Un partido apoteósico. Eso se esperaba en Vallecas tras una primera parte de ensueño, de saber cómo hacer daño a un rival que apenas oponía resistencia y estaba completamente entregado en todo lo que le proponía su contrincante. Pero la segunda parte dio un vuelco a la situación, y las sensaciones se volvieron en contra, con un amago visitante de remontar el partido, que quedó finalmente en nada tras el gol final de Embarba. Una tortura a la vallecana bien resuelta por el conjunto de Míchel.

Y es que desde los minutos iniciales, el Rayo Vallecano salió completamente dominador, pasando por encima de su rival, moviendo con muy buen criterio el balón…, hacer eso frente al Valladolid, un equipo entre los primeros clasificados, no es precisamente fácil. Un buen aviso de lo que esperaba al conjunto pucelano, llegó a los 7 minutos tras un mano a mano de Embarba tras recibir un pase de Trejo; era el 1-0. A partir de ahí, los franjirrojos trataron a su oponente como a un juguete, un instrumento al que dominar fácilmente y hacerle sufrir con cada acción de desborde en banda, pases interiores… Y pronto llegó el segundo gol del encuentro, donde Trejo tuvo que esperar a un rechace para poner más ventaja en el marcador. La sentencia definitiva, que pudo llegar bastante antes, fue de penalti anotado por De Tomás a falta de 5 minutos para el descanso. 3-0 y partido resuelto… O eso parecía.

Porque para el segundo acto, Luis César introdujo dos cambios que dieron oxígeno al equipo, y entonces los locales pasaron de tratar a su rival como una marioneta, a intentar jugar con él a la ruleta rusa; en el primer disparo del Valladolid, la bala sí estaba en el tambor y Óscar Plano recortaba diferencias en apenas 5 minutos. A partir de ese instante, los nervios jugaron una mala pasada a la escuadra vallecana, que tuvo la suerte de que en cada disparo, la bala esquivase un segundo tanto pucelano que hubiese puesto patas arriba un encuentro bastante resuelto en la primera mitad. Así fue como Míchel tuvo que recomponer a su equipo, introdujo cambios tácticos en su dibujo inicial, para acometer las embestidas de un rival que había crecido y mucho tras el paso por vestuarios.

A falta de cinco minutos para el final, y con los locales moderadamente seguros en defensa, llegaría la sentencia definitiva para los franjirrojos, en una nueva carrera de Embarba a portería que, al igual que en el primer gol, supo definir en el mano a mano con Masip. Fue el final del partido, el golpe mortal a un Valladolid que salió claramente derrotado por un Rayo Vallecano que esta vez sí supo imponer su tortura vallecana.

RAYO VALLECANO
Alberto García, Baiano, Velázquez, Dorado, Álex Moreno, Fran Beltrán, Santi Comesaña (Cerro 85´), Embarba, Unai López, Trejo (A) (Diego Aguirre 83´), De Tomás (Ba 68´)
VALLADOLID
Masip, Ángel (A) (Hervías 75´), Kiko Olivas, Antoñito, Deivid, Borja Fernández, Luismi (Míchel 46´) (A), Ibán Salvador (A) (Villalibre 46´) (A), Villa, Óscar Plano (A), Mata
GOLES 1-0 Embarba (7´); 2-0 Trejo (15´); 3-0 De Tomás (penalti) (41´); 3-1 Óscar Plano (50´); 4-1 Embarba (85´)
ÁRBITRO Milla Alvéndiz, colegio andaluz
INCIDENCIAS Estadio de Vallecas, unos 9.100 espectadores

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre