VÍCTOR CEA, entrenador del UNIÓN ADARVE: “El Adarve es la vida de todos los que lo hemos tocado”

En su tercera temporada en el banquillo rojinegro logra su mayor éxito: subir a Segunda B.

0
5646

El Unión Adarve hizo historia el pasado sábado 24 de junio en la Federación Malagueña de Fútbol al lograr su primer ascenso a Segunda División B. El sueño y la ilusión de todo un barrio y de un equipo del fútbol de barro, del de toda la vida y de ese que tanto nos encanta, se cumplió de forma épica y con un desenlace memorable para los del Barrio del Pilar.

Con 4-1 y todo en contra, el conjunto rojinegro sacó de nuevo la casta, el coraje y ese alma que le ha hecho conseguir tantos y tantos puntos en los instantes finales. Y otra vez ocurrió. Fue un autogol, desde luego no es la manera más brillante, pero eso era lo último que importaba. De las Heras golpeó con todo desde su área, el esférico sobrevoló Málaga para caer tras un despeje en las botas de More, que abrió para Gianni, y el resto ya forma parte de la historia del Adarve. Uno de los artífices (pese a que no lo quiera reconocer) es su entrenador, Víctor Cea, quien, empapado por sus jugadores como si de un Ice Bucket Challenge se tratara, nos atendió.

Play-off: “Es algo muy bonito pero a la vez muy doloroso. A nosotros nos ha tocado vivir lo bonito, así que le doy muchísimo ánimo al Malagueño que le ha tocado vivir un día muy duro y que creo que ha hecho un partido de vuelta fantástico. Seguramente ha vivido lo duro del fútbol en los play-offs, pero animar a ese entrenador para que siga trabajando tan bien como lo ha hecho durante el año y a sus chicos también, que crezcan, porque dentro de poco les veremos en televisión en categorías más altas”.

¿Es Víctor Cea el verdadero artesano del ascenso?: “No, no, no. Para mí el artífice del ascenso es una directiva espléndida que ha sido capaz de formar en el club una dinámica de trabajo estupenda, inimaginable, porque por lo menos en Tercera División yo no conozco clubes así. Es verdad que tuve la suerte de trabajar en otro anteriormente y que me quiero acordar de ellos, que es el Madridejos y de su presidente, Faustino. Pero esta directiva fomenta un trabajo sano, únicamente con un pensamiento de fútbol, algo que es increíble. Luego hay otros artesanos claros, que son veintiséis chicos, veintiséis, no son once ni dieciséis, sino veintiséis. Había jugadores sin convocar que estaban animando y a muerte con el equipo, ni una mala cara a pesar de ser un día duro. Por último, diez-once personas en el cuerpo técnico que son espléndidas y con los que yo he aprendido muchísimo y a los que también estoy súper agradecido”.

El Adarve es fútbol de barrio, gente que ama el fútbol: “En el Adarve no cabe la posibilidad de que venga alguien por dinero. No cabe la posibilidad de que venga alguien solo por la categoría, porque al final trabajamos muchísimo como si fuera fútbol profesional, pero valorando que lo poco que les damos es muy escaso y que o aman este deporte como lo amamos en el cuerpo técnico, que es nuestra vida y nuestra única manera de vivir, o es imposible que ellos puedan estar en este grupo. Creo que esto es un premio a chicos que aman el fútbol desde gente joven como Pina con dieciocho años hasta otros como Juli con más de treinta y viviendo esto con una pasión quedándose desde el primer entrenamiento hasta el del jueves, que fue el último, él solo tirando faltas. Ese es el premio que hemos recibido”.

Valoración del Malagueño 4 – 2 Adarve: “Estoy muy contento con el esfuerzo de los chicos, sobre todo porque se ha dado un partido que no era el que buscábamos. Nosotros hemos sido capaces de sufrir, de hecho había jugadores como Moncho o Héctor que transmitían al equipo que por mucho que dijera el míster íbamos a sufrir y teníamos que saber sufrir. Ellos tienen una experiencia en esto, han vivido situaciones parecidas y creo que el equipo se ha adaptado a eso. La verdad es que no hemos jugado el partido que buscábamos. El Malagueño nos ha inhabilitado, nosotros no hemos sido capaces de desarrollarnos y no hemos sido capaces de desarrollar el juego que queríamos. De hecho, en cuanto a juego, no hemos visto al Adarve que yo creo que hemos sido durante esta temporada. Sí se ha visto al Adarve de ese alma, de ese coraje, trabajo colectivo, ganas… que creo que es muy importante pero creo que solo con eso no habríamos llegado donde hemos llegado, porque ha habido otros días con un Adarve muy bueno en el juego. Yo reconozco que esta vez no ha estado ese Adarve y por eso hemos perdido el partido. La realidad es que nosotros veníamos a ganar y hemos perdido”.

El alma del Adarve: “Este equipo tiene alma. El día que perdimos 3-1 en el Cerro del Espino Héctor reunió al equipo y lo decía. Decía: “Hemos perdido hoy 3-1. Es un palo, pero no olvidéis que este equipo tiene alma y eso es muy difícil de ver”. Y era la realidad. Creo que ese alma nos ha dado un plus los días que no hemos estado tan finos con juego y el partido de Málaga es un buen ejemplo”.

Segunda División “B”: “La categoría es preciosa por vivir. No he tenido la oportunidad de hacerlo, así que hablo desde el desconocimiento y desde el conocimiento externo, pero igualmente es una categoría preciosa por vivir. Por mi forma de ser yo me marqué un hito que era que o a los 35 entrenaba en Segunda B o dejaría de entrenar. Me quedaban solo dos años para esto y gracias a Dios lo he logrado para poder seguir entrenando, que es mi vida. Estamos con muchísima ilusión de un año en Segunda B. Los veintiséis chicos, los once miembros del cuerpo técnico y la directiva moríamos por llegar a hacer esto. Como anécdota, lo hemos hecho en todos los viajes cuando jugábamos fuera y salía el mismo tema de conversación, que era que si nos aseguraba alguien que pasábamos la eliminatoria, si nos aseguraba alguien el pasado fin de semana que íbamos a subir a Segunda B, yo me cortaba un dedo. Dábamos la vida por esto”.

¿Víctor Cea va a seguir en el Adarve?: “Vamos a ver. Vamos a hablar con Luis, con Pedro y que ellos valoren un poco la situación de todo, y sobre eso veremos a ver qué es lo que ocurre. Lo que sí que es seguro es que el Adarve es nuestra vida, la vida de todos los que lo hemos tocado y que estamos encantados y muy felices de trabajar aquí”.

Jugadores como Olmedo hablan muy bien de Víctor Cea: “Súper agradecido a todos, en este caso a las palabras de Olmedo. Lo que yo también te puedo decir es que no he saboreado nunca el trabajar con un chico como él. Ya no hablo del Olmedo como jugador, sino que este año él se ha quedado siete semanas seguidas en la grada y su comportamiento no es que haya sido bueno, ha sido ejemplar. En esas siete semanas a mí me ha enseñado a ser mejor entrenador. Entonces, yo lo único que puedo hacer es darle las gracias, no por subir a Segunda B o por ganar partidos con él, sino por enseñarme tanto como me ha enseñado”.

Palín (visiblemente afectado por no poder jugar): “Palín es ese alma del Adarve. Gracias a Palín hemos llegado hasta aquí, porque nos ha levantado en momentos muy duros de la temporada y ha tirado del equipo. Todavía me acuerdo que en Lloseta el equipo estaba destrozado y Palín se puso a cantar en mitad del vestuario para animar a todos. Es una pena que no haya llegado a estar fino físicamente o lo suficientemente bien recuperado para poder vivir la experiencia en el campo, pero estoy seguro de que va a poder vivir experiencias muy bonitas en lo que le queda, porque es un pedazo de futbolista y una grandísima persona”.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre