Publicidad
 
Síguenos en las redes sociales
Elgoldemadriz en Facebook
Elgoldemadriz en Twitter
Elgoldemadriz en YouTube
Elgoldemadriz.com
 
 
»
 
 
 
 
Raro, raro, raro

Rayo Vallecano. 22 puntos. 2 por encima del descenso. Los mismos que Mallorca y Granada, 1 más que el Rácing, 2 más que el Villarreal, 4 más que el Sporting y 10 más que el Real Zaragoza, su próximo rival liguero. 1 menos que el Real Betis y 2 menos que la Real Sociedad. Bien. ¿O no? Desde el principio he defendido que la franja roja está para permanecer. Ése es el objetivo. Esa es la obsesión. Como sea. A toda costa. Pero percibo un “recoveco” extraño en toda esta “película”.


Superado ya el ecuador de la campaña, nos encontramos con un Rayo raro. Por muchos motivos. Por su trayectoria, en la que “Vallekanfield” no ha sido un estadio infranqueable. Los de Sandoval han perdido 6 partidos en casa, la cual han de visitar todavía el Madrid, el Barça y el Atleti. 3-1-6 es un balance pobre para el santuario vallecano (10 puntos de 30). El 3-3-4 forastero está cimentando la salvación del “Rayito”, que no ha caído a “territorio descenso” desde que arrancó la Liga. Un dato raro, ¿no?

Pues sí, un Rayo Vallecano raro, raro, raro. Una rareza que empieza por el que se sienta en el Palco, que en sus acciones, discursos e incluso gestos es un hombre muy raro. También es raro que el Consejo de Administración de un club de Primera División lo formen tres personas, dos de ellas con apellido común. Raro, raro, raro que “Don Administrador” sea el hombre que barra, friegue y saque brillo a la casa. Él decide también a qué hora llegan los niños los viernes por la noche, el canal que se pone en la tele y el color de los azulejos del baño. Ojo: tiene que ser así, pero no me negaréis que es raro.

Es raro que un mito de la franja roja como Michel (a sus pies siempre, “Su Majestad”) se quede fuera de las convocatorias cuando la plantilla es más corta que la minifalda de mi vecina. Raro que llegue un central inexperto, joven y sin rodaje cuando en tu filial tienes jugadores así y rodados que han colocado al “Mini Rayo” entre los mejores del fútbol de bronce.

Es raro que la “superzurda” de Piti no aparezca en los partidos. Me cuentan que a Sandoval se le ha agotado la paciencia con el “10” rayista y le va a relegar a la suplencia. Raro que al mínimo contratiempo se fiche al tercer portero del Atlético de Madrid para que sea ¿titularísimo? Bueno, esto último no es raro, la realidad es que el míster nunca se fió ni de Dani ni de Cobeño. ¿De verdad no vale con Cobeño e Ismael para el tramo final de la temporada? Incluso es muy raro que el otro día Vallecas se pareciera más a San Mamés que a Vallecas, a pesar del esfuerzo que hicieron los benditos hinchas franjirrojos. ¿Cuál es la intrahistoria de la invasión de “leones” del pasado sábado?

Todo es muy raro, hasta este artículo que estoy escribiendo, que es raro de “pelotas”. Por delante, 18 partidos para una salvación. Llegados a este punto, la fiel parroquia vallecana será esencial para transmitir a sus jugadores la necesidad de luchar hasta el final, de agarrarse a la salvación como haría el naufrago con su salvavidas en mitad del océano. Zaragoza es una buena ocasión para demostrar que ese sentimiento raro, intenso, inevitable por la franja roja es capaz de empujar a una plantilla mayoritariamente comprometida con el proyecto. Porque un Rayo Vallecano otra vez en Segunda División sí que sería raro, raro, raro.

Escrito por Carlos Sánchez Blas el 30/01/2012
 
 
Publicidad
 
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
 
 
 
 
Corporativo
 
       
       
         
         
Elgoldemadriz.com ::: El portal del fútbol modesto madrileño
© Copyright 2003-2013 | Aviso legal
Alojamiento web y dominios por SYNC.es