La pretemporada continúa y los de Antonio Iriondo siguen mostrando su mejor versión a pesar de estar montando un equipo prácticamente nuevo. El empate a tres goles frente al Toledo, y la victoria sobre el Burgos ofrecían buenas sensaciones de cara a afrontar otro duelo complejo, el que les medía al Mallorca. Por nombres y potencial los de Vicente Moreno partían como favoritos pero tuvieron que remar, y mucho, para doblegar a los majariegos.

El duelo empezaba con intercambio de llegadas y con ambos cancerberos salvando los disparos de Alex y Francis. Poco después, Salcedo volvía a sacar otra situación complicada tras una jugada de estrategia botada por Nestor y rematada por Núñez. Los madrileños supieron aguantar el arreón inicial de los rojillos y poco a poco la pelea se trasladó a la zona ancha. Daba más sensación de peligro el Majadahonda y lo ratificó Jeisson en el ecuador del primer acto con un zapatazo potente desde la frontal que se colaba tras tocar en un defensa. La presión daba sus frutos y el intento de respuesta de los visitantes se diluyó poco después gracias al mismo protagonista. Tras una sucesión de saques de esquina, en el tercero, Jeisson fue más listo que su par  y le ganó la posición para conectar un soberbio cabezazo en el primer palo que se colaba por la escuadra.  Dos goles de diferencia y sensaciones negativas para los de Moreno en el aspecto ofensivo. Salcedo se había convertido en un muro insalvable para ellos a pesar de que Bryan se esforzaba para ponerlo a prueba. Sin novedades a pesar de los intentos,  los locales cerraban el primer acto con una clara ventaja en el marcador.

La situación varió bastante en la segunda parte con los cambios visitantes. La irrupción de Lago Junior, Cedric y Pol Roigé alimentó a un equipo falto de llegada y les otorgó una nueva dimensión en el plano ofensivo. Tres jugadas de corte similar entre Lago y Cedric inquietaban, y con razón,  al Majadahonda porque era muy complicado frenar la velocidad de los rojillos. También Roigé mostraba su mejor versión y no dudó en ponerle un balón de gol a Cedric tras una falta. Rapidez en el saque ante la defensa descolocada y el ariete, pichichi de su equipo en pretemporada, no perdonó. Se recortaban diferencias y aumentaba la incertidumbre local. Sin duda, los madrileños acusaron el golpe y no pudieron reaccionar ante otro gran despliegue físico del interior del Mallorca. Pol pugnó por una pelota imposible, la ganó y sirvió al corazón del área para que Cedric anotase de tiro potente desde el interior del área el segundo de su cuenta.

Seguía intentando mantener el tipo el conjunto de Iriondo pero los bermellones habían percibido dudas y querían cerrar el partido cuanto antes. Lo consiguió Lago en una cabalgada espectacular por la izquierda, tras irse de todos en velocidad cruzó a la perfección para volver a batir a Salcedo. Consumada la remontada continuaron los escarceos en área local pero el marcador ya no volvería a moverse. Lo último reseñable del partido lo firmaba Berodia con un lanzamiento desde su propio campo que pilló a Reina adelantado y terminó golpeando en el larguero. Espectacular epílogo a un partido entretenido en el que cada conjunto dominó una parte pero cumplió con creces sus objetivos: afinar a los equipos de cara al arranque liguero. Los majariegos siguen dejando buenas sensaciones y, después de lo visto, auguran que serán un grupo complicado de batir porque las incorporaciones están respondiendo y poco a poco Antonio Iriondo está consiguiendo armar un conjunto práctico y eficaz.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre