Un dominio claro de los de Diego Montoya desde los primeros minutos es lo que se vio sobre el terreno de juego, a pesar de que viniesen de sufrir la eliminación de la Copa del Rey en Cornellá hace 3 días. Y para los que piensen que se podía achacar el desgaste físico, en ningún momento se notó sobre el terreno de juego, a pesar de las elevadas temperaturas que hicieron que los jugadores se acercaran constantemente a la línea de banquillo a hidratarse.

Las llegadas del Sanse hacían que la posesión de balón del Fuenlabrada fuera mínima y no fuesen capaces de crear jugadas combinadas para llegar a línea de gol. La primera ocasión del encuentro la tuvo Pichín, quien tras un disparo desde dentro del área y rechazado por la defensa a córner, provocó el primer gol de la mañana, en un saque de esquina botado en corto para que el propio Pichín, caracoleando en el área, batiese a Ismael, que nada pudo hacer.

Las ocasiones que intentaba crear el Fuenlabrada venían en centros al área pequeña, fáciles de bloquear para Raúl Moreno y de despejar para la defensa local. Y fruto del dominio que poseía el Sanse y la intención de que no llegase el segundo al marcador, la defensa visitante provocó una falta al borde del área imparable para Ismael, tras el disparo a la escuadra del nuevo fichaje Sergio Ortíz, que limpió todas las telarañas, subiendo así el segundo al marcador.

La mayor parte de las ocasiones de gol tenían tintes locales, sintiéndose más cómodo el Sanse en el terreno de juego. Por su parte, los azulones aprovecharon un rechace en el área de la defensa para hacer su único gol en el partido por mediación de Velasco.

Antes de que acabase la primera mitad, era Mancebo quien, tras una jugada de Fer Ruiz por la derecha, tuvo el tercer tanto en su cabeza, pero se fue alto. Era entonces cuando el Fuenlabrada parecía que llegaba más a puerta, teniendo que actuar un par de veces Raúl Moreno para evitar el empate que lo tuvo Iribar, estrellando el cuero en la madera.

Ya en la segunda mitad, los de Vinjic salieron a por todas, generando más peligro que el Sanse. El entrenador visitante movió su banquillo, metiendo a sus hombres arriba en busca del gol. Los de Matapiñonera apovecharon esos espacios que iban generando en las jugadas de ataque para que Mancebo, tras un pase medido de Javi Navas, se quedase solo ante Ismael y le batiese por un lado haciendo el 3-1.

La incorporación al terreno de juego de Javi Navas y Negredo fue lo más acertado del encuentro, ya que el equipo contaba con cuatro hombres en la delantera, lo que provocó el cuarto gol del encuentro con una templanza desmedida de Javi Navas, quien sin temblor en las piernas y sin perder de vista el esférico, batía con una vaselina magistral a Ismael.

No habían terminado de celebrar la victoria la afición local, cuando de nuevo tuvo que levantarse para celebrar el quinto gol, esta vez obra de Negredo, en una contra mandando el cuero entre las piernas del portero.

Pudo haber un sexto gol de Negredo para los de Diego Montoya, pero la defensa visitante evitó que el balón acabase en el fondo de la red despejando bajo palos, terminando así el primer derbi madrileño con un claro vencedor.

  1. SANSE Moreno, Moyano, Pipe , Rangel, Sergio, Arroyo, Dani Pichín, Arranz, Fer Ruiz (Negredo 75′), Mancebo (Lluch 82′) y Sergio Ortiz (Javi Navas 60′).
    FUENLABRADA Ismael, Iribas, F. García, Chica, Pavón, Candela, Molinero, Ruben Sanz (Cristóbal 60′), Cervero (Luis Milla 60′), Dioni, Velasco.
    GOLES 1-0 Dani Pichín (9′); 2-0 Sergio Ortiz (18′); 2-1 Velasco (31′); 3-1 Mancebo (68′);
    4-1 Javi Navas (76′); 5-1 Negredo (79′)
    ÁRBITRO Conejero Sánchez, del colegio extremeño.
    INCIDENCIAS Nuevo Estadio Matapiñonera, 400 espectadores.
  2. Los Importantes 2016/2017
    SANSE FUENLABRADA
    3. Mancebo 3.
    2. Toni Arranz 2.
    1. Rangel 1.
    E: Diego Montoya 2 E: Josip Vinjic 1

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre