Publicidad
 
Síguenos en las redes sociales
Elgoldemadriz en Facebook
Elgoldemadriz en Twitter
Elgoldemadriz en YouTube
Elgoldemadriz.com
 
 
»
 
 
 
 
Inundaciones de miedo

El Leganés es un equipo que puede amanecer de noche y anochecer de día. Lo lleva siendo así toda la vida, es algo empírico. La conversación que comienza con un “vaya equipazo tiene el Leganés esta temporada” acaba derivando en gestiones anteriores y dirigentes argentinos. No hace falta irse tan lejos para saber que otrora esto era una francachela. Más saneados que antaño, el club aborda el objetivo prioritario del ascenso.


Otra meta es la de mejorar  una cantera remozada que goza de un prestigio que había visto mermado. Este año el club vuelve a tener en la máxima categoría posible un equipo en alevín, infantil, cadete y juvenil. Destacar la gran campaña que este último equipo hizo la pasada temporada y que varios de esos jugadores están certificando esta temporada en el Leganés “B”, que luchará por regresar a la Tercera División. Es un discurso que se vende fácil el de la cantera, pero sería muy cínico no recordar que los mejores años de la historia de este club pasaron por contar con canteranos en la nómina de la primera plantilla. Ya si queremos hacer un ejercicio de nostalgia podemos recordar en qué situación subió Duque al equipo.

¿Quiere esto decir que con canteranos otro gallo cantaría? Ni sí, ni no. Ese no era el tema que iba a abordar, simplemente quería hacer una mención a la actual junta directiva y empleados del club, que tras años de incertidumbre parecen haber encontrado un camino estable, el de trabajar desde la base. Lo complicado y preocupante es la precaria situación que vive el primer equipo. Los factores que lo desencadenan pueden ser varios, empezando por el pozo que resulta ser esta categoría. En el “Ensayo sobre la ceguera” de Saramago una de las protagonistas finge estar ciega para entrar en cuarentena con el resto de afectados y así seguir a su esposo.  ¿Es más ciego el que ve o el que no quiere ver?

En Leganés no somos ciegos, pero a veces no queremos ver. Sé que es un argumento difícil cuando te encuentras un punto por encima del descenso, pero dramatizar no mejoraría la situación, al contrario. No sé qué va a ocurrir el domingo ante el Castilla, no sé si Miguel Álvarez acabará dando paso a otro entrenador. No lo sé, las manijas del reloj dictarán sentencia.

Lo que no debe hacer el Leganés es desesperarse. No lo  hizo el Rayo y lo logró, y no lo ha hecho el Lugo de Setién que la pasada campaña se quedó con la miel en los labios. Solo trabajando y siendo humilde y realista se consiguen los objetivos. Quizá el Alcorcón y el Guadalajara tuvieron la suerte de cara en los momentos justos, pero no por ello deben dejar de ser un espejo para el resto. Aquí ya hemos vivido muchas situaciones estrambóticas, y es que como cantaban los norteamericanos The Killers,  “hemos visto todo, fogatas de confianza e inundaciones de miedo”.

Escrito por Aitor Fernández Rodríguez el 28/10/2011
 
 
Publicidad
 
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
 
 
 
 
Corporativo
 
       
       
         
         
Elgoldemadriz.com ::: El portal del fútbol modesto madrileño
© Copyright 2003-2013 | Aviso legal
Alojamiento web y dominios por SYNC.es