En una mañana luminosa en Tres Cantos, con 17º de temperatura, y el terreno de juego de Foresta en perfectas condiciones para la practica del futbol, se enfrentaron en el tercer encuentro de liga, el Club de Futbol Tres Cantos, decimo clasificado, con tres puntos, que venía de derrotar al Pinto en su campo, y la Sociedad Recreativa Villaverde, que ocupaba la decimosexta posición, con único punto conseguido en su casa la semana pasada ante el Santa Ana,

Javier García puso en liza una línea de 4 jugadores en defensa, un medio campista defensivo, un dúo algo más adelantado, y un triplete en la delantera. Por su parte Paco Senda colocó un póker defensivo, 4 centrocampistas, y un par de delanteros para el gol.

Johan sacó de centro, terminando el cuero en las manos de Nacho, y ya desde el principio, como es su costumbre, el guardameta local Iván colocaba y animaba a sus compañeros desde su privilegiada posición en la portería,

El Tres Cantos los primeros quería el balón, y fruto de ello fue la primera jugada de peligro que protagonizó Parra por la izquierda, que centró al área para que Johan rematara flojito, llegando el balón mansamente a las manos de Nacho.

A partir de los primeros 10´ el Villaverde tomó las riendas del partido, y por medio de las botas de Perea engranaba la maquinaria verde para atacar la portería defendida por Iván. El propio Perea era el encargado de sacar las faltas, y así en los minutos 11 y 13, como si en su pierna derecha tuviera un guante, puso sendos centros de gol para las cabezas de sus compañeros, que no concretaron certeramente los remates a puerta.

El número 6 del Villaverde, Duran, fue el encargado de algo que no se ve últimamente por los campos de futbol, un marcaje “hombre a hombre”, y se convirtió en la sombra de Palencia cuando el del Tres Cantos atacaba, con el fin de no dejarle tocar el cuero con libertad, pues Paco Senda era consciente que el peligro de los de blanco venia, en gran medida, por las decisiones que tomara el numero 20 tricantino.

El Tres Cantos empezó a jugar como le dejaba el Villaverde, al contraataque, con internadas de los laterales, sobre todo del hiperactivo Parra, quien consiguió que los visitantes les concedieran un saque de esquina, que botado por Gali estuvo a punto de convertirse en el primer gol local, pero el remate de R. González salió por encima de la portería. En el minuto 27 el encargado de sacar los golpes francos por el Tres Cantos Gali pone la pelota a Gerard y su remate lo bloca Nacho.

La primera media hora fue de mayor dominio de los del sur, encargándose el Tres Cantos de crear el peligro, poco, por medio de galopadas individuales de sus jugadores, pero sin llegar donde se definen los resultados: las áreas.

A falta de 8´ para que se cumpliera el tiempo reglamentado, y tras un saque de esquina del Tres Cantos, el esférico es alejado sin peligro por la defensa verde, pero el balón regresa al lateral derecho del ataque local, perdiendo la pelota los blancos, señalando falta de Gerard a Manolo el árbitro. Gerard se revuelve y desde el suelo lanza una patada al delantero centro del Villaverde, alcanzándole en una pierna, el árbitro que estaba cerca de la jugada se lleva la mano a la solapa para coger la tarjeta de amonestación para el defensa blanco, con la consiguiente incertidumbre por conocer cuál sería el color de la cartulina que le mostraría, dando por descontado la afición villaverdense que no se atrevería a enseñarle la tarjeta roja, pero el Sr. Parra lo tenía clarísimo y mostro la roja, que significaba la expulsión del terreno de juego de Gerard, cuando el cronometro marcaba el minuto 38 de partido.

Inmediatamente Javier García González organizó su defensa, situando a R. Muñoz como lateral derecho y a Gali en posición de defensa central acompañando a R. González. Y Paco Senda también dio instrucciones a Duran para que dejara el marcaje individual de Palencia, con el fin de dotar a su equipo de mayor posesión de balón.

Y con los canticos de la hinchada de la barriada de Villaverde animando a su equipo, espoleándole a conseguir inaugurar el marcador, el trencilla ponía fin la primera mitad, proporcionando a la afición la oportunidad de visitar la cafetería.

La reanudación tuvo a los mismos protagonistas que finalizaron la primera mitad, y aun poniendo el Villaverde el balón en movimiento, se notaba que los de García González querían marcar pronto y defender luego el resultado. El juego lo ponía el Tres Cantos en estos primeros compases, primero por medio de Parra que remató a puerta deteniendo Nacho, dejando constancia el Tres Cantos que mientras el equipo tuviera gasolina, se lo iba a poner difícil a los de Paco Senda.

En el minuto 51 salió del campo Johan, y le sustituye Suañez, reorganizando de nuevo la defensa el míster tricantino, quedando esta línea de este modo, Suañez, R. Muñoz, R. González y Parra, volviendo Gali a su puesto en la medular, y situando a Palencia más cerca de la línea de gol.

Las nuevas funciones de polivalente Palencia empezaron a proporcionar réditos a su equipo, pues los de blanco se adueñaron totalmente del balón, siendo el Villaverde el que parecía que jugaba con 10 futbolistas.

El Villaverde intentaba aprovechar sus opciones, y Nouaman protagonizó una gran jugada en el minuto 61 por banda izquierda, cediendo el cuero a Manolo en el área, cayendo este ante la entrada de un defensa local, sin que el colegiado señalara nada, provocando la irritación de la afición del sur.

El Tres Cantos seguía dominando el balón, aunque ahora con menos posesión, y Palencia se iba haciendo más y más grande, y con el balón pegado a su bota, protagonizó una gran jugada, llegando al borde del área, para sacarse un centro a los dominios del “hombre invisible”, pero era un aviso para navegantes.

Palencia se echó el equipo a su espalda con la idea de desnivelar el marcador rápidamente, y consiguió cobrar una falta a la altura de la línea media de su ataque por el lado derecho. Gali coloca el esférico con mimo, y con su pierna derecha deja el balón en la cabeza de R. Muñoz, que de fuerte testarazo introduce el balón en la red de la portería defendida por Nacho, que no puede hacer nada más que ver como se introducía la pelota en las mallas tras tocar la base del poste izquierdo. 1 – 0 que ponía justicia a lo que sucedía en el terreno de juego.

Tras el gol el Tres Cantos se echó atrás y el Villaverde se vino arriba, lógico, y Perea se desdobló en tareas de organizador para ver si podían nivelar el resultado pronto, y empezaron los cambios, y con ellos la ofensiva visitante para acosar la meta de Iván.

Los últimos 20`el Villaverde se volcó en la portería tricantina, Nouaman lo intentaba de todas las maneras posibles por la banda izquierda, teniendo que multiplicarse los centrales blancos, que no dejaban ningún agujero en su defensa, con lo cual una y otra vez los delanteros de Senda se estrellaban contra la muralla blanca, sin más posibilidades que volver a intentarlo de nuevo.

Palencia convertía en oro cualquier balón que llegara a sus dominios, inasequible al desaliento, en un derroche de forma física, y es destacable el atrevimiento del técnico local, que, a pesar de ir por delante en el luminoso, y con un jugador menos, seguía manteniendo una tripleta en su línea de ataque, movible, pero tripleta.

El Villaverde lo intentaba de todas las maneras posibles, corners, golpes francos, centros al área, disparos desde lejos, pero ni por esas. En el minuto 80 una gran jugada en el área local protagonizada por Pablo Juárez y Manolo cuando este está a punto de marcar, le “roba la cartera” la defensa casera despejando el balón al medio campo.

El equipo visitante arrinconaba al local en su área y este se resistía como podía, despejando el balón sin mayor miramiento, esa era la tónica de los minutos finales. El Tres Cantos a la contra estuvo a punto de marcar, pues el balón conducido por Kone llegaría a los dominios de Manu Ruiz, que sin pensárselo lanzó un zurriagazo desde la frontal del área que salió lamiendo el poste izquierdo de la portería defendida por Nacho.

Cuando el esférico le llegaba a Palencia, este lo jugaba magistralmente, haciendo diabluras a sus marcadores, como en una contra en la que la pelota enviada por el mismo le llega en su campo a Manu Ruiz, que emprende galopada hasta internarse en el área visitante, dando el pase de la muerte… pero sin encontrar rematador…

Los últimos minutos el central Fran se coloca de “palomero” en el área, a ver si conseguía rematar algún balón de cabeza, y poner al menos la igualada en el marcador, pero no pudo ser.

El Sr. Parra prolongó el choque 5´, pitando el final del encuentro ante el alborozo de los jugadores del Tres Cantos, que veían justo premio al esfuerzo que habían hecho con 10 jugadores. Muchos hicieron valer la frase del mítico entrenador de futbol Helenio Herrera: “se juega mejor con 10 que con 11”.

  1. TRES CANTOS Iván Villar; Rubén Muñoz, Gerard (R), R. González, Parra; Carlos (A); Gail, Palencia; Lalo (Manu Ruiz 64´), Johan (Suañez 51`) (A) y Kone (Pablo 83´).
    VILLAVERDE
    Nacho; Parra (Dani Gail 83´), Fran, Vidal (A), Busto (Muguruza 67´); Duran, Pablo Juárez, Pérez, Pirri (Fargallo 62´); Manolo y Nouaman.
    GOLES 1-0 Rubén Muñoz (67′)
    ÁRBITRO Parra González (1)
    INCIDENCIAS Foresta, unos 250 espectadores.
  2. Los Importantes 2017/2018
    TRES CANTOS VILLAVERDE
    3. Palencia 3.
    2. Rubén Muñoz 2. Perea
    1. Kone 1. Nouman
    E: Javi García 3 E: Paco Senda 1

1 comentario

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre