La etiqueta “de Segunda” transmite inevitablemente tintes peyorativos. A nadie le agrada que lo consideren un profesor de segunda, o un periodista de segunda, o un fontanero de segunda, o un frutero de segunda, o un actor de segunda o, qué sé yo, un amante de segunda. Segunda categoría, segunda división, segundo escalón. No, definitivamente no suena bien aunque se ubique por encima del tercero, cuarto y quinto. El ser humano, vanidoso, necesita lucir la etiqueta “de primera”. Pero en el caso de nuestro protagonista es diferente. Que hoy en día te llamen portero de segunda es un piropo. Y de los buenos, además. Aguantar años y años en el fútbol de Segunda División es muy difícil. Hacerlo siempre como titular suena a ciencia ficción. Y si encima tu profesión es la de guardavallas, apaga y vámonos. Nosotros, al contrario. Encendemos las luces y activamos la acción para contar la historia de Ismael Falcón, actual guardameta de la Agrupación Deportiva Alcorcón.

Ismael Falcón
Ismael Falcón debutó en Primera División con el Atlético de Madrid.

Elgoldemadriz: Hola, portero de Segunda.
Falcón: Hola. Me lo tomo bien, me lo tomo bien. Tal y como está ahora el fútbol, y con la cantidad de compañeros que se han tenido que ir al extranjero porque aquí está todo muy complicado, hay que dar gracias por la trayectoria que llevo y jugar en Segunda División. Pero si es en Primera, mejor todavía, ¡eh!

Elgoldemadriz: ¡Ya debutaste en Primera! Y jugaste 5 partidos.
Falcón: Con el Atlético de Madrid. Es muy bonito recordarlo.

Elgoldemadriz: Futbolistas en el paro, sesiones AFE, aventuras en Grecia, Chipre o Rumanía. Y tú aguantando años y años en Segunda. ¿Cómo se consigue eso?
Falcón: Tienes razón, qué de compañeros se están yendo fuera. En mi caso el trabajo y la autoexigencia me han brindado la oportunidad de poder jugar casi siempre. Con la maleta preparada, ya sabes cómo es la vida de un futbolista. Y con mi familia siempre detrás. Hoy aquí y mañana cambio de aires.

Elgoldemadriz: Vigo, Alicante y Alcorcón (Madrid). ¿La familia bien?
Falcón: Cada sitio tiene sus cosas buenas. Madrid ya lo conocíamos y estamos encantados. Aunque es verdad que el microclima de temperatura ideal de Alicante es difícil encontrarlo en otro lado.

Elgoldemadriz: Pregunta a bocajarro, a ver si la paras. ¿Tú crees que hay peores porteros que tú en Primera División y alguno mejor en Segunda B? La suerte, Falcón, ya sabes.
Falcón: Bueno… La suerte influye, sí. Somos muchos y todos tenemos nuestras cosas buenas o malas.

Elgoldemadriz: Cumples en abril 31 años. Te quedan todavía 10 ó 15 por delante, ¿no?
Falcón: (risas). No sé si tantos, pero espero seguir dando guerra durante unos cuantos años más en el fútbol profesional.

Segunda División: la categoría más “cabrona” del fútbol español

Ojo, la palabra malsonante no es cosecha de Falcón, un tipo educado que esconde esa innegociable vena festiva que tienen todos los nacidos en Cádiz. Al autor de este reportaje, mitad por falta de talento, mitad por convicción, no se le ocurre un vocablo mejor para definir cómo es el fútbol de plata en nuestro país. 22 equipos, 42 jornadas, meses y meses de competición… y para los afortunados el premio de una propina en forma de minicompetición para buscar el complicadísimo asalto a Primera División. Todos los equipos de Segunda enganchan en algún momento una racha mala y ahora le ha tocado al Alcorcón: 8 partidos sin ganar.

Ismael Falcón
Ismael Falcón quiere transmitir tranquilidad en el vestuario.

Falcón: Es que en Segunda hay una competencia tremenda. Parece que los de arriba han abierto hueco, pero es una competición tan larga, tan igualada que aún quedan muchas cosas por pasar.

Elgoldemadriz: Como veterano que eres, ¿te estás encargando de transmitir calma en el vestuario ahora que no llegan los buenos resultados?
Falcón: Hay que estar tranquilo, nosotros sabemos que mantener el mismo nivel durante 9 meses es imposible. Estamos todavía en febrero y ya hemos pasado por racha mala, buena y ahora otra vez mala. A seguir trabajando en el día a día para que las cosas nos vuelvan a salir bien.

Elgoldemadriz: A veces da la sensación de que la Segunda División es bastante ingrata. ¿Os sentís poco valorados?
Falcón: Bueno, es verdad que al final la Primera se lo lleva todo. La Segunda es profesional pero sí pienso que deberíamos darle entre todos más importancia. Hay muy buenos equipos, muy buenos jugadores y también muy buenos campos y aficiones.

Elgoldemadriz: Con los horarios que os están poniendo este año, por ejemplo muchos domingos de invierno a las 21 horas, esto es imposible…
Falcón: Y encima coincidiendo con los grandes equipos de Madrid. Que vaya un niño o incluso una familia a esas horas es difícil.

Elgoldemadriz: ¿Qué le dices a la hinchada del Alcorcón, para qué está este equipo al final del curso?
Falcón: Que vamos a dejarnos todo por cambiar esta racha negativa, volver a ganar y así poder compartir a final de la temporada con ellos lo que habrá sido una buena campaña.

Escáner al Falcón más personal

Elgoldemadriz: ¿Qué ha cambiado del Ismael Falcón que debutó hace más de una década?
Falcón: Bueno, con el paso de los años te vas conociendo más. Quizás eres más metódico en la alimentación o en algunas costumbres, pero en lo básico no he cambiado. Eso sí, soy padre, estoy casado y eso siempre implica más orden en todos los apartados de tu vida.

Elgoldemadriz: ¿Para ser portero de fútbol hay que estar un poco loco?
Falcón: Pues algo “sonao”, sí, seguro (risas). Eso de estar tirándote todo el día, chocar o meter la cabeza en cualquier sitio esconde un punto de locura detrás. Vas acusando los golpes, aunque con mis 30 años me conservo muy bien, ¡eh! Hay que cuidarse.

Elgoldemadriz: Eres un tipo afortunado. Apenas has probado durante tu carrera deportiva el amargo sabor del banquillo.
Falcón: Es verdad. Donde he ido, el entrenador siempre ha confiado en mí. Muy agradecido, la verdad, no puedo decir otra cosa.

Ismael Falcón
Ismael Falcón demuestra gran solvencia en sus intervenciones.

Elgoldemadriz: ¿En qué has mejorado más con el paso de los años?
Falcón: En algo que es intangible, pero quizá lo más importante. El saber estar, la tranquilidad y ser capaz de negociar las cosas que suceden durante un partido. Eso te lo da la experiencia.

Elgoldemadriz: ¿Hablas mucho durante los partidos? ¿Eres muy “pesao?
Falcón: Defensa y portero tienen que hablar entre ellos. Sobre todo si sirve para evitar alguna ocasión de peligro.

Elgoldemadriz: Un portero que te alucine…
Falcón: Siempre he dicho que cuando estaba en la cantera del Cádiz, me fijaba en el primer equipo, y en aquel momento estaba Armando. Aprendí mucho de él y me gusta ponerlo de ejemplo cada vez que me preguntan. Y me alegra mucho que Yoel y Sergio Álvarez hayan defendido la portería del Celta en los últimos 2 años porque trabajé con ellos allí y son muy buena gente.

Elgoldemadriz: Una parada que recuerdes…
Falcón: Fue muy especial la primera que hice cuando me puse la camiseta del Hércules. Primer partido, paré un penalti y ganamos. Me dio mucha confianza.

Elgoldemadriz: Un estadio…
Falcón: San Mamés. Debuté allí en Primera, fue impresionante. Aquel partido en el que me tiraron un petardo justo antes del final.

Elgoldemadriz: ¿Con quién tienes mejor rollo en el vestuario del Alcorcón?
Falcón: Con David Rodríguez, que es gaditano como yo y nos conocemos desde hace mucho tiempo. Un grandísimo delantero.

Ismael Falcón
Ismael Falcón echa de menos su Cádiz natal.

Ismael Falcón, portero de Segunda y miembro de esa fiebre amarilla (¡Alcorcón!) que desde hace años invade el fútbol español. “No renuncio a jugar en Primera, hay que ser ambicioso y además yo lo he probado y sé que se puede”. Ojalá sus mellizos puedan enfundarse algún día la equipación de Primera de la Agrupación, ese sueño no hace mucho se acarició en el sur de Madrid. De momento sus nenes lucen los trajes enteros de todos los equipos en los que ha estado su padre, que además colecciona con orgullo cientos de camisetas de amigos, compañeros y rivales. Esta es la historia de Ismael Falcón, sangre gaditana en vena alfarera, de cualquier forma color amarillo por los cuatro costados. A 650 kilómetros de su Cádiz natal y en plena época de Carnaval, enciende el ordenador junto a su mujer para abrazarse a la nostalgia (¡y a las carcajadas!) con las chirigotas y las comparsas. Porque la maleta, aunque tenga ruedas, jamás nos hace olvidar nuestros orígenes.

LEAVE A REPLY

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.