Vuelve el sol y el calor a los partidos de los domingos, y con él, los estadios llenos de gente. Lástima que el gran ambiente que se vivió en el feudo del Vicálvaro no viniese acompañado de un partido entretenido para el aficionado, al que tan sólo un par de destellos y alguna que otra bronca salvaron del aburrimiento.

Comenzó bien el Vicálvaro, llevando la iniciativa y con ganas de afianzar su buena racha. Tenían enfrente a un Betis San Isidro demasiado conservador, con cinco defensas y buscando la velocidad de Deroquet y Jordan para sorprender al rival. No lo consiguieron, al menos en la primera mitad.

Tampoco es que el dominio de los de Gallardo sirviera para mucho. Dispusieron, eso sí, de una doble ocasión muy clara, donde un balón en largo y un fuera de juego mal tirado por los tres centrales dejaron libre de marca a Josito. El portero repelió el disparo y el posterior rechazo, que le cayó a Cejudo. Una doble intervención que podría haber cambiado el rumbo del choque, puesto que la defensa de cinco del Betis San Isidro impidió cualquier otro acercamiento de los locales, sin ideas al llegar a la zona de tres cuartos.

A pesar de no crear demasiado peligro, el Vicálvaro llevaba las riendas del partido. Por eso sorprendió su empanada total tras salir del descanso, donde se vio superado por la intensidad del Betis San Isidro, que dio un paso adelante ofensivamente, en busca de un gol que pudiese encarrilar el partido. Lo tuvo Jordan en un mano a mano que sacó con el pie Fran, evitando el regate del delantero. Cinco minutos más tarde, nada pudo hacer el meta local ante el fortísimo disparo de falta de Randy desde la frontal.

El 0-1, a pesar de llegar en el primer disparo a puerta del Betis San Isidro, y tras una falta algo dudosa, castigaba justamente la pájara con la que salieron los de Gallardo tras el descanso. A partir de ahí, el partido volvió a ser el del primer tiempo: el Vicálvaro con la posesión de balón y sin dar el encuentro por perdido, aunque sin demasiadas ocasiones claras, y el Betis San Isidro bien replegado atrás y buscando el contragolpe, esta vez apoyándose en la verticalidad de Daniel y Sagueras.

En los prolegómenos del encuentro tuvo el Vicálvaro las más claras para empatar, lo que hubiera sido lo justo, pero pecó de falta de acierto en el remate de Adri, que la mandó a las nubes, y en el cabezazo de Dugo, rozando el palo.

El Betis San Isidro logra así una victoria fundamental en su lucha por mantenerse en la categoría, mientras que el Vicálvaro pierde, además del partido, sus últimas opciones por lograr el ascenso.

VICÁLVARO
Fran; Palomares, Dani Navarro (A) (Ibra 63’), Jaime, Marcos (A); Josito (Aguinaga 75’), Martín, Juan Carlos, Jorge (Dugo 63’); Cejudo (A) (Edu 63’) y Ferchu (A).
BETIS SAN ISIDRO
Sandro; Quesada, Manu (Isaac 67’), Murillo, Del Pino, Mara; Deroquet (Juanpe 67’ (Dimitri 80’)), Randy (Sagueras 71’), Ondo, Daniel; Jordan.
GOLES 0-1 Randy (56’).
ÁRBITRO Fernández Marugán.
INCIDENCIAS Estadio Vicálvaro, 300 espectadores.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta