Publicidad
 
Síguenos en las redes sociales
Elgoldemadriz en Facebook
Elgoldemadriz en Twitter
Elgoldemadriz en YouTube
Elgoldemadriz.com
 
 
»
 
 
 
 
¿Dónde está el límite?

24 horas después del 'vodevil' de El Alcoraz (bueno, ojalá fuera realmente un vodevil, ya que esta situación de cómica tiene poco), me pongo delante del ordenador para intentar ordenar el cúmulo de ideas y datos que tengo en la cabeza. Después de lo acontecido durante las últimas horas, y de lo que todavía está por venir, la pregunta que me hago es dónde está el límite real de esta situación insostenible.

Necesito hablar de esos rayistas que ayer estaban en la salida de vestuarios de El Alcoraz esperando a los futbolistas. Se quedaron allí más de una hora sólo para aplaudir, para tener un gesto simbólico con unos profesionales que salían del estadio rotos. También de esos aficionados que anoche recibieron al primer equipo en Vallecas. Lo hicieron con el corazón en la mano, para hacerles sentir que están a muerte con ellos, que sus reproches se dirigen hacia otro lado.

Fue un domingo duro para el rayismo. Mucho, demasiado. Más que por la derrota (exageradamente severa), por lo extradeportivo. Por esa película de terror que comenzó hace ya demasiado tiempo y que ahora vive su momento cumbre. Y todavía queda el desenlace, aun no escrito ni siquiera por el propio guionista.

Me quito la 'txapela' con los profesionales del Rayo Vallecano de Madrid. No tuvieron el apoyo de nadie, ni siquiera de un rayista como Onésimo, que lejos de ayudar a unos colegas que las están pasando 'canutas', se negó a apoyar a los muchachos de Sandoval. Sandoval y Míchel le pidieron a Onésimo no jugar el primer minuto de partido, que los jugadores del Huesca respetaran la 'huelga express' de los franjirrojos. Era sólo un gesto simbólico, un detalle, un aplauso, una dosis pequeñísima y nada costosa de solidaridad. No se hizo. Piti lanzó la pelota directamente fuera y punto. ¿Por qué no se hizo? ¿Por qué no ha trascendido? La AFE debería llamar a Onésimo para preguntarle por qué no lo quería hacer. ¿Miedo? Qué pena, de verdad. Lamentable. Triste. Qué 'milongas' vendemos a veces en el fútbol español. Qué cobardes son algunos.

“Vaya gritos que pegaba la presidenta del Rayo, no he visto nada igual en mi vida”. Algunos empleados del Huesca habían asistido atónitos a la escena que protagonizó Teresa Rivero. “Os habéis dejado perder”, gritó la Presidenta a sus jugadores y a su entrenador. Si en vez de ser una señora de 80 años es un hijo de la familia, estoy convencido de que ayer se llega a las manos en ese vestuario. Sandoval reaccionó, valiente. Es un tipo muy sensible, muy sentido, que vive este sueño las 24 horas del día y que, desde la humildad, se imagina en un autocar descapotable llorando a lágrima viva y cantando 'La Vida Pirata' Avenida de la Albufera abajo. Sandoval es así. Y no actúa. No cambia su imagen delante de los periodistas, tampoco frente a sus hinchas. Por eso ayer, rabioso, dolido por el ataque a sus futbolistas, contestó a la Presidenta en voz alta. Y se emocionó. Y lloró. Porque los hombres que sienten su profesión y que sueñan con algo bonito lloran cuando atacan a su gente. No conozco a Sandoval a fondo, por eso me gusta preguntar. Ayer pregunté, y uno de esos futbolistas que juegan poco o nada me dijo: “Vaya arrestos que le ha echado el míster, este tío tiene dos cojones”.

A las 14 horas de ayer domingo José Ramón Sandoval era un tío deshecho. Jodido. Sospecho que hasta llegó a pensar en la dimisión. Se tomó su tiempo para dar la Rueda de Prensa, quería tranquilizarse. Después de hablar claro delante de los periodistas, bajó las escaleras rumbo al vestuario acompañado de su Delegado, Miguel. Cuando éste le pegó un abrazo sincero, a Sandoval se le saltaron las lágrimas. Demasiada tensión acumulada, demasiadas emociones… demasiada MIERDA.

Su Majestad Míchel se quedó un buen rato charlando con los aficionados que estaban en Huesca. Uno de ellos, con los guantes de Cobeño en la mano, se dejaba la garganta animando a los futbolistas: “Vamos, chavales, hay que seguir, estamos con vosotros”. La hinchada del Rayo es tan especial que hasta respetaron la salida del estadio de Teresa Rivero, que abandonó el recinto acompañada por una de sus hijas. Otro de sus hijos, Javier, mandaba en ese momento un sms a Sandoval felicitándole por el esfuerzo de sus futbolistas. La contradicción llevada al extremo.

No sé dónde está el límite. Ayer se despidió Ángel, delegado del Rayo Vallecano B, después de 17 años en el club. No puede aguantar más. Necesita dinero. Su mujer también trabaja en el club. Ninguno de los dos cobra. Este tipo es tan grande que se ha ido sin hablar. Porque Ángel ama al Rayo Vallecano de Madrid. Me dicen los que le conocen de verdad que ha tenido detalles de honestidad hasta el último día. De esos que la gente no olvida, de esos que también hacen llorar.

No hay dinero. No hay liquidez. Ni para pagar a los futbolistas, ni para pagar a las futbolistas, ni para pagar a los entrenadores de cantera, ni para pagar a los empleados, ni para pagar a los árbitros (ayer no se le abonó el dinero al colegiado del Rayo B – Conquense), ni para pagar los viajes… No se le ha abonado ni un solo euro a “Najera”, la empresa que organiza los desplazamientos. 200.000 euros. Fuentes del Rayo apuntan a que la deuda total del club roza los 25 millones de euros. ¿Embargo a la vista?

Los juveniles están a punto de meterse en la Copa del Rey. Pues todo el mundo está deseando que no toque viajar a Canarias. Y si eso pasa ya pueden ir los padres preparando el dinero, porque si no sus hijos se quedan si la ilusión de jugar una competición tan importante. Esa es la realidad actual del Rayo Vallecano.

Y es que se puede ir al traste un proyectivo deportivo maravilloso, GIGANTESCO. Sólo hay que ver la clasificación de todos los equipos del Rayo, en todas las categorías. Se están perdiendo chavales que no se pueden fichar, y que deciden apostar por otros clubes de la Comunidad de Madrid. Ahora mismo el Rayo no puede contratar a nadie. A NADIE. En ninguna categoría. El aluvión de denuncias de ex jugadores y técnicos que no han cobrado ha provocado esta situación. Me cuentan que varios jugadores del equipo juvenil, una de las mejores generaciones que ha salido en Madrid en los últimos años, van a “emigrar” el próximo verano.

La afición del Rayo Vallecano se está moviendo, está en ebullición. Este miércoles puede ser un día importante. Se está cocinando una concentración masiva en el estadio dos horas antes del partido. Multitud de pancartas se van a colgar de las malditas vallas de Vallecas, que por fin van a servir para algo. El rayismo va a hablar. Y el rayismo lo tiene muy claro. El apoyo a los jugadores será máximo, incondicional. Tengo la certeza de que muchas miradas se van a girar al palco.

¿Dónde está el límite? ¿Aparecerá alguien dispuesto de verdad a hacerse cargo del Rayo Vallecano de Madrid? Algo se está moviendo, pero esos posibles inversores saben que los Ruiz Mateos van a pedir la deuda y más dinero. Y quieren un análisis exhaustivo de las cuentas del club. Es un cambio ciertamente difícil.

“Equipo y afición, unidos por un sentimiento”. Preciosa pancarta, maravilloso lema. 'Vallekanfield' va a hervir el miércoles. Un club de fútbol es una empresa, pero cuando afloran los sentimientos se convierte en una empresa muy “especial”. ¡Ah! ¡ Y que nadie olvide que ahora mismo el Rayo Vallecano está en Primera división!

Escrito por Carlos Sánchez Blas el 28/02/2011
 
 
Publicidad
 
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
 
 
 
 
Corporativo
 
       
       
         
         
Elgoldemadriz.com ::: El portal del fútbol modesto madrileño
© Copyright 2003-2013 | Aviso legal
Alojamiento web y dominios por SYNC.es