Publicidad
 
Síguenos en las redes sociales
Elgoldemadriz en Facebook
Elgoldemadriz en Twitter
Elgoldemadriz en YouTube
Elgoldemadriz.com
 
 
»
 
 
 
 
En la cocina del Rayo

Cuando hace unos días escuchaba y leía que el Rayo Vallecano cambiaría de propietarios esta misma semana me invadió el escepticismo. Yo mismo me dejé arrastrar por esa bola gigantesca de rumores, una bola peligrosamente embadurnada de filtraciones e intereses. A la hora de escribir estas líneas, el Rayo Vallecano de Madrid (ADRV para sus fieles seguidores) sigue siendo una empresa de la familia Ruiz Mateos.

Ésta es la semana más importante para el Rayo desde aquella previa al partido contra el Zamora. Así de claro. En el horizonte aparece la sombra del choque contra el Betis, rival directo para ascender a Primera. Combatirán los dos primeros, los dos mejores. Bajo esta premisa poco más hay que añadir en el plano deportivo. Pero ese Rayo-Betis es mucho más que un duelo futbolístico. Es seguir creyendo, mantener la fe, no permitir la invasión de la desazón, no hundirse, no comenzar a bajar los brazos. Todo eso.

“Estamos en el límite. Somos personas y esta situación es inaguantable. Son ya muchas semanas así. Nosotros estamos cumpliendo en el campo y sin embargo nadie habla con nosotros, nadie nos cuenta cómo están las cosas en el club. Es necesario un gesto, que alguien de la familia bajara al vestuario y nos explicara qué está pasando. Si perdemos el domingo me temo que el pesimismo puede imponerse en nuestro vestuario”. Palabras llenas de sentimiento que salen de la boca de uno de los futbolistas del primer equipo rayista.

No quiero escribir aquí que la plantilla ha cobrado. Porque a veces son peores las verdades a medias que las mentiras. No es exactamente así. El club ha destinado una parte del dinero que “dejó” Borja Gómez para pagar algunas deudas. Se ha repartido entre varios equipos y categorías. Un prorrateo en toda regla. Es un dinero útil para algunas personas que tienen sus finanzas al límite. Y se ha cogido porque todos sabían que si no se hacía, ese dinero tomaría el camino directo hacia Somosaguas. “Sabemos que es lo último que vamos a cobrar. No hay “pasta” para nada”, lamenta un empleado.

Y es que la realidad diaria del club es durísima, en algunos casos adquiere tintes surrealistas. Es verdad, no hay “pasta”. Pero no la hay ni para cosas básicas del día a día. Chavales de la cantera reciben broncas por dejarse una luz encendida en la Ciudad Deportiva. Empresas de limpieza, de autocares, hoteles… todos ellos son acreedores del Rayo Vallecano. Se han retirado pases habituales para los partidos de Vallecas para que béticos y no béticos puedan comprar más entradas, y así alimentar las escuálidas arcas rayistas. Un dinero que se utilizaría para financiar el siguiente viaje (Valladolid) y para cubrir gastos cotidianos del club franjirrojo. Adriana, una de las mejores jugadoras de España, se ha marchado del club porque “me da vergüenza que mi madre me esté pagando el piso”. “Hay compañeros que ya están muy justos para pagar el alquiler”, nos confiesa un futbolista. El primer equipo viajó durante 9 horas a Huelva, jugó, empató y se subió al autocar para viajar durante otras 9 horas a Madrid. Que le pregunten a la espalda de Delibasic. Ésta es la realidad del Rayo.  

¿Qué pasa con la venta? Pues que de momento no se concreta. A día de hoy, hay cuatro grupos interesados en el club. Uno de ellos lo encabeza Carlos González (noticia que adelantaron mis compañeros de Punto Radio), que en los últimos tiempos ha visto truncada su intención de adquirir el Mallorca, y también frustrada su carrera electoral hacia la zona noble del Bernabéu. Esta semana ha estado visitando la Ciudad Deportiva acompañado por una persona muy afín a los propietarios desde hace muchos años. Me cuentan que los Ruiz Mateos no se terminan de fiar de él. “Qué va, qué va, no sé de dónde ha salido esa información, pero yo no tengo ninguna intención de comprar el Rayo Vallecano”, le dijo Carlos González a este periodista hace dos semanas. A mí no me molesta que me mientan, lo que me fastidia es que me mientan cuando sé que me están mintiendo, que me la están “clavando” hasta el gaznate. Gajes del oficio. Más datos: Carlos González le ha pedido a José María Ruiz Mateos “exclusividad”, es decir, que la familia sólo negocie con él hasta que se tome la decisión final. Eso es imposible.

El domingo, Rayo-Betis. No son sólo 3 puntos. No hablamos sólo de deporte. No es sólo fútbol. Son sentimientos, estados anímicos. Espero que los medidores de fuerza y de fe de Vallecas encuentren niveles altos a las 23 horas del día 27 de marzo de 2011. Por cierto: sigo convencido de que Teresa Rivero acudirá al palco.

Escrito por Carlos Sánchez Blas el 23/03/2011
 
 
Publicidad
 
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
 
 
 
 
Corporativo
 
       
       
         
         
Elgoldemadriz.com ::: El portal del fútbol modesto madrileño
© Copyright 2003-2013 | Aviso legal
Alojamiento web y dominios por SYNC.es