Bijia Shuang fue el pasado mes de agosto el primer fichaje del Alcorcón C, un equipo que  es el estandarte del proyecto internacional del club alfarero. “Estoy muy contento aquí, se trabaja de forma muy profesional. Me gusta mucho el fútbol en España”, asegura. Como él, jugadores de otras 17 nacionalidades conviven en un vestuario lleno de ilusión en el que la apuesta es la formación integral, más allá del fútbol. “Unos hacen cursos de entrenadores, otros de idiomas… Luego tienen programa de nutrición, educación física, psicología… No sólo vienen a entrenarse”, explica Josele González, responsable de coordinación, metodología y área internacional del club alfarero.

Esta metodología es la que diferencia el proyecto del Alcorcón del de otros clubes españoles. “LaLiga tiene un programa de desarrollo internacional y hay veces que interactuamos con ellos, pero somos independientes, trabajamos directamente con nuestros partners”, señala Josele.

Bijia Shuang, jugador chino del Alcorcón C.

Diego Eduardo Cornejo, mexicano, o Jerry Marven, haitiano, son otros de los integrantes de esta escuela. El primero está estudiando el curso de entrenador: “Si me quedo o no depende de  cómo me vaya aquí, pero seguro que regresaré a mi país con un mejor nivel”. El segundo, que ha llegado a ser internacional sub 23 por su país, también persigue sus ilusiones: “Pienso en hacerlo bien en mi país y llegar a un nivel internacional. Espero llegar lo más alto posible, mi sueño es llegar a Primera”.

Jerry Maren, jugador haitiano del Alcorcón C.

Un objetivo, el de crear jugadores de élite, que no es la prioridad de este programa del club alcorconero. “Todos tienen el sueño de jugar en España y ya les decimos que es muy difícil, pero pueden ser primeras espadas en sus países. Tenemos ya gente en Primera en Colombia, India o Corea. Si alguno llega alto lo vemos como algo muy positivo, ojalá pase, pero el retorno económico no viene de ahí. De estos chicos, podrían llegar sólo un 1% o 2%… Tenemos metodología muy buena y eso es lo que vendemos. Los pilares de la formación son nuestros técnicos. No buscamos ganar dinero, sino crear sinergias para que venga más gente”, apunta. Lo que sí tienen claro es que los jugadores pasan a formar parte de la estructura del club como uno más: “No separamos el fútbol base de la academia internacional, es todo lo mismo, todo es el Alcorcón. Los niños están integrados en los equipos de base, aunque los menores de edad no puedan competir. Los mayores lo hacen en el C”.

De hecho, esta formación no sólo está dirigida a los futbolistas, sino también a los entrenadores. “Hemos firmado con las Federaciones de India, Irlanda y Guatemala. Hasta el seleccionador hizo el curso con nosotros. En enero hemos empezado con Guinea Ecuatorial. Hemos tenido un técnico un mes y quieren mandarnos más técnicos para que se formen aquí”, comenta.

En total, en esta escuela internacional del Alcorcón han pasado ya deportistas de 40 nacionalidades y los cinco continentes. Un número que va a seguir creciendo con acciones en países como Marruecos, India, Perú, México o Brasil, algunos de los próximos destinos.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.