Cuchillo (izquierda) junto a su compañero Yuma (derecha).

Hijo de un jugador famoso, ahijado de un ángel de la guarda y padre de una nena que le hace sonreír.

Cuchillo (izquierda) junto a su compañero Yuma (derecha).
Cuchillo (izquierda) junto a su compañero Yuma (derecha).

Cuando tecleé “Cuchillo futbolista” en Google me encontré con un montón de enlaces a un jugador ecuatoriano nacido en 1971. Ángel Oswaldo Fernández, apodado el “Cuchillo” Fernández, un conocido futbolista allí que disputó con su Selección el Mundial de Corea y Japón en 2002. Este Cuchillo es el ídolo de nuestro Cuchillo (Roberto Carlos Díaz Gonzabay), 20 años más joven y actual jugador del Puerta Bonita. Es su ídolo… y es su tío. “Una de las personas más importantes en mi vida, desde pequeñito me ayudó porque mis padres no podían. Le prometí que si alguna vez llegaba a ser futbolista me apodaría igual que él”. Promesa cumplida. Porque Cuchillo ya es futbolista. Un futbolista con un cuento detrás. Un cuento con amor, fe, buenas personas que se cruzan en el camino y muchos sueños. Sólo falta un final feliz.

Elgoldemadriz: ¿Tu primera entrevista con un medio de comunicación?
Cuchillo: No, será la quinta o la sexta.

Elgoldemadriz: Así que ya te sientes un tipo importante, ¿no?
Cuchillo: (risas). Qué va, qué va. Ojalá. La primera entrevista me la hizo Óscar Flores, un periodista de la Cadena Ser en Aranjuez.

Elgoldemadriz: ¿Por qué le llamaban a tu tío “Cuchillo”?
Cuchillo: Porque es muy rápido, igual que yo. Veloces, directos, cortando el viento en la banda (risas). Por eso le pusieron en ese ápodo. Ya sabéis que en América si no tienes un apodo no eres nadie.

Elgoldemadriz: ¿Cómo es la actual relación con tu tío?
Cuchillo: Excelente, hablo con él muy a menudo. Él siempre me está diciendo que vaya para Ecuador. Es muy conocido allá y tiene muchas relaciones con los clubes. No me asegura nada, claro, pero me invita a que vaya a probar. Yo le he mandado vídeos de mis 3 últimos años en Tercera División y él se mueve, pero nunca es fácil, claro. Me sigue mucho, me pregunta mucho, hablamos por whatsapp, me anima, me pide que siga trabajando y progresando.

Elgoldemadriz: Es un buen padrino, ¡eh!
Cuchillo: Sí. Además ahora se está sacando el título de entrenador nacional y siempre me dice: sobrino, si me ubico en un equipo te recluto (risas).

Padre DJ y madre sufrida… y sufridora

Educación. Serenidad. Respeto. Agradecimiento. Cuchillo transmite todo eso durante esta conversación con Elgoldemadriz. Es insultantemente joven (cumple en octubre 24 años), pero su vida no ha sido precisamente un camino de rosas. Inmigrante a la fuerza a principios de siglo y papá desde muy jovencito de una preciosa niña llamada Elisabeth. Un historia vital que merece ser contada.

Elgoldemadriz: Naciste en el seno de una familia muy humilde, Cuchillo…
Cuchillo: Así es. Éramos 3 hermanos, yo el mediano. Teníamos un bar en un colegio de Machala, una ciudad de más de 200.000 habitantes situada en la costa perteneciente a la Provincia de El Oro. Y mi padre se ganaba la vida como Disc Jockey, gracias a los contactos de mi tío pudo comprar los equipos y pinchar en fiestas y cumpleaños. Pero al final la cosa no salió bien.

Elgoldemadriz: Y es cuando tenéis que buscar una salida…
Cuchillo: Mi madre toma la decisión de venir para España en el año 2001, cuando yo sólo tenía 2 añitos. Se vino ella sola, yo me quedé en Ecuador con mi padre, aunque realmente vivía en la casa de mi tío el futbolista. Él había fichado por un equipo de otra ciudad y le dejó encargado a mi padre que cuidara del hogar. Dos años después mi madre se había estabilizado en España, con mucho esfuerzo había conseguido un trabajo, y fue cuando vinimos a Madrid mi padre, mi hermano pequeño y yo. Sólo mi hermano mayor se quedó en América, él ya se había casado y tenía su vida en Ecuador.

Elgoldemadriz: ¿Y el fútbol?
Cuchillo: Nada más llegar aquí, en 2003, le rogué a mi papá que me buscara un equipo, que yo quería seguir jugando al fútbol. Mi primer equipo fue el CD Sitio, en Aranjuez. Allí estuve en cadetes, juveniles y hasta categoría regional. Después el entrenador fichó por el Noblejas, en Preferente de Castilla la Mancha, y me llamó. Jugué un año allí y después 2 temporadas en el Real Aranjuez. Y ahora esta apasionante aventura en el Puerta Bonita.

Elgoldemadriz: Pero el fútbol no te da para vivir, y menos en la situación en la que estamos ahora…
Cuchillo: Tengo una familia, una mujer maravillosa que conocí en mi etapa en el Noblejas (Daniela, de Bolivia) y una niña pequeñita de 3 años. Así que más allá del fútbol hay que trabajar, así lo he hecho siempre. He estado mucho tiempo en el Mercamadrid trabajando de noche. La pena es que nunca me dieron un contrato fijo, trabajaba 6 meses, me iba, me llamaban otra vez, terminaba contrato… ya sabes cómo están las cosas. Jamás nos ha faltado un plato de comida en la mesa, aunque ahora estoy pasando un momento delicado.

Entrenarse de día, currar de noche

Elgoldemadriz: No tienes trabajo…
Cuchillo: Ahora no, así que me aferro a esta gran oportunidad con el Puerta Bonita, intentar ascender, hacer las cosas bien para ver si en un futuro me puedo ganar la vida como futbolista.

Elgoldemadriz: Trabajabas de noche. ¿Y rendías en los entrenamientos?
Cuchillo: Durante estos años he hecho muchos sacrificios, mucha gente se extrañaba y me preguntaba cómo era posible soportar ese ritmo cada día, y encima un jugador de banda que corre mucho (risas). Soy muy creyente y sé que Dios me da fuerzas sobrehumanas para poder aguantar. Pude compaginar el trabajo, el fútbol y, lo más importante, pasar tiempo con mi hija.

Elgoldemadriz: ¿Y sueñas, Cuchillo?
Cuchillo: Sueño, claro que sueño. Y aquí es cuando tengo que decir que le agradezco a mi mujer que siempre me haya apoyado, que me haya animado a continuar con el fútbol. Cuando estaba en el Noblejas pensé en dejarlo porque veía todo muy complicado, pero ella y mi tío me convencieron para seguir intentándolo. Le puse agallas y valor y tiré para adelante. Soy realista y sé que aquí en España será muy complicado lograr mi sueño, pero también tengo esa posibilidad abierta de mi país. Sigo con fuerzas y ganas de intentarlo hasta el final.

El cáncer de su madre y un ángel de la guarda

Roberto (Cuchillo) es un muchacho profundamente creyente. No fue así desde su nacimiento, pero la enfermedad de su madre cambió su forma de pensar. “Mi madre tuvo cáncer, yo me veía ya sin mamá y tengo que confesar que hice un pacto con Dios. Le prometí que si me la curaba yo le iba a seguir siempre y lo iba a amar como a mí mismo. Fue un milagro. Los doctores alucinaban porque no ha tenido ninguna secuela, no sufrió, ni siquiera se le cayó un pelo”. Cuchillo ha cumplido su promesa y vive con fervor su cristianismo evangélico, lo que considera más una forma de vida que una religión.

Elgoldemadriz: ¿Va tu madre a verte a los partidos?
Cuchillo: Pocas veces porque ella me dice que prefiere orar por mí los domingos. Entre semana, cuando puede, si se ha acercado alguna vez a verme jugar.

Elgoldemadriz: En el Puerta Bonita has encontrado también a un ángel de la guarda, ¿no?
Cuchillo: Sí, estoy seguro de que Dios me lo ha puesto en el camino. Es Yuma, mi compañero de equipo, no te imaginas lo que me está ayudando, se lo agradezco en el alma, sé que es un amigo que va a quedar para toda la vida. Tanto él como Iván Amaya son excelentes personas, futbolistas que han estado en la élite pero son humildes, sencillos, normales.

Elgoldemadriz: ¡Y tienes un chófer de Primera División!
Cuchillo: (risas). Yuma me lleva y me recoge todos los días. Yo le digo que no hace falta, pero es una persona buena. Vivo en Valdemoro y hasta Carabanchel tardaría unas 3 horas en ir y volver. Y Yuma dice que eso no puede ser.

Elgoldemadriz: Le tienes que enseñar a bailar salsa…
Cuchillo: (risas) Sí, sí, me gusta. Antes os he contado que mi padre era DJ, yo soy más bailarín. Me encantan los ritmos latinos, la salsa y el merengue. A los españoles os cuesta más, pero vais aprendiendo, no veas cómo se movían algunos de mis compañeros en el Aranjuez (risas).

Elgoldemadriz: Tu ídolo futbolístico.
Cuchillo: Mi tío. De la Liga española me encanta Neymar.

Elgoldemadriz: Tu equipo favorito.
Cuchillo: Me gusta el Barça cuando toca, el ataque del Madrid y la defensa del Atleti.

Elgoldemadriz: ¿Un jugador que te haya sorprendido en Tercera?
Cuchillo: Me sorprendió mucho Noman, hermano de Rida Arkine, coincidí con él en el Real Aranjuez. Ahora están ambos en el Guadalajara, me pone muy contento porque es un tío muy humilde.

Elgoldemadriz: ¿Cuántos goles quieres anotar este año?
Cuchillo: La primera temporada en el Aranjuez anoté 6, la segunda 7, así que ahora toca 8 (risas). Pero lo que quiero de verdad es dar goles, que en el Puerta tenemos muy buenos delanteros como Alfonso, Peragón o Lauri.

Esta es la hermosa historia de Cuchillo, un chaval que cruzó el charco para reunirse con su madre, que se abrazó a la fe para sanar a su madre y que ahora sueña con que algún día su hija pueda aplaudir sus goles en un estadio de Primera División. “Ojalá pueda encontrar ahora un trabajo, compaginarlo con el fútbol y darle todo lo que se merece. Cuando estoy en el campo la escucho más a ella que al entrenador: Vamos, papá, mete un gol, me dice. Es un motor que me mueve para seguir peleando y luchando. Pasear y correr con ella por los jardines es fantástico”. Cada día comparte sus sueños con Yuma, una de las mejores personas que se ha cruzado este humilde redactor en su vida. Muchachos como Cuchillo o Yuma hacen mejor esta porquería de fútbol que también ha contaminado algunos despachos de Tercera División. Porque Cuchillo es de los que necesita cobrar al día para alimentar a su hija y Yuma es de los que se pelearían con un ejército entero de corbatas para que un futbolista humilde pueda cobrar su contrato. ¿Por qué? Porque es la única manera de que Cuchillo pueda seguir afilando sus sueños.

4 comentarios

  1. Que grandes los dos , grandes jugadores y auténticas personas , os deseo lo mejor a los dos , un abrazo y muchisima suerte.

  2. Esta historia me ha conmovido.Yo le he visto jugar dos temporadas en el Real Aranjuez y es muy bueno .Solo le falta suerte para triunfar en el futbol y espero que la tenga.Se lo merece.Animo Roberto Carlos.”Cuchillo”.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.