Justa victoria del filial rayista, en un partido que tuvo dos mitades muy diferenciadas. La primera se caracterizó por el equilibrio y el respeto de los dos equipos; mientras que la segunda fue mucho más movida y entretenida, con veinte minutos locos en los que se vieron cuatro goles.

GALERÍA | Las mejores imágenes del partido, haciendo clic aquí.

Como decimos, el primer tiempo fue soso. Con los dos equipos anclados en la mitad de la tabla, sin necesitad de puntos, salieron los dos equipos sin prisas. Los llamados minutos de tanteo, se puede decir que prácticamente duraron todo el primer tiempo, aunque el planteamiento de los dos equipos quedó muy marcado desde el inicio. Los locales, que volvieron al sistema con tres hombres atrás, tenían el balón y llevaban la iniciativa, con mucha movilidad entre todos sus futbolistas. Cembranos dio total libertad a sus futbolistas, que rara vez permanecían anclados en un puesto fijo, salvo los tres de atrás y los dos delanteros. El resto se iban alternando, según iban moviendo un balón que era totalmente suyo. Enfrente, la idea del Pinto era clara, aguantar bien atrás, estando bien plantado sobre el césped con su 4-2-3-1 habitual. Sin conceder errores, presionando bien en campo propio, jugando más directo, aunque sin renunciar al balón.

Curiosamente, a pesar de estos planteamientos, las pocas ocasiones que se vieron en la primera mitad, eran rojinegras. Aunque el filial tenía el balón y lo movía con criterio y cierta velocidad, no era capaz de superar el entramado defensivo pinteño. De este modo, al contragolpe, intentaron marcar siempre desde fuera del área Raúl, Pablo Iglesias y Viáfara; probando al cancerbero tan solo el ex del Tres Cantos. Sin embargo, a la primera clara que tuvieron los rayistas (algún centro se paseó sin finalizar), se adelantaron en el marcador. En un centro lejano desde la derecha al segundo palo, lo devolvió Alberto al primero, para que Oliva con un gran cabezazo, alojara el balón en el fondo de la portería cerca de la escuadra.

El tanto no cambió el desarrollo del juego. El Rayo B tenía el balón, pero se veía poco sobre el césped. Las ocasiones no llegaban, y cuando todo apuntaba al 1-0 al descanso, los visitantes lograron igualar la contienda. A tres para el final, Nacho Sáinz botó una falta directa cerca de la frontal del área, que se coló entre la barrera, entrando junto al palo sin que Dani Merino pudiera hacer nada para evitarlo; llegándose así al descanso.

Tras el paso por vestuarios, el partido se volvió loco. A los tres de la reanudación, se adelantaron los de Álvaro García, de nuevo a balón parado. Nacho Sáinz botó una falta desde el perfil diestro al segundo palo. Por allí cabeceó Víctor Martínez hacia el primero, asistiendo a su compañero del centro de la zaga y tocayo Higuera, que libre de marca hizo el 1-2.

Se las prometían muy felices los rojinegros, pero la alegría les duró poco. Concretamente, cuatro minutos, que fue lo que tardó en igualar de nuevo el partido Sergio Moreno, al rematar un centro desde la izquierda de Pipe Sáez. El gol fue la chispa que necesitó el filial, para darle una marcha más al encuentro y un paso al frente. Los de Luis Cembranos se volcaron sobre la portería de Roberto, ante la que comenzaron a crear peligro. Alberto y Carrasco pudieron adelantar antes de la hora de partido de nuevo a los franjirrojos; siendo éste último el que acabara poniendo por delante a los suyos cumplida la hora de partido. El pichichi rayista se aprovechó de un rechace de Roberto dentro del área chica, para hacer el 3-2, con el que el filial remontaba de nuevo el partido. Pero no quedó ahí la cosa, puesto que tres minutos después el propio Carrasco era derribado dentro del área, decretando Cardero Arranz la pena máxima sin dudarlo. El encargado de materializarla fue Sergio Moreno, que engañando a Roberto, hizo el cuarto con un disparo a la izquierda del meta, cerca del palo.

Con el 4-2 el partido bajó de revoluciones. Álvaro García agotó los cambios pasando a jugar con un 4-4-2, buscando un fútbol más directo, tratando de forzar la heroica, ante un Rayo B que jugaba con más pausa. Con dos goles de renta, los vallecanos le metieron formol al partido, durmiéndolo. El que no pasaran cosas, era beneficioso para los rayistas, que seguían llevando el peso del partido. Aunque no se puede decir que fue un tramo de final aburrido, si que fue menos entretenido que todo lo visto anteriormente, debido a la falta de ocasiones y de goles. Además, los pinteños jugaron los últimos diez minutos (cinco del reglamentario y los cinco del descuento), al ser expulsado Raúl por doble amarilla, tras entrar en el terreno de juego sin permiso del colegiado. Pero la inferioridad numérica visitante no se notó, puesto que todo el pescado estaba vendido; y aunque los rayistas tuvieron algún acercamiento para hacer el quinto, el marcador no se volvió a mover.

GALERÍA | Las mejores imágenes del partido, haciendo clic aquí.

RAYO B
Dani Merino; Luis Aguado, Martín, Meseguer; Alberto (Migallón 86’), Ángel (A), Pipe; Javi Rubio (A), Oliva (Ketu 67’), Sergio Moreno y Adrián Carrasco (Guille 74’).
PINTO
Roberto; Fran, Higuera (A), Víctor Martínez (A), Iván González; Nacho Ssainz, Pablo Iglesias; Sergio Jerez (Iván Gil 64’), Chaves (A) (David Amorín 67’), Raúl (AA 85’); y Viafara (Ismael 67’).
GOLES 1-0 Oliva (25’); 1-1 Nacho Sáinz (42’); 1-2 Higuera (48’); 2-2 Sergio Moreno (52’); 3-2 Adrián Carrasco (63’); 4-2 Sergio Moreno (penalti) (67’).
ÁRBITRO Cardero Arranz (1). Expulsó al técnico visitante, Álvaro García, una vez que había terminado el partido.
INCIDENCIAS Ciudad Deportiva Fundación Rayo Vallecano, campo 4. Unos 250 espectadores.
Los Importantes 2018/2019
RAYO B
PINTO
3. 3.
2. Sergio Moreno 2. Nacho Sainz
1. Meseguer 1. Higuera
E: Luis Cembranos 2 E: Álvaro García 1

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.