Todo sigue igual a una jornada menos para el final, es decir, el Santa Ana mantiene los seis puntos de ventaja con el descenso, mientras que dos son las unidades que separan al Trival Valderas de caer a Preferente. Ambos se midieron en Fuencarral con un empate a uno que no deja demasiado satisfecho a ninguno.

Lo más destacado en cuanto a acciones próximas a las porterías sucedió en la segunda mitad, y es que se notaba cierto miedo a perder. En general, hubo pocas oportunidades durante un partido en el que los artilleros de ambos conjuntos estuvieron bien tapados, sobre todo Álvaro, al que se le vio algo apático antes del descanso pero mucho más participativo tras el mismo.

Palacios, por su parte, empezaba desde el banquillo. Sin duda, sorprende la decisión de Momo, ya que, de hecho, es su primera suplencia este ejercicio. Así pues, los alcorconeros jugaron con Santurino de ‘falso nueve’, que a la postre sería el autor del empate trivalero. El ex de Pozuelo o Ínter de Madrid estaba acompañado en el ataque por Diego —canterano santanero— y Raúl, hombres a los que los mediocentros buscaban a la espalda de la defensa local.

Hasta el ecuador del primer periodo se vio poco cerca de Álex Caballero y Ángel, prácticamente dos espectadores más. Todo se basó en el centro del campo, donde empezaron mejor los amarillos con más posesión, sin embargo, el Trival poco a poco también fue adueñándose del esférico. En cualquier caso, había imprecisiones en tres cuartos de campo.

Hasta el pitido final de los primeros cuarenta y cinco minutos apenas cabe destacar por el Santa Ana dos tiros desviados de Fabio, mientras que en el conjunto de La Canaleja una buena acción de Diego, que obligó a intervenir a Álex Caballero, y un remate de Raúl que se perdió a la izquierda del arco. Además, Nogueira se llevó un golpe de Toño —vio amarilla— en un salto aéreo que provocó que el centrocampista tuviera que jugar con un apósito en la nariz.

Ya tras el regreso de vestuarios sí se presenció un encuentro más divertido para los pocos espectadores que se dieron cita en el Polideportivo de Santa Ana. Tanto que ni cinco minutos se cumplieron para que llegara el gol que abría la lata. Fue Álex, que en la anterior jugada disparó fuera después de una buena internada de Alvarito. En esta ocasión, el ’11′ local se fabricó él solo el 1-0. Presionó a Mario, le robó la cartera y batió con la derecha a Ángel.

Momo no esperó más para dar entrada a Palacios, pero los que amenazaron con el gol fueron los amarillos, Álvaro concretamente, que cayó en el área en un lance con Héctor Galiano. El central rojiverde se lanzó al suelo para intentar evitar el 2-0 y derribó al pichichi de la Tercera madrileña, no obstante, el árbitro, Basilio Puerta Sánchez, entendió un piscinazo que solo apreció él, y es que hasta miembros del cuerpo técnico del Trival Valderas reconocieron el penalti. Además, Álvaro fue amonestado.

El partido no daba tregua y respondían los visitantes con un tiro acrobático de Santurino que despejó Kaoê casi bajo palos. Pudo ser 2-0, 1-1… y de nuevo 2-0, ya que Álvaro, bastante apagado en la primera mitad, se marchó en velocidad de Mario y estrelló su remate en el poste. Eso sí, Ángel desvió lo justo para negar el decimosexto tanto al ariete santanero.

Santurino tenía el turno de réplica y, ahora sí, no perdonaba. Gran testarazo del delantero trivalero imponiéndose a Toño a la salida de una falta lateral. El empate supuso un jarro de agua fría para el Santa Ana, que prácticamente se había visto con una ventaja de dos dianas. No solo no disfrutó de ella, sino que Santurino no se quedó muy lejos de dar la vuelta al marcador tras dejada de Palacios.

El Santa Ana —ni el Trival— tuvo realmente el control del encuentro, que se convirtió en algo caótico y loco en las postrimerías del mismo, con demasiados errores en los pases quizá fruto del cansancio. Desde el 1-1 hasta el pitido final no hubo muchas oportunidades claras, aunque Álvaro lo probó desde la frontal con un disparo que no sorprendió a Ángel. Los amarillos acabaron con diez hombres por la lesión en el tiempo añadido de Raúl Aguilar, que se suma a Ortiz —éste por cumplir ciclo de tarjetas— en la lista de bajas para el derby frente al Adarve. Por otro lado, Javier Marinas hizo debutar a Txirla, inscrito en enero y que no disputaba minutos oficiales desde el 5 de junio, cuando los santaneros lograron el ascenso a Tercera.

El reparto de puntos no contenta demasiado ni a unos ni a otros. Aunque ambos conservan la distancia de seis y dos puntos, respectivamente, con la zona roja, con el Alcobendas-Levitt, han desaprovechado una buena oportunidad para aproximarse al objetivo, y es que en una semana el Santa Ana visita al segundo —Unión Adarve— y el Trival Valderas recibe al líder —Móstoles—. Aun así, este empate sirve a los de Marinas para seguir sumando en su feudo (cuatro jornadas seguidas) y a los de Momo para cortar una mala dinámica fuera de La Canaleja, donde no arañaban al menos una unidad desde el 8 de enero.

  1. SANTA ANA
    Álex Caballero; Kiko, Raúl Aguilar, Kaoê, Ortiz (A); Álex, Toño (A) (Txirla, 71′), Mani; Alvarito (Guillermo, 88′), Fabio (Carracedo, 68′) (A), Álvaro (A).
    TRIVAL VALDERAS
    Ángel; Juanan, Mario, Galiano, Miguel (A); Mínguez, Nogueira (Rafa, 79′), Cruz; Diego (Álex, 62′), Raúl (Palacios, 51′), Santurino.
    GOLES 1-0 Álex (50′); 1-1 Santurino (67′).
    ÁRBITRO Puerta Sánchez (0).
    INCIDENCIAS Polideportivo de Santa Ana, unos 60 espectadores.
  2. Los Importantes 2016/2017
    SANTA ANA
    TRIVAL VALDERAS
    3. - 3. -
    2. Álex 2. Santurino
    1. Mani 1. Mínguez
    E: Javier Marinas 1 E: Pablo Fernández “Momo” 1

1 comentario

Dejar respuesta