Foto: Ismael Corregidor

E

l filial pucelano era una buena piedra de toque para medir el buen estado de forma que los de Solari vienen mostrando en las últimas jornadas. Un rival exigente cortado con un patrón similar a los merengues y que en casa están mostrándose fuertes. Necesitaban la victoria porque todo lo que fuese dejarse puntos aumentaría la brecha con la zona de ascenso. Duelo de equipos de calidad en el que el Castilla peleaba por intentar alcanzar el liderato del grupo dependiendo de lo que hiciese después la Ponferradina. Para el choque cinco cambios con relación al anterior partido en un equipo que, hasta el momento, se muestra sólido salga quien salga.

Fueron los locales quienes mejor salieron al campo y con una presión alta lograron maniatar a los merengues que se defendían con orden pero no eran capaces de hilvanar el habitual juego que les caracteriza. Las segundas jugadas eran para los pucelanos y el balón estaba más tiempo en campo del Castilla. A la media hora los blanquivioletas lograban romper las tablas al aprovechar un centro desde la derecha que no pudo despejar Javi Sánchez y Javi Pérez envió al fondo de la red. Tras el tanto buscaron la reacción los de Solari y mejoraron en juego y ritmo. Pese a todo Waldo pudo haber aumentado su renta pero cruzó en exceso. Tras esa buena oportunidad una incursión de Dani Gómez era cortada por el lateral Corral cometiendo penalti. Lo lanzaba Javi Sánchez con tranquilidad y colocado para anotar el empate con el que finalizaba el primer acto.

La reanudación nacía también con la insistente presión local y el Castilla defendiéndose a la espera de sus oportunidades. Se echaba de menos el juego en la zona ancha porque la pelota viajaba de un área a otra con un juego muy directo. Dani Gómez no pudo culminar una jugada de estrategia a los 53 minutos, una buena oportunidad ante un equipo muy concentrado y serio como el Valladolid. Poderío físico en detrimento de la calidad que ambos conjuntos atesoran ponían de manifiesto que ninguno eludía el cuerpo a cuerpo y el objetivo de buscar la victoria era innegociable

Mucho trabajo y solidaridad en el Castilla para parar las acometidas locales. Luca tenía más trabajo que Samu Pérez y lo resolvía bien. La estrategia funcionó y a los 67 mimutos una falta perfectamente ejecutada por Javi Sánchez para Fidalgo, libre de marca, ponía por delante a los merengues en una verdadera jugada de billar. Mucho mérito para un Castilla práctico que está demostrando saber competir siempre. La presión local era asfixiante y con tranquilidad y oficio los de Solari no le perdían la cara en ningún momento al partido. Había más espacios porque el físico iba pesando en un partido en el que nadie escatimaba esfuerzos.

El tramo final prometía porque con el cansancio también aumentaban los errores y las posibilidades. También el juego bronco que quizá fue lo que sobró porque los argumentos futbolísticos eran superiores y la manera de volver a entrar en el partido. Los más perjudicados por ello fueron los locales con Miguel expulsado y los suyos en inferioridad. Tocar y no perder era la consigna. El Valladolid moría con todo en área merengue pero los blancos demostraban que sabían sufrir. De La Fuente salvaba un balón de gol en los instantes finales y permitía que el Castilla obtuviese una merecida victoria que hace que sumen cuatro consecutivas y presenten su firme candidatura a instalarse entre los mejores.

VALLADOLID B
Samu Pérez; Raúl Navarro, Mario, Seydu (Alberto Gil 82´), Corral; Pablo (A) (Miguel 67´ AR 84´), Kike Pérez, El Hacen, Waldo; Javi Pérez (Jardel 76´), Zalazar.
RM CASTILLA
Luca; Dani Fernández, De la Fuente, Javi Sánchez, Zabarte (A); De Frutos (A),  Jaume (A), Fidalgo, Seoane (A) (Martín (A) 72´); Feuillassier (A) (Alberto (A) 65´), Dani Gómez (Cristo 61´).
GOLES 1-0 Javi Pérez (30´); 1-1 Javi Sánchez (p.) (43´); 1-2 Fidalgo (66´).
ÁRBITRO Palencia Caballero. Comité Vasco.
INCIDENCIAS Anexo de Zorrilla. 1300 espectadores.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.