Foto: Francisco Javier Nieto.

Cuando en el minuto sesenta Nachete entraba en falta a Arroyo, a más de veinticinco metros de su línea de gol, pocos esperaban que esa acción fuese decisoria para el desenlace del encuentro. Borja se hizo con la pelota, la situó sobre el césped, y sin apenas tomar carrerilla zapateó el esférico, que impulsado por la bota del mediocampista se alojó en el ángulo derecho de la portería defendida por Nacho Gil con parsimonia, que no pudo hacer nada más que ver como se colaba en su arco. Golazo de los que no estamos acostumbrados a ver por los terrenos de juego de esta interesante Tercera División. 0-1 para los de Parla a falta de media hora para el pitido final.

Pero vayamos a cómo se desarrolló todo, cuando ya los prolegómenos del partido para los supersticiosos no hacían presagiar nada bueno para el Pozuelo, pues el Parla le cambió la dinámica de ataque al elegir campo, situándose los de Los Prados en la portería sur para que el Pozuelo atacara a la portería norte, cuando habitualmente los locales lo vienen haciendo de forma contraria, y es que la estrategia se nota hasta en estos pequeños detalles.

En los primeros instantes de juego, los discípulos de Chema Ramos estuvieron más dinámicos, y a poco de empezar Luis Carlos envió un pase largo a Juanito, que detuvo sin complicaciones Borrás, para después ser Álex Díaz el que enviaría el esférico por encima de la portería tras un lanzamiento de un golpe franco directo. A los cinco minutos, ya el Parla empezó a tocar con criterio el balón, y su delantero centro Matos, a poco más de siete minutos, ya gozó de la primera oportunidad para los de azul, pero su disparo flojo y colocado lo desvió Nacho Gil a saque de esquina. El lanzamiento desde el banderín volvió a remitir a la pelota a córner, y tras su centro de nuevo Matos estuvo a punto de remachar a gol, pero se lo impidió Nacho Gil.

Las escaramuzas de ambos equipos eran constantes, y las fuerzas estaban muy igualadas, aunque apenas había disparos entre los tres palos. Aún así, el ariete visitante estaba muy activo y consiguió cabecear el lanzamiento de una falta, pero la circunferencia se le escapó fuera de puerta. Las dos aficiones daban muestras de su presencia con sus cánticos, siendo quizás más numerosa en efectivos la parleña, que se mostraba muy crítica con el criterio arbitral en lo que iba de partido.

Chema Ramos colocó a sus discípulos defendiendo con cuatro jugadores, Pedro se convertía en el pivote-organizador algo más adelantado, en línea media tres futbolistas, y arriba, moviéndose por toda la delantera, Hugo y Luis Carlos. Jesús López situó un póker en línea defensiva, e intercalados hacia arriba dos organizadores, dos enganches, y dos delanteros.

En las faltas que les hacían a la A.D. Parla siempre ponía la pelota en juego Borja, como en el minuto veinte que centró para que despejara de puños el cancerbero local a la testa de Juanpe, que remató fuera pegado al palo. Luis Carlos, muy activo toda la mañana, en carrera se escapó de su marcador, penetrando en el área chica, obligando con su disparo seco y centrado a Borrás a realizar una gran intervención rechazando su chut. Vampi robaba un balón a Juanito en el centro del campo, y enhebraba una jugada con los delanteros azules, llegándole el cuero finalmente a Kity que se revolvió dentro del área rematando a puerta, estrellando el esférico en Nacho Gil que salió a tapar el disparo.

A partir del ecuador de esta primera mitad, el Parla, movido por Mario, se mostraba más intenso, jugando más en bloque, desbordaba casi siempre por velocidad a la defensa verderona, poniéndoles en peligro constante con sus arreones. Morato, que jugó de carrilero derecho adelantado, se sacó un centro que atajó el meta de casa, para que inmediatamente se produjera una jugada dudosa, cuando Borja, a saque de falta, colocaba la bola en el área pozuelera, y ante una melé de jugadores, Pizarro conseguía meter la cabeza y poner la pelota dentro de los tres palos, en un gol que celebraba la afición del sur, pero el colegiado indicó falta del central a Nacho Gil, no subiendo el tanto al marcador, ante la indignación de los hinchas azulones.

Los últimos quince minutos, el Parla intensificó su presión y Matos dispuso de alguna que otra ocasión de desnivelar el resultado, pero una y otra vez sus disparos a portería salían desviados. El peligro cambiaba de área, y poco después quien pasaba miedo era Borrás, cuando Álex Díaz hizo jugada por banda izquierda y en su centro el esférico golpeó en Pizarro, desviando la pelota, pero ahí estaba Borrás para impedir que el balón traspasara la línea de gol, a continuación en jugada rápida Kity lo intentó desde lejos deteniendo Nacho Gil.

A falta de un minuto para poner punto final a la primera mitad, se produjo una jugada dudosa en el área local, cuando Morato era entrado por Busto, cayendo el jugador visitante al césped, y cuando el Sr. González Oliva brazo en alto pitó y se dirigió al lugar de los hechos, la gran mayoría de los jugadores y espectadores pensaban que había señalado penalti a favor del Parla, pero no fue así, lo que hizo fue amonestar al número once de los de fuera, y falta a favor del Pozuelo, lo que volvió a indignar a los aficionados parleños, que criticaron la decisión del árbitro.

Tras el paso por los vestuarios, el Pozuelo salió presionando a los defensas a ver si robaban un balón y ponían en franquicia a los suyos, pero la zaga visitante superaba esa presión a las mil maravillas, y poco a poco el Parla volvió a tomar las riendas del juego, formando un bloque muy sólido, que le ponía las cosas muy difíciles a los verdes.

Borja volvió a poner el balón en movimiento a saque de falta, el cuero llegaba a las inmediaciones de Nacho Gil, y éste conseguía despejar sin mayores problemas. Poco después nueva infracción de los locales por entrada ilegal a Arroyo, y puesto el esférico en juego, como no por parte de Borja, lo remataba Juanpe enviándolo a las nubes.

Ramos iniciaba la ronda de sustituciones para intentar cambiar la inercia del choque, que se estaba complicando para sus intereses, aunque por lo que estábamos viendo en el terreno de juego, no iba a ser tarea fácil.

La jugada que decidió el encuentro sucedió prácticamente a falta de media hora para finalizar el partido, Nachete frenaba en falta a Arroyo, y le costaba la tarjeta amarilla, y en esta ocasión Borja no perdonó, lanzó un disparo colocado que se introdujo en las mallas de los del Valle de las Cañas por la escuadra. Un gran disparo y un gran gol, que ponía por delante a los discípulos de Jesús López Berdote.

El gol en contra espoleó a los verdes, que se decidieron a morir con las botas puestas, intensificando su derroche de energía por todo el campo, y arriesgando en consonancia su míster al apostar por una defensa de tres, colocando a Busto en la posición de lateral derecho, ocupando Kupen la parcela izquierda, y dejando a Nachete en su posición natural en el centro del campo, dispensándole de las tareas de defensa derecho que le está tocando desempeñar en los últimos encuentros. A todo esto se sumó el ingreso en el campo del goleador Cuéllar, y como siempre se notaba el pundonor del técnico de Hortaleza, que debió de pensar que si tenía que perder lo haría arriesgando para ganar, y lo demás ya no dependía de él.

En los minutos siguientes el Pozuelo tuvo varias oportunidades de marcar, primero fue Busto el que golpeó el balón para que se luciera Borras. Luego una jugada combinativa entre David y Luis Carlos que terminaba en saque de esquina, que se sacaba sin resultado positivo, pero sí que propició un contragolpe de los azulones que lograban desbaratar la exigua defensa verderona que finalmente consiguió enviar el cuero a córner.

Y el Pozuelo a lo suyo, Álex Díaz apareció y su remate fue a parar a los guantes de Borras. Falta a Luis Carlos, ponía el balón en movimiento Ángel, y la bola salió. Los de casa jugaban con tres defensas, un medio y el resto al ataque, más no se les podía pedir, pues acuciados por las circunstancias, con el paso del tiempo se les notaba cierto abatimiento, y es que una nueva derrota en su campo les podría poner mucho más cerca de los puestos de descenso. Lo siguieron intentando los chicos de Chema Ramos, logrando hasta tres saques de esquina seguidos, pero nada más que eso. En la última jugada, de los caseros Busto lanzaba un saque de banda en largo que no encontró rematador,

Camacho tuvo la oportunidad de dejar el partido finiquitada, cuando en un robo de balón su remate dentro del área se le escapó desviado a un palmo del poste izquierdo de la portería defendida por Nacho Gil.

Y el partido no dio para más, la A.D Parla se coloca en la mitad de la tabla y el Pozuelo al borde de los puestos de descenso.

POZUELO
Nacho Gil; Nachete (A), Barroso, Kupen, Busto; Pedro; Juanito (A) (Pitu 60´), Alex Diaz (A), David (A) (Cuellar 67´), Hugo (Ángel 60´), Luis Carlos.
PARLA
Borrás; Morato (A), Pizarro, Juanpe (A), Vampi (A); Mario, Borja; Kity (Yelos 81´), Arroyo (Cata 72´); Camacho, Matos (Martin 67´).
GOLES 0-1 Borja (61′).
ÁRBITRO González Oliva, Alberto. (1).
INCIDENCIAS Valle de las Cañas. Unos 200 espectadores.
Los Importantes 2018/2019
POZUELO
PARLA
3. 3. Borja
2. Barroso 2. Mario
1. Luis Carlos 1. Arroyo
E: Chema Ramos 1 E: Jesús López 2

LEAVE A REPLY

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.