“Hay días en que uno está para nada”, esto es lo que debió de pensar el entrenador de los de Boadilla, Fran Garrido, cuando el colegiado del encuentro Sr. García Padilla pitó tres veces señalando el final, y seguro que la hinchada sanagustinera dio las gracias a la Virgen del Pilar por el resultado conseguido.

El Internacional de Madrid salió a quedarse con el balón desde el principio, y lo hizo, pues tuvo la posesión del esférico la mayor parte del tiempo, y de las botas y cabezas de sus jugadores salieron la gran mayoría de las ocasiones de marcar, quedando las maderas resentidas por algunos de los balonazos que recibieron.

Sin que sepamos el por qué, el encuentro se inició dentro de un amplio despliegue policial en el Campo de San Agustín de Guadalix, donde se concitaron dos equipos con diferentes objetivos. Por un lado, los de casa más orientados a luchar por mantener la categoría, y por otro, los de fuera a conseguir un puesto de play off.

Rodolfo Urías mantuvo básicamente el bloque de los últimos partidos, con la variante de Losa como delantero centro, planteando una línea defensiva de cuatro, tres jugadores de medio campo, y un trio atacante muy abierto a las bandas. Francisco José Garrido situó a los suyos en un póker defensivo, un organizador, Tello, más retrasado que sus dos compañeros del centro del campo y tres atacantes muy peleones.

Desde el inicio, los que vestían de rojo y negro, liderados por Tello, decidieron jugar al toque, y en los primeros minutos ya habían botado dos saques de esquina. Los de uniforme blanco con detalles verdes, dispusieron de una gran ocasión de marcar en esos primeros compases, cuando tras una larga jugada de sus delanteros, el balón le llegaba a Carracedo, que regateó a su marcador en el área y dio el “pase de la muerte”, despejando la defensa visitante a córner. Como resultado del mismo Jonhy gozó de una extraordinaria ocasión de inaugurar el marcador, pero su disparo “mordido” lo detuvo Santi.

Y lo que tiene el fútbol, cuando más intenso era el dominio del Internacional, en un saque de banda del San Agustín en la mitad del campo contrario, puso la pelota en largo Cuevas por alto, llegando el balón a la cabeza del “tanque” Losa, que la peinó al segundo palo, donde apareció como una exhalación Jonhy, rematando de volea con su pierna derecha logrando un golazo.

El Internacional encajó bien el gol en contra, apelando a lo que decía el entrenador inglés Bobby Robson “los primeros 90 minutos son los más importantes”, y seguían a lo suyo. A punto estuvieron de empatar el encuentro, si no hubiera sido por la mano prodigiosa de Farrux, que se interpuso en la trayectoria del disparo que hizo Juanito, despejando el balón a córner tras golpear en el travesaño.

Desde que se puso por detrás en el luminoso, el Internacional fue el que gozó de las más y mejores oportunidades, como en los minutos 26 y 28, cuando primero Gustavo remató de cabeza alto, y poco después Kofi disparó a puerta desde fuera del área, saliendo el esférico rozando el poste.

Urías tejió una tela de araña en el centro del campo que maniataba a los centrocampistas contrarios, dejándoles sin apenas espacios para desenvolverse, obligándoles a abrir el juego por las bandas, y el único peligro de los suyos procedía del juego que desplegaba Jonhy por banda izquierda, que cuando cogía el balón enfilaba dirección a la portería contraria, ganándole casi siempre la partida a su marcador Robles.

El Internacional seguía con su fútbol-control acercándose a los aledaños de Farru, y así a falta de ocho minutos para irse a los vestuarios, sus jugadores reclamaron un penalti por presunto empujón en el área a Rivero, que el árbitro no consideró que fuese merecedor de la pena máxima.

En estos instantes finales, Tello le dejó un balón a Gustavo, y esté, libre de marca, pegó un zapatazo que salió fuera cuando lo más fácil hubiera sido marcar. Minutos después Herrero, con hambre de balón y de gol, le quitó el lanzamiento de una falta a Pina, cuando éste se dirigía a botarla, saliendo el cuero muy alto por encima del travesaño.

Urías, al inicio de la segunda parte y para disputar los últimos 45′, cambió de organizador y puso en liza a Miguelón en sustitución de Acuña, y el juego, al menos de momento, se hizo un poco más fluido, aunque el Internacional seguía buscando el gol con todos sus efectivos. Jaquad estuvo a punto de conseguirlo, cuando tras un centro de Herrero remató a puerta de cabeza, estrellando el esférico en la base del poste.

El míster del San Agustín insistía en ampliar el campo, dando amplitud a sus extremos, Carra y Jonhy, a los que situó totalmente pegados a la banda. Aunque la insistencia del Internacional llegado el cuarto de hora de la segunda mitad tuvo su premio, y fue como consecuencia de un saque de esquina que puso en juego Herrero al centro del área, que remató Moyano de cabeza viniendo desde atrás como un torbellino, igualando la contienda.

El cambio de Dani por Pina en el Inter funcionó como revulsivo, pues el exjugador del Pozuelo no tuvo su día, y sin embargo Dani dinamizó con su entrada el centro del campo, poniendo más peligro en el área de los locales.

Rodolfo Urías reaccionó al cambio y al gol encajado, y no vio más solución a lo que estaba sucediendo en el terreno de juego que colocar una defensa de cinco, que al menos le permitiera conseguir un valioso punto, y si se “pescaba” algo más al contrataque, mejor que mejor.  Así pues, Jime se posicionó como tercer central, y el único y exclusivo peligro eran las contras, que casi siempre tenían la marca del 7, Jonhy, que lo intentaba una y otra vez.

El Inter seguía marrando oportunidades, pero hoy no era su día, y la Virgen del Pilar, en esta festividad de La Hispanidad, se puso del lado de los de San Agustín, y con eso no pudieron ni Gustavo, ni Kofi, ni Juanito, que tuvieron muchas oportunidades, pero no acertaron a dar la vuelta al partido.

Y casi sin que el partido diera para más, lo que son las cosas, pudo desnivelarse la contienda, pero a favor del San Agustín de Guadalix, merced a una jugada trenzada por Jonhy, Kine y Lacaba, que remató estrellando el balón en el lateral de la red.

S.A. GUADALIX
Farru; Cuevas, Koke, Mario, Kine; Fran, Acuña (Miguelón 46′) (A), Jime; Carracedo (Jorge 81′), Losa (Lacaba 75′) y Jonhy
INTER DE MADRID
Santi Canedo; Robles, Moyano (A), Jaquad, Herrero; Gustavo (Jorge 88′), Tello, Pina (Dani 58′); Kofi (Jesús 74′), Rivero y Juanito (A).
GOLES 1-0 Jonhy (19′); 1–1 Moyano (59′).
ÁRBITRO García Padilla. (1).
INCIDENCIAS Estadio San Agustín de Guadalix. 26º de temperatura. Unos 200 espectadores.
Los Importantes 2017/2018
S.A. GUADALIX
INTER DE MADRID
3. 3.
2. Jhony 2. Herrero
1. 1. Dani
E: Rodolfo Urías 1 E: Fran Garrido 2

 

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre