Publicidad
 
Síguenos en las redes sociales
Elgoldemadriz en Facebook
Elgoldemadriz en Twitter
Elgoldemadriz en YouTube
Elgoldemadriz.com
 
 
»
 
 
 
 
El derbi fue como un descafeinado...
de sobre

Me dí cuenta cuando llegué al estadio a las 16.30 horas. Casi no había gente, no se respiraba el ambiente de otros derbis que había tenido la ocasión de disfrutar. Pensé, o quise pensar, que era porque quedaban más de 4 horas para el partido. Dí un par de vueltas al Bernabéu buscando alguna cosa curiosa que poder “meter” en la radio. Nada de nada.

Algo desilusionado, me senté en el “California” de la Esquina del Bernabéu a tomar un café. Descafeinado de máquina, el de sobre me sabe fatal. Me puse a ver por la tele el final del Hércules – Nástic y me pillé un buen cabreo con el gol visitante en el 93’ (me duele el Rayo). Escuché de fondo a los hinchas del Atleti, que entraban al campo riéndose de la eliminación europea de su eterno rival. Me sorprendió comprobar la escasísima presencia de aficionados situados en la calle para recibir a los dos equipos. “Esto no parece un derbi, si me dicen que en vez del Atleti el rival es el Sporting me lo creo”, le dije a un compi en la puerta del Palco.

A las 19 horas accedí al estadio y me colgué mi anhelado inalámbrico al hombro. Como siempre cuando llegan estos partidos, estaba inquieto, en permanente tensión, con unas enormes ganas de disfrutar del fútbol y, sobre todo, de la radio. Pero me notaba “rarete”, incluso desilusionado. Cuando pisé el césped (no para jugar, aunque 10 minutos aguanto), eché un vistazo a la grada y en ese momento me dí cuenta de que este derbi venía sin azúcar… e incluso sin cafeína. Apenas un grupo de colchoneros ocupaban un mínimo espacio de la zona destinada a la hinchada rival, lo cual ya me dio mala espina. Ni siquiera se les oía, cuando en otras ocasiones sus gritos atronaban en el Estadio de La Castellana.

Y después el “Nessun Dorma”, emocionante para la ópera, infumable para un partido de fútbol. ¿A Florentino le gustará el fútbol de toda la vida? Y después el Himno de Plácido Domingo, emocionante para la ópera, infumable para un partido de fútbol. A esas alturas del Derbi servidor ya se había resignado a vivir simplemente un partido más.

Ni siquiera el espectáculo de la hierba me consoló. Hay tanta diferencia entre ambos equipos que cada año que pasa los Real Madrid – Atlético de Madrid se asemejan más a los Barça – Espanyol. Juegue bien, mal o regular, siempre gana el mismo… salvo un milagro, y ya se sabe que los milagros acontecen cada mucho tiempo. Fue un coñazo de Derbi. Al Madrid le bastó apretar un cuarto de hora para llevarse el partido. El Atleti, como es habitual, nunca se creyó que la victoria fuera posible. La mayoría de futbolistas de ambos equipos no tienen ni puñetera idea de lo que significa un Derbi, lo juegan como un partido más. La afición del Madrid no disfruta los triunfos porque ganan siempre y la afición del Atleti asume la derrota porque pierden siempre.

Echo de menos a Mendoza, Lorenzo y Gil. Por lo menos ellos aderezaban estos Derbis con un poco de pimienta. Ahora Gil Marín le hace mimos a Pérez y ambas Directivas compran en el Carrefour ingentes cantidades de Jabón “Nenuco” para regalarle al rival. Y el Kun y el Pipa se cambian la camiseta en el descanso. Y los jugadores colchoneros no se muestran “jodidos” por la derrota en la Zona Mixta. Y Undiano no la pifia en las áreas. Y no hay ni una sola jugada polémica por la que discutir el lunes en los bares y en los trabajos… Y ya ni siquiera Delfa, Bonilla y Carlitos se pican en las ondas para deleite de los que disfrutamos el duelo sin pasión por unos colores. El GRAN DERBI DE MADRID se ha convertido en un derbi descafeinado… y encima de sobre. “Nenuco” + “Nescafe” = ABURRIMIENTO.

Escrito por Carlos Sánchez Blas el 30/03/2010
 
 
Publicidad
 
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
 
 
 
 
Corporativo
 
       
       
         
         
Elgoldemadriz.com ::: El portal del fútbol modesto madrileño
© Copyright 2003-2013 | Aviso legal
Alojamiento web y dominios por SYNC.es