Informa: Ismael Corregidor (Carabanchel, Madrid). | Foto: Gema Martín.

Primer punto de la era Paco Sáez para el Puerta Bonita. Un punto que de momento de poco les vale a los carabancheleros, que les sigue dejando sumergidos en la penúltima posición, a seis puntos de la permanencia. No mucho mejor es la situación de los rojillos, que si bien no ocupan puestos de descenso, tienen a un mundo (nueve) los de play off.

PUERTA BONITA
ALCALÁ

2

2

PUERTA BONITA
Roberto; Riaco (Paniagua 84’), Miguel Ángel (De Mesa 72’), Rubén Muñoz (A), Puertas; Antoñín (A), Nacho Sierra (A) (Jonathan 59’); Fer Ruiz, Auñón, Gorka; y Felipe
ALCALÁ
Juancho; Maikel, Juli Ferrer, Mancera, Sergio Hernández (A); De la Cuerda, Morato (Palacios 14’); Valcárcel (A), Iván Mateo, Koke (A) (Pedro 89’); y Lombán (Jairo 77’).
GOLES
0-1 Valcárcel (18’)
1-1 Gorka (68’)
1-2 Sergio Hernández (70’)
2-2 Felipe (87’)
ÁRBITRO
Barranquero Sánchez.
INCIDENCIAS
Antiguo Canódromo, unos 150 espectadores.
LOS IMPORTANTES 2015/2016
PUERTA BONITA
3
AUÑÓN
2
FER RUIZ
1
GORKA
E
PACO SÁEZ
2
ALCALÁ
3
2
SERGIO HERNÁNDEZ
1
JUANCHO
E
FRAN BLASCO
1
ÁRBITRO
BARRANQUERO SÁNCHEZ
2

Al partido acudían los complutenses con hasta seis ausencias (la mayoría en defensa), y cuatro futbolistas del filial, siendo titular uno de ellos (De la Cuerda). Por si fuera poco, antes de cumplirse el cuarto de hora, Morato tenía que marcharse lesionado, por lo que parecía pintar en bastos para los de Fran Blasco.

Pero la tristeza por perder un efectivo más duró poco. Concretamente cuatro minutos, que fueron los que transcurrieron entre la lesión del ex del Talavera hasta que Valcárcel logró el golazo del 0-1. El canterano rojillo recibió el balón cerca de la divisoria de ambos campos, escorado desde el perfil diestro según atacaba su equipo. Desde allí vio adelantado a Roberto y soltó un zapatazo que se coló al fondo de las mallas tras tocar en el larguero.

El gol no hizo cambiar el desarrollo del partido, que por otro lado fue prácticamente idéntico desde el pitido inicial hasta el tramo final. Ninguno de los dos equipos lograba hacerse con el control del balón, yendo éste sin mucho sentido de un campo a otro, creando más peligro y llegando más veces al marco contrario los porteños. Así pues, en el primer acto, Juancho salvó un mano a mano con Fer Ruiz y realizó otra gran parada ante Felipe, que anteriormente había desperdiciado dos ocasiones muy claras para empatar el partido.

El segundo tiempo fue más entretenido para el espectador. No es que el partido ganara en calidad futbolística, pero si al menos se vieron bastantes más ocasiones (sobre todo por parte local) y tres goles más. Los dos primeros llegaron en apenas dos minutos. Primero marcó un canterano del Alcalá para el Puerta Bonita, como es Gorka. El delantero se aprovechó de un fallo defensivo al recibir el balón en la frontal del área, y coló el esférico junto al palo diestro de Juancho, al que su estirada tan solo le valió para salir en la foto, puesto que el remate iba tan ajustado al palo que no llegó a interceptarlo. Dos minutos más tarde, Sergio Hernández puso de nuevo por delante a los alcalaínos, en una acción fabricada entre los laterales del equipo. Maikel, que por las bajas actuó en el lateral derecho, dobló a Mateo por ese mismo carril y centró desde la línea de fondo. A la altura del punto de penalti, Koke no acertó a rematar, cayéndole el balón al lateral izquierdo, que sin dejarla caer y según le vino soltó un zurdazo inapelabe para Roberto.

El tanto encajado no le hizo bajar los brazos a los de Paco Sáez, y aunque Sergio Hernández tuvo en sus botas de nuevo el tercer en un remate que se marchó rozando el palo, los porteños merecieron más. No tanto por fútbol, sino por las ocasiones que se fueron sucediendo del bando local. Rubén Muñoz estrelló el balón en el larguero en una acción a balón parado, mientras que Auñón vio como un defensa sacaba sobre la línea un centro-chut suyo, tras un centro de Fer Ruiz.

Al final fue tanto el cántaro a la fuente, que Felipe se aprovechó del resbalón de un zaguero para rematar sin oposición, haciendo el 2-2 y desquitándose así de las ocasiones malogradas en el primer tiempo. Faltaban tres minutos para el final del tiempo reglamentario, y los carabancheleros no se conformaban con el punto, pudiendo decantar la balanza Gorka en un remate en plancha al que no llegó por centímetros y sobre todo en la última acción del partido. Corría el minuto noventa y cinco, cuando Auñón estrelló el balón en el poste. El rechace fue a parar de nuevo al omnipresente Gorka, que vio como uno de sus ex compañeros volvía a despejar el balón sobre la línea. Tras esa acción, Barranquero Sánchez decretó el final del partido, quedándose desplomados sobre el césped los futbolistas locales, conscientes de que se les había escapado una ocasión de oro para sumar los tres puntos.

LEAVE A REPLY

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.